domingo, 27 de noviembre de 2022

La huella deportiva cubana en el 2019 (+Fotos)

Cuatro campeones mundiales y 14 medallas en total a ese nivel, un quinto lugar por naciones en los Juegos Panamericanos de Lima y 26 cupos olímpicos hasta el cierre de diciembre, son apenas tres datos que ilustran el panorama deportivo cubano antes de la cita de los cinco aros de Tokio en el 2020...

Joel García León en Exclusivo 14/12/2019
0 comentarios
Taekwondoca Rafael Alba

El año que antecede a los Juegos Olímpicos siempre es pródigo en campeonatos mundiales, algunos de los cuales sirven como clasificatorios para la lid de los cinco aros. Este 2019 no fue la excepción, con el ingrediente adicional para Cuba de la celebración de los Juegos Panamericanos en Lima, en los que un quinto puesto final parece ajustado al nivel actual de nuestro movimiento deportivo.

A la altura del mes de mayo, el taekwondoca Rafael Alba se encumbró por segunda ocasión como monarca universal y abrió este honorífico título para los antillanos. Luego lo imitarían en septiembre con sus segundas coronas del orbe el luchador Ismael Borrero y el boxeador Andy Cruz; en tanto la discóbola Yaimé Pérez haría la cruz en la justa del campo y pista de Doha tras un año impresionante en cuanto a competencias ganadas, pues repitió su cetro en la Liga de Diamante.


La discóbola Yaimé Pérez haría la cruz en la justa del campo y pista de Doha tras un año impresionante en cuanto a competencias ganadas. (Osvaldo Gutièrrez/ACN)

Tres deportes más se sumaron a los medallistas mundiales de estos últimos doce meses: judo, canotaje y levantamiento de pesas. La gran Idalis Ortiz con su plata en Tokio aportó el único podio de los tatamis a ese nivel; los piragüistas Serguei Torres y Fernando Dayán Jorge sacaron plata (C-2 a 1000 metros) y bronce de Fernando (C-1 a 5000), mientras la forzuda Ludia Montero se agenció par de segundos lugares históricos.

Los subtítulos de Lázaro Álvarez (boxeo), Denia Caballero (atletismo) y Oscar Pino (lucha), más las bronceadas de Julio César La Cruz (boxeo) y Juan Miguel Echevarría (atletismo) completaron un total de 14 premios máximos a nivel mundial (4-7-3), cifra aventurada, pero cercana a lo que pudiéramos esperar en la cumbre olímpica de la capital japonesa en agosto del 2020.

Por supuesto, la huella deportiva cubana no puede olvidar el rendimiento de nuestra delegación en la fiesta continental que tuvo por sede la capital peruana, donde un clima frío sorprendió a muchos países y México saltó hasta un inesperado tercer peldaño, en tanto Estados Unidos (1ro), Brasil (2do) y Canadá (4to) se apoderaron nuevamente de escaños por encima de nosotros, tal y como sucedió en Toronto 2015.

Si bien el objetivo de superar el lugar alcanzado hace cuatro años (4to) y el número de doradas (36) no se cumplió, pues finalizamos 5to y con 33 monarcas, la entrega de cada deportista y la rivalidad encontrada permiten calificar esa labor como buena, aunque persiste la preocupación por el retroceso en preseas y la pérdida en el dominio de algunas disciplinas, lo cual venimos experimentando desde hace más de un ciclo competitivo.

Un aparte nada complaciente dejó el béisbol, la pasión nacional. El segundo lugar en la Serie del Caribe de los Leñadores de Las Tunas resultó lo más encumbrado, pues un desastroso periplo por la Liga Can-Am, la peor faena en la historia no solo de los Juegos Panamericanos (le ganamos apenas a Argentina) y la ausencia en la segunda ronda del Premier 12 con una anémica sequía ofensiva ensombrecieron todavía más un ambiente que ya estaba cargado con falta de personalidad y podios a nivel internacional.

Para el cierre del año, la cifra de 26 boletos olímpicos ya asegurados oxigenó los sueños de llegar a Tokio con al menos un centenar de representantes y tal vez ninguna participación en deportes colectivos, pues solo el voleibol (m) y la pelota tienen opciones aún, pero muy difíciles, aunque los muchachos de la malla alta son los de mayores esperanzas.

Hasta la fecha, la delegación cubana hacia la capital nipona está conformada por los tiradores Leuris Pupo, Jorge Félix Álvarez, Laina Pérez, Jorge Grau y Eglys Cruz, los pentatletas Leydi Laura Moya y Lester Ders; y los canoístas Serguei Torres, Fernando Dayán Jorge, Mahivianet Borges y Katherin Nuevo.


Juan Miguel Echevarría, salto de longitud. (Tomado de Cubasí).

Asimismo, están vestidos de olímpicos, a partir de cumplir con las marcas exigidas, una decena de representantes del atletismo: Juan Miguel Echevarría (salto de longitud); Yaimé Pérez y Denia Caballero (disco); Yarisley Silva (salto con pértiga); Liadagmis Povea, Cristián Nápoles, Jordan y Andy Díaz (triple); Zuriam Hechevarría (400 m con vallas) y Rose Mary Almanza (800 m).

Completan los nombres cubanos con asientos en Tokio 2020 los gimnastas Manrique Larduet y Marcia Videaux, los luchadores Ismael Borrero y Mijaín López, y la ciclista Arlenis Sierra.


El gimnasta Manrique Larduet. (Tomada de Prensa Latina)

La huella deportiva este año incluyó también el Marabana con récord de participación, la Convención AFIDE y muchísimas otras actuaciones en categorías juveniles y Sub 23. La síntesis obliga a un punto final solo para esperar nuevas noticias y más medallas desde enero.


Joel García León


Deja tu comentario

Condición de protección de datos