domingo, 4 de diciembre de 2022

Lo que no sabían los luchadores

En Barranquilla 2018, México logró su mejor desempeño histórico en lides en las cuales haya estado presente Cuba...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 06/08/2018
0 comentarios
lucha
El cubano Franklin Marén (74) (arriba) contra el boricua Franklin Gómez.

Cuando los luchadores cubanos salieron hace pocos días hacia Barranquilla (sede de XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe), sabían muchas cosas. Pero desconocían otras vitales. Es que como en la vida real no existen las bolas de cristal para augurar…

Ellos sabían, por ejemplo, que se encontraban llamados a tener un gran aporte en la obtención de medallas de oro, y así ayudar a que nuestro país pudiese mantener el primer lugar en todas las participaciones que había tenido desde Ciudad Panamá 1970.

Ellos sabían, pues como es lógico el programa se domina con antelación, que les tocaría competir al final de los juegos, ya que el citado calendario había sido diseñado por los anfitriones para brillar ellos durante la primera semana y media.

Lo que no sabían, como tampoco los colombianos, es que la gran vedette iba a ser México, que logró su mejor desempeño histórico en lides en las cuales haya estado presente Cuba. Y con ello estamos diciendo que fueron superiores a lo logrado hace cuatro años cuando incluso fueron anfitriones en Veracruz.

Lo que no sabían los luchadores cubanos, vamos a insistir en la idea, es que cuando ellos empezaran a salir a los colchones el despegue abrumador de México en la tabla de medallas, que sorprendió a todos, solo se hubiera podido anticipar con una bola de cristal. Y, como ya escribimos, eso ocurre solo en la ficción…

RECORDANDO

Ese tenso panorama por la tabla de medallas era lógico que disparara los nervios. Pero en sentido general los integrantes de nuestros equipos de lucha, como si hubiesen tomado alguna pócima mágica, salieron muy bien parados del coliseo Chelo del Castro, de la Universidad del Atlántico.

Un breve recuento imprescindible: Hace cuatro años, en Veracruz, los luchadores cubanos ganaron 10 preseas de oro, divididas así: cinco en el estilo grecorromano, cuatro en la libre masculina, y una en la femenina.

El pronóstico para Barranquilla: “Vamos por 14 medallas de oro, pensando en las seis de la greco, seis de la libre masculina, y dos de la femenina”, me dijo días antes el entusiasta Luis de la Portilla, comisionado nacional de este deporte.

¿Qué pasó en Barranquilla?: Se conquistaron 13 preseas doradas (mejor que las 10 en Veracruz 2014). La división por estilos quedó así: las seis de la libre masculina, dos de la femenina, y cinco de la grecorromana.

HONOR A QUIEN LO MERECE

Bueno, nos parece obligatorio, “honor a quien lo merece”, empezar este bloque tecleando con los de la libre masculina.

En la primera jornada de esta modalidad lo hicieron Reineris Andreu (división de los 57 kilogramos) y Alejandro Valdés (65). Un día después llegó la hora de los también monarcas Franklin Marén (74), Yurieski Torreblanca (86), Reineris Salas (97), Yudenny Alpajón (125).

Es obligatorio detenernos en Marén. Y no solo porque le tocó sustituir al estelar Liván López, bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, medallista en mundiales. Es que en su división se encontraba uno de los contrarios más a tener en cuenta: el boricua Franklin Gómez, medallista mundial y olímpico, a quien ya había vencido semanas antes en La Habana. Pero la buena era ahora en Barranquilla. Y el cubano lo venció con una cómoda pizarra de 5-0.

“Hicimos una preparación muy intensa para esta competencia y logramos actuación perfecta. Yo no soy un 74 kilogramos, pero me tocó sustituir a Liván sin variar el objetivo de alcanzar el oro. En cuanto a la final contra Gómez, ya nos habíamos enfrentado en La Habana y salí victorioso. Ahora pensé en una pelea abierta, pero fue todo lo contrario y entonces la resolví con velocidad y un buen contraataque”, comentó el nuevo campeón en declaraciones recogidas en la sede por el colega Rudens Tembrás.

Vamos a insistir aunque ya quedó claro: estas seis coronas de los libristas supera las cuatro logradas en Veracruz 2014.

Y sus compañeras del femenino aportaron las de Lianna de la Caridad Montero (57) y Yudaris Sánchez (68), desempeño en cuanto a títulos mejor al protagonizado en Veracruz, cuando terminaron con una.

HORA DE LA GRECORROMANA

Los del estilo clásico llegaron apuntalados no solo por su historia (como, por citar un solo ejemplo, haber sido campeones mundiales en Patras, Grecia 2001), sino por un espectacular resultado bastante reciente. Sí, terminaron primeros en los Juegos Olímpicos de Río 2016, gracias a las medallas de oro de Ismael Borrero (entonces en 59), el casi invencible Mijaín López (130) y la plata de Yasmany Lugo (98), quien así se sacudió de una larga espera después de haber ganado oro en el mundial juvenil en Ankara 2009.

Esta vez en Barranquilla tanto Borrero (ahora en 67) como Mijaín (130) volvieron a lo más alto del podio, lo cual consiguieron también Luis Orta (60), Ariel Fis (77) y Daniel Grégorich (87).

Quien no pudo llegar al oro, como ya sabe el lector, fue… Lugo, quien terminó con bronce. A la hora de escribir nos faltan elementos o entretelones sobre su desempeño. No es de buen gusto hacer leña del árbol caído. Y tampoco queremos pensar que aquel bronce olímpico fue el último gran resultado en su carrera deportiva.

Hora de resumir: Salvo ese eclipse (el de la corona que se le escapó a Lugo) en Barranquilla la lucha cubana se pareció al sol…


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos