jueves, 23 de mayo de 2024

La primera etapa tuvo un nombre: Alcolea

En el circuito de 60 kilómetros en la ciudad camagüeyana, el mejor rutero de Cuba en los últimos años salió campeón y con la camiseta de líder...

Joel García León en Exclusivo 16/02/2014
0 comentarios
Alcolea, vuelta ciclística
Arnold Alcolea ganó el sprint final de la primera etapa del Clásico. (Ricardo Erick López Hevia / Cubahora)

Como todo un consagrado que es, el mejor rutero de Cuba, Arnold Alcolea, esperó el minuto oportuno para desprenderse del grueso del pelotón y ganar el sprint final de la primera etapa del Clásico de ciclismo Camagüey-La Habana, caracterizada además por un fuerte control del equipo panameño durante los casi 60 kilómetros recorridos.

Sin embargo, lo más llamativo de la jornada –hizo recordar a muchos lo que representa este tipo de certamen para la población- fue la exquisita organización de la Federación Cubana de ciclismo, en tanto no pocos corredores demostraron estar en excelente forma para pelear por los puestos cimeros de la clasificación general individual, el más cotizado de los premios.

Fue un sábado de mucho calor y sol, pero el ritmo de pedaleo comenzó intenso, luego decayó en la cuarta vuelta del circuito, para terminar a ritmo impresionante en los finales, ante miles de pobladores que se dieron cita en la Avenida principal del reparto agramontino Julio Antonio Mella, un lugar exquisito para hacer ciclismo, según la voz de los propios protagonistas.

“En lo personal, vengo a ganar este Clásico y a demostrar que estoy listo para regresar a la selección nacional, aunque hay rivales muy fuertes como los que integran el equipo de Panamá, en el cual hay tres colombianos que conozco bien de carreras en el extranjero”, declaró Alcolea, quien representa en esta justa al equipo de Santiago de Cuba y está fuera del conjunto principal de ruta de Cuba por una sanción disciplinaria.

Y como todo evento tiene favoritos, este Clásico no es la excepción. Además de Alcolea, tres nombres se manejan con fuerza por especialistas, entrenadores y pedalistas. Yennier López, un granmense que corre ahora por Guantánamo, pero con buenos dividendos en Vueltas a Cuba y de notable progresión en carreras internacionales. Lisuandi Alonso, al frente del conjunto de Villa Clara es candidato también al podio, tras sus demostraciones recientes en lides locales y algún  que otro evento foráneo.

Dentro de los ciclistas que nos visitan, el más fuerte aspirante a la corona general individual es el panameño Ramón Carretero, del conjunto Rali-Claro-Blanco del Valle, quien al decir de su entrenador Luis Otalvaro es el más integral de sus muchachos. “Tenemos corredores con experiencia en Europa y vinimos después de muchos años porque sabemos la calidad del ciclismo cubano”, comentó.

Es de esperar en la segunda etapa de este domingo una lucha frontal entre los 87 pedalistas que tomarán la arrancada. El segmento Camagüey- Ciego de Ávila es histórico en las Vueltas a Cuba y este Clásico ha decidido preservarlo en función de no pocas estrategias que cambien el curso de la clasificación general.

Solo recordar que este segmento de 113 kilómetros se han producido hechos tan relevantes en los giros cubanos como la pérdida de la camiseta de líder de Eduardo Alonso en 1985, cuando el ruso Alexander Sinoviev se escapó junto a su equipo y fue imposible de alcanzar en el resto de la competencia.

Por el momento, el Clásico Camagüey-La Habana va cumpliendo su idea inicial: desbordar de pasiones las carreteras cubanas con bicicletas y una buena justa. El resto, va por los protagonistas.

Resultados de la etapa:

1.- Arnold Alcolea (Santiago de Cuba) 1:23:25

2.- Fernando Ureña (Panamá) 1:23:29

3.- Leandro Marcos (La Habana) 1:23:31

Meta volante:

1.- Félix Nodarse (Artemisa) 3 puntos

2.-Onel Santa Clara (Guantánamo)  2 puntos

3.- Serguey Viamontes (Holguín) 1 punto

    

 

 


Compartir

Joel García León


Deja tu comentario

Condición de protección de datos