domingo, 27 de noviembre de 2022

Liga Mundial: calor en la fría ciudad de Surgut

El tope Italia versus Rusia acapara la atención de la afición internacional a partir de este viernes...

Rudens Tembrás Arcia en Exclusivo 21/06/2013
0 comentarios
ivan zaytsev

Aunque la XXIV Liga Mundial de Voleibol continuará este fin de semana con seis subseries particulares, las miradas de la afición se dirigirán fundamentalmente hacia la fría ciudad rusa de Surgut, donde los actuales campeones olímpicos recibirán al elenco de Italia en el único tope de invictos restante en el evento.

Los rusos triunfaron por 3-0 y 3-1 sets sobre Irán en su primer match del certamen, y luego salieron airosos frente a Serbia por 3-0 y 3-2. Los azurris, por su parte, vencieron a los alemanes por 3-0 y 3-2 y más tarde barrieron a Cuba en partidos que acabaron siempre por la vía rápida (3-0).

De esa manera ambos conjuntos redondearon 11 unidades y llegan a su tope bilateral en inmejorables condiciones y con la posibilidad de avanzar casi definitivamente hacia la zona de clasificación en el grupo B, reservada para los ocupantes de las dos primeras plazas.

La mayoría de los entendidos vaticina una división de honores como el resultado más lógico, lo cual beneficiaría a ambos combinados, pero algunos advierten sobre la posibilidad de un doble éxito ruso, basados en la condición de sede y en la calidad de su actual generación de voleibolistas.

Los cierto es que cada elenco trae lo suyo: Italia posee dos receptores puntas de gran nivel en Cristian Savani y Simone Parodi, cuyos rendimientos en ataque también son muy destacados. El pasador, Dragan Travica, es un experto en la organización del juego y se comunica brillantemente con sus rematadores, pero fundamentalmente con Ivan Zaytsev.

El opuesto italiano, curiosamente de origen ruso, promedia para 56,61 por ciento de efectividad en el ataque y es el sexto mejor punteador de la lid con 77 tantos, solo superado por hombres del grupo C que acumulan dos partidos jugados más. Su accionar en el servicio también resulta impresionante, pues ha perforado diez veces las líneas zagueras rivales en 13 sets.

Otro estelar de los italianos viene a ser el central Emanuelle Birarelli, primero del bloqueo de la justa en este momento con más de una “pared” por set (1.07).

Los rusos no exhiben rendimientos individuales tan llamativos, pero su juego colectivo es muy eficaz. Durante las dos primeras semanas no emplearon a estrellas como el capitán Taras Khtey, el cruzado Maxim Mikhaylov, el auxiliar Yury Berezhko y el central Alexander Volkov, y tampoco lo harán para el tercer compromiso, lo cual genera ya especulaciones: o estos jugadores no están aún en la debida forma deportiva, o el DT Andrey Voronkov confía plenamente en las figuras que le han reportado los triunfos hasta el momento.

Su apuesta se basará entonces en el opuesto Nikolay Pavlov, el máximo aportador de puntos al equipo con 69, y en los receptores Evgeny Sivozhelez y Alexey Spiridonov, sin notables desempeños estadísticos pero cumplidores del libreto previsto por su entrenador.

Los centrales seguramente serán Andrey Ashchev y Dmitriy Muserskiy: el primero marcha sexto en la lista de los bloqueadores con 0,73 puntos por set, y el segundo es un gigante de armas tomar desde hace varias temporadas.

El acomodo lo ha estado llevando con acierto Sergey Makarov, mientras que como líbero continuará el veterano Alexey Verbov.

Juegos en segundo plano          

Los restantes duelos de la semana quedarán en un segundo plano, toda vez que no despiertan las emociones del clásico Italia versus Rusia.

En la urbe alemana de Bremen, los anfitriones salen como favoritos para barrer al muy renovado plantel cubano. No obstante, el DT Vital Heynen sostiene que una victoria sería formidable para ellos, pues “Cuba sigue siendo un buen equipo”. Serbia también tratará de corregirse ante Irán, en Teherán, luego de no poder con Rusia durante su visita a Kaliningrado. 

En la llave A Brasil disfrutará el asueto y observará los desenlaces entre Francia vs. Polonia y Bulgaria vs. Argentina.

Los polacos, actuales reyes de la Liga, tienen que sacar dos triunfos para volver a la lucha por los boletos finalistas, debido a sus derrotas iniciales ante los auriverdes. Los búlgaros deben hallar lo mismo para conservar las esperanzas de viajar a Mar del Plata a mediados de julio.

El apartado C apenas tendrá el enfrentamiento entre Holanda y Portugal, en serie con propósitos muy bien definidos. Los tulipanes aspiran subir a la cúspide del apartado, mientras Portugal desea abandonar el sótano.


Rudens Tembrás Arcia

Periodista de Trabajadores


Deja tu comentario

Condición de protección de datos