sábado, 13 de abril de 2024

Latigazos letales de los Domadores

La franquicia de la Isla ganó la VI Serie Mundial de Boxeo y se destacó en el torneo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, además, la selección juvenil se impuso en el Mundial de San Petersburgo, Rusia...

José Luis López Sado en Exclusivo 23/12/2016
0 comentarios
Arlen López-Boxeo
El peso mediano Arlen López (izquierda) obtuvo el título en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

En el deporte, muchas veces se cumple ese viejo adagio de “lo que sucede, conviene”. Y el boxeo, sin duda alguna el buque insignia del movimiento deportivo cubano, se llamó a capítulo por algunas pifias que tuvo en 2015, para una vez más mostrar su hidalguía en este año 2016 que casi expira.

El pugilismo cubano, con su franquicia de Domadores, había debutado en la llamada Serie Mundial de Boxeo (WSB, siglas en inglés) de 2014, y se alzó con el cetro. Pero lo habían perdido el pasado año, cuando cedieron en la gran final por 4-6 contra Astana Arlans, de Kazajstán. Eso les dolió a todos, y las medidas tomadas fueron fructíferas, pues en este 2016 los alumnos del jefe de entrenadores Rolando Acebal disertaron contra todos los rivales.  

Basta decir que, con el poder de sus puños y la excelente esgrima boxística inherente para esquivar las embestidas de sus rivales, principalmente europeos, cerraron la temporada y recuperaron la corona merced a unos dígitos que frisaron los límites de la excelencia: 56 combates ganados y solo cuatro perdidos. Además, solo cayeron en un match, por 2-3 como visitantes de los Otomans de Ucrania, en la categoría C-2, que enrola las divisiones de 52, 60, 69, 81 y +91 kilogramos.

En esa fase de grupos, los Domadores lideraron ampliamente el suyo, en el cual también cruzaron guantes las franquicias Conquistadores de Turquía y Dragones de China, además de los ucranianos.

Pero, algo similar aconteció en las etapas de cuartos de final, semifinal y final, frente a Guerreros de México, Tigres de Uzbekistán —sin dudas, la gran decepción de esta VI WSB— y Corazones de León británicos, por ese orden. Entre otros, sonaron bien los puños de los tricampeones mundiales Lázaro Álvarez (60 kg), Julio César La Cruz (81) y del subcampeón del orbe Erislandy Savón (91), así como del peso mediano Arlen López, quien también se había titulado en la justa del orbe de 2015, en Catar. Pocos de sus rivales pudieron durarles los cinco rounds de competencia, pues caían ante sus demoledores golpes.

TRES CORONAS EN RÍO

Ese excelente resultado en la VI WSB, fue un agradable presagio de lo que ocurriría luego, en el mes de agosto, durante el certamen boxístico de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, con sede en el Pabellón 3 de Riocentro.

Allí, la pugna estaba centrada entre las escuadras nacionales de Kazajstán, Uzbekistán, Rusia y Cuba, que acudía a Río con un pronóstico de tres medallas de oro e igual cantidad de bronce. Y al final, cumplió tal cual estaba previsto.

Las palmas para el pluma cienfueguero Robeisy Ramírez, quien fue el último en conseguir cupo para la cita estival, y en un peleón final contra el estadounidense Shakur Stevenson, se quedó con el fajín que había logrado en la justa olímpica de Londres 2012.

Los otros dos monarcas fueron Arlen López y Julio César La Cruz quienes, con su buen arsenal técnico-táctico, pasearon la distancia frente a los cinco rivales de turno. No hubo medallistas de plata, en tanto Johanys Argilagos (49), Lázaro Álvarez (60) y Erislandy Savón (91), aportaron a la causa con sus respectivas preseas de bronce. Así, Cuba se apoderó del segundo lugar por países, por detrás de Uzbekistán, que también logró tres cetros, sumados a dos preseas de plata e igual cantidad de bronce.

Con estos tres títulos, el boxeo fue clave en la ubicación de Cuba por países en Río 2016, donde terminó en el lugar 18, con balance de 11 medallas (5-2-4). Les recuerdo que las otras dos coronas fueron al aval de los luchadores grecorromanos Mijaín López (130 kg, tercer cetro olímpico) e Ismael Borrero (59).

CANTERA ASEGURADA

La bien conocida Escuela Cubana de Boxeo, tiene su cantera asegurada. Y muestra de ello es que este año la selección nacional juvenil recuperó el cetro en la justa del orbe que se disputó el mes pasado en San Petersburgo, Rusia. Los alumnos del técnico Esteban Cuéllar firmaron dos medallas de oro, por intermedio de Osvary Morrell (Villa Clara, 81) y Dainier Peró (Camagüey, 91), en tanto Jorge Griñán (Sancti Spíritus, 49) y Elio Crespo (La Habana, 52) terminaron con presea de plata.  

Entonces, esos éxitos de los Domadores y del cuadro juvenil le permitieron al boxeo alzarse con la nominación de Mejor Deporte del Año, con varias de sus principales figuras incluidas en la relación de los 10 Mejores Atletas del Año. Y no podía ser para menos.


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos