domingo, 27 de noviembre de 2022

¿Lo mejor?: ¡Dos japoneses!

Los luchadores del estilo grecorromano bajaron su telón...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 21/02/2017
0 comentarios
Torneo Internacional de Lucha

La llegada de dos “samuráis”, es decir, japoneses, luchadores del estilo grecorromano, se convirtió a la larga en el punto más espectacular del tradicional torneo Granma, disputado aquí durante par de días en el Coliseo de la Ciudad Deportiva.

Los dos venían, “espada en mano” a la caza del cubano Ismael Borrero (división de los 59 kilogramos), campeón el pasado domingo 14 de agosto de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Uno de ellos era Shinobu Ota, quien perdió con nuestro compatriota en aquella final inolvidable. Y el otro, también muy rápido sobre los colchones, Kenichiro Fumita. Pero el destino no quiso revancha por ahora: Borrero sufre un desgarramiento en las costillas y no pudo competir. ¡Cuánto le hubiera gustado en casa!

Un recordatorio: la forma en que se desarrolló aquella final bien merecía un viaje todavía más lejos que desde Tokio. En un abrir y cerrar de ojos el cubano le marcó… ¡seis puntos! Hubo cuatro por un desbalance, pese a que el nipón trató de aferrársele con toda su fuerza al cuello. Y dos por un pase atrás. Ese 6-0 fue ampliado al definitivo 8-0 (superioridad) por otro pase atrás. ¿Cómo no venir? Pero es ya historia reciente: volvamos al Granma…

UN AVANCE

Los dos asiáticos cortaron bien el cake: llegaron a discutir la medalla de oro. Y también en un abrir y cerrar de ojos Ota alcanzó ventaja de 4-0, que a este nivel parecía ya decisiva.  Llegó a estar encima en la puntuación un poco más adelante (6-3). Pero hubo una acción de cuatro puntos favorable a Fumita (el subcampeón olímpico perdía entonces 6-7). Se mostró confiado en sus posibilidades y a 41 segundos del final logró el 8-7.

¿Se habrá visto en La Habana un fragmento de una posible película llamada Juegos Olímpicos de Tokio 2020?  Es muy posible. Y para confirmarlo leamos lo que dijo Ota…

“Borrero será mi principal rival en Tokio 2020 y quedé con ganas de verlo”.

¿Quedó claro que el combate entre esos dos japoneses resultó lo más espectacular del tradicional torneo internacional Granma (para la grecorromana)-Cerro Pelado (libre)? Parece que sí. Pero quizás vale la pena volverlo a subrayar…

Es hora de apuntar que los grequistas cubanos ganaron cuatro de las ocho medallas de oro, aunque sería bueno enfocar con medida el optimismo por ese resultado, dado el nivel de la competencia. China ganó dos (ambas en la segunda y última jornada). Estados Unidos una. Y ya reseñamos la de Japón.

SINCERIDAD

La segunda jornada estaba ya no muy lejos de bajar el telón cuando Raúl Trujillo, jefe de entrenadores de la preselección del estilo grecorromano, nos dijo para los lectores de Cubahora.

“En sentido general nuestros luchadores han competido muy bien, sobre todo los jóvenes, que son el futuro. A los establecidos también los hemos visto bien”.

En ese mismo momento, vaya casualidad, lo que ocurría a pocos metros de nosotros sobre el tapiz: lo obligó a detener las declaraciones. El chino Dong Jinxin (66) le estaba resultando difícil a uno de nuestros olímpicos: Miguel Martínez…

¿Creían que esa pelea pintaba tan difícil?, le pregunté.

Trujillo, qué bueno, respondió con sinceridad:

“La verdad es que no. Lo hubiera resuelto todo controlando los brazos”, dijo antes de que se consumara el  revés por 7-5.

Un par de elementos para cerrar este punto: Martínez parece no estar en forma deportiva, quizás por el momento actual de la preparación. Ah… Jinxin fue campeón al vencer 8-7,  ¿en una inesperada final asiática?, al japonés Shogo Takahashi.

Bueno: ya es historia lo ocurrido en el torneo Granma (grecorromana). Queda pendiente entonces ver que nos trae el Cerro Pelado (libre), tanto con las chicas como los varones…


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos