viernes, 19 de julio de 2024

La ruta olímpica del vóley de playa cubano

El próximo día 10 de marzo comenzará el calendario competitivo del circuito de voleibol de playa de la Norceca...

Norland Rosendo González en Exclusivo 08/03/2016
0 comentarios

El próximo día 10 de marzo comenzará el calendario competitivo del circuito de voleibol de playa de la Norceca, considerado como el más extenso de los efectuados hasta ahora por los 18 torneos que abarcará. En la ciudad de Guatemala, sede del primero, estará la principal pareja cubana del sexo femenino Leila Martínez y Lianma Flores (L-L).

Se augura que la mayoría de las fases del tour regional sean de gran rivalidad, pues otorgarán puntos para el ranking y este es año olímpico. Cuba no podrá participar en todas las justas porque eso requiere de una costosa erogación de dinero, pero se estudian cuáles son las paradas que les proporcionarían los mejores dividendos, según comentó el metodólogo nacional de esa especialidad, Daniel Toledo.

El directivo auguró que el dúo masculino de Nivaldo Díaz-Sergio González debe iniciar la temporada en las dos fases siguientes del circuito, que tendrán por sede a México: del 31 de marzo al 4 de abril en Guaymas, Sonora; y del 7 al 11 de abril, en La Paz, Baja California Sur.

Sobre la posibilidad de que puedan incursionar en alguna de las paradas del selecto Tour Mundial, una posibilidad que se barajó el año pasado, Toledo explicó que se valoran opciones para que al menos ese dueto varonil pueda intervenir en una de esas citas.

Cuba aspira a participar en la lid de voleibol de playa en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. En la populosa playa de Copacabana se darán cita 24 parejas de cada sexo. Brasil contará con dos binomios por sexo —el máximo establecido por la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) para cada país—: dos por su condición de anfitrión, y otro par porque son los campeones mundiales del año 2015 en uno y otro sexo.

Es válido aclarar que en el vóley de playa no se clasifican las parejas directamente, sino que según los resultados de estas se les otorgan las plazas a las federaciones nacionales.

Si restamos las cuotas a los brasileños, quedan 22 boletos en cada sexo disponibles. A partir del ranking olímpico, que cierra el 13 de junio venidero, serán beneficiados 15 países con una plaza cada uno. Hasta ahora las dos mejores parejas cubanas están distantes de ese selecto grupo, y es muy poco probable, para no ser absolutos, que logren por esa vía el pasaporte a la urbe carioca.

Quedan, pues, par de chances más. Uno es el clasificatorio olímpico de la Norceca, que será del 20 al 26 de junio en el lujoso balneario de Acapulco, México, donde “se rifará” un pasaje, igual que en los otros cuatro torneos continentales.

Hasta ahora, según la última actualización de la FIVB, en el sexo masculino hay nueve parejas de la Norceca mejor posicionadas que la de Sergio y Nivaldo en el ranking olímpico. Si como se espera, Estados Unidos y Canadá aseguran sus dos pasajes por esa vía, no asistirán a Acapulco, y el principal adversario de los insulares sería el dueto local Virgen/Ontiveros, también en estos momentos delante de los nuestros en el escalafón para Río de Janeiro.

En el sector femenino, el dueto de L-L tampoco tiene muchas opciones de incluir a Cuba en el grupo de los 15 privilegiados por ranking. Tres parejas canadienses y cinco de Estados Unidos están delante de ellas. Si el corte fuera ahora mismo, esas naciones asegurarían sus dos plazas para Río de Janeiro sin necesidad de competir en el Continental y quedaría expedito el camino para las chicas nuestras, ganadoras de la medalla de plata en los pasados Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

A esa cita regional, cada Federación Nacional debe presentar, obligatoriamente, dos parejas por sexo, por lo que Cuba prepara también la ruta competitiva de Karell Piña y Daisel Quesada (M) y de Yanileydis Sánchez y Lidianny Echeverría (F).

Si en Acapulco ninguna de nuestras parejas logra el cupo para Cuba en sus respecticos sexos, necesitan por lo menos quedar en los puestos dos o tres para tener derecho a asistir al torneo intercontinental, entre el 4 y 10 de julio, junto a los binomios que ocupen similares lugares en sus respectivos preolímpicos regionales. Allí se ofertarán los últimos dos pasajes rumbo a Río de Janeiro.

Tras los resultados del vóley de playa en 2015 existen muchas expectativas sobre las posibilidades de Cuba para lidiar por las preseas olímpicas. Aunque el camino no es tan cómodo como la arena sobre la que juegan los atletas, hay voluntad, optimismo y una estrategia seria y coherente de la Federación Cubana de Voleibol, interesada en hacer un aprovechamiento óptimo de los recursos financieros disponibles para las competencias internacionales.

Mientras, ya finalizó el zonal oriental para la Copa Cuba, prevista para celebrarse entre el 10 y 15 de mayo venideros, y entre el 20 y 26 de este mes tendrá lugar en Cienfuegos el clasificatorio del occidente. Este certamen sirve además para el fogueo de los nuevos talentos, en un deporte que cada día gana más adeptos en el mundo, y también en nuestro país.

Ojalá ese espíritu expansivo del vóley de playa en Cuba sea recompensado con boletos olímpicos.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos