jueves, 20 de junio de 2024

Leinier Domínguez, quinto en Wijk aan Zee

El Gran Maestro cubano logró seis puntos en las 11 partidas efectuadas y aumentó en tres unidades su ELO en vivo…

Miguel Ernesto Gómez Masjuán en Exclusivo 26/01/2014
0 comentarios
leinier final Wijk aan Zee
Leinier tuvo una buena actuación en el Tata Steel Masters

“Estaba tan cansado que no pude calcular apropiadamente el final”, dijo Leinier Domínguez después de concluir su última partida ante el ruso Sergey Karjakin en el torneo Tata Steel Masters 2014, desarrollado durante 16 días en Wijk aan Zee. El cansancio, sin dudas, fue factor decisivo en al menos tres partidas que pudieron convertirse en victorias para el cubano y terminaron en tablas; pero, de cualquier forma, su balance general fue positivo.

La edición 76 del tradicional certamen tuvo un ELO promedio de 2743 puntos, por lo que recibió la categoría XX, en la escala de la Federación internacional (FIDE). Los organizadores adujeron algunos problemas con el presupuesto y, en lugar de tres grupos, esta vez solo hubo dos. Entre los grandes ausentes estuvieron el actual campeón, Magnus Carlsen, el ruso Vladimir Kramnik y el indio Viswanathan Anand quien es el jugador con más títulos en Wijk aan Zee (5).

Domínguez recibió, por cuarta ocasión en su carrera, una invitación a este fortísimo evento. Sus rondas iniciales en la pequeña ciudad holandesa fueron tranquilas, porque igualó sus partidas ante Anish Giri (2734), en 31 movimientos de una Ruy López y luego frente a Loek Van Wely (2672), en 26 jugadas de una Defensa Siciliana.

En su tercer cotejo, el cubano inclinó el rey ante el indio Pentala Harikrishna (2706). En esta partida no estuvo nada bien; aunque luchó hasta el final y solo cuando la coronación de los peones negros era irremediable, en el movimiento 75, Leinier aceptó el revés.

Su recuperación fue inmediata y formidable. En la cuarta ronda enfrentó a uno de sus rivales más incómodos: el italiano Fabiano Caruana (2782). Esta fue una partida que se extendió por casi siete horas y ¡108 movimientos! El final de alfiles lucía muy difícil; sin embargo, Leinier buscó una y otra vez el plan ganador, hasta que lo encontró. La inspiración continuó en la quinta jornada, cuando aplastó al húngaro Richard Rapport (2691), en 30 jugadas de una Apertura Inglesa. El ataque del cubano colocó al rey negro en una red de jaque mate.

Después llegaron dos descorazonadoras partidas, en las que el cubano estuvo muy cerca de la victoria; sin embargo, algunas imprecisiones le impidieron obtener el punto completo. Su sexto oponente fue el estadounidense Hikaru Nakamura (2789) y con blancas parecía que los peones de Leinier romperían la defensa negra; pero dejó escapar movimientos claves y Nakamura se las arregló para igualar la posición y dividir el punto.

Al día siguiente el adversario fue el germano Arkadij Naiditsch (2718). Domínguez volvió a lograr una posición prometedora, porque tuvo “calidad” de más, es decir, torre contra alfil; pero no pudo concretar esa ventaja, en un final complicado, con dos peones por cada bando. Solo en el movimiento 91, después de probar diversas variantes, el cubano estrechó la mano del alemán, en señal de empate.

La tercera victoria de Leinier fue espectacular. El filipino Wesley So (2719) había jugado bien; sin embargo, poco pudo hacer ante el implacable ataque del mejor ajedrecista de Latinoamérica. La columna “h” fue esencial para aumentar la presión sobre el rey negro y, en apenas 21 movimientos, el asiático aceptó la derrota, ya que le resultaba imposible detener las amenazas de la torre y la dama.

En la novena ronda, el oponente fue el veterano israelí Boris Gelfand (2777) quien comenzó mal el evento, pero terminó con dos triunfos consecutivos. Este duelo concluyó en tablas, tras 42 movimientos. Los últimos dos rivales del cubano fueron los más difíciles: el armenio Levon Aronian (2812) y el ruso Sergey Karjakin (2759).

Aronian, sin dudas, fue el mejor jugador del Tata Steel Masters. El número dos del ranking mundial aprovechó los errores de Leinier y ganó sin muchos problemas, tras imponer la fuerza de su peón libre por la columna “b”. Con esta victoria, Aronian se proclamó campeón del evento, un día antes del final.

La despedida pudo haber sido mejor para el cubano. Contra Karjakin alcanzó una clara ventaja; sin embargo, incluso con suficiente tiempo en el reloj, no encontró el camino ganador. Quizás el cansancio haya influido en esto, pues aunque el torneo tuvo varios días de descanso, Leinier afrontó duelos muy extensos. El rey del ruso cayó en una red de amenazas continuas de jaque mate; pero salió ileso y la partida también concluyó con la división del punto, en 71 movimientos.

Finalmente, Leinier terminó en la quinta posición del certamen, al totalizar seis puntos en 11 cotejos. Logró tres triunfos, sufrió dos reveses y pactó seis tablas. Su ELO en vivo aumentó en tres unidades, por lo que ahora aparece ubicado en el duodécimo lugar del ranking mundial en vivo, con un coeficiente de 2757 puntos.

Aronian obtuvo su cuarta corona en Wijk aan Zee y quedó a una sola del líder, Anand. El único invicto del combativo certamen —solo 30 tablas en 66 cotejos— fue el local Anish Giri; mientras, en el Grupo B triunfó el croata Iván Saric, con 10 puntos, por delante del experimentado Jan Timman. Otro de los momentos interesantes del torneo fue la visita del azerí Garry Kasparov quien se encuentra ya en campaña electoral, porque aspira a convertirse, este año, en presidente de la FIDE.


Compartir

Miguel Ernesto Gómez Masjuán


Deja tu comentario

Condición de protección de datos