viernes, 24 de mayo de 2024

¿La garra charrúa bajo los tres palos cubanos?

Enviado por la FIFA, el adiestrador uruguayo Ignacio Javier Bordad brindó un curso a entrenadores cubanos de porteros...

José Luis López Sado en Exclusivo 17/09/2022
0 comentarios
Entrenador uruguayo
Los entrenadores de arqueros que recibieron los conocimientos impartidos por el uruguayo Ignacio Javier Bordad reconocerion su satisfacción por el encuentro (Foto: Del autor).
Apenas duró una semana (el curso), pero hemos aprendido muchísimo y regresamos a nuestros equipos nacionales y provinciales más enriquecidos técnicamente, con algo muy importante: que el portero sea parte indisoluble del juego.
Ese fue el criterio unánime de los entrenadores de arqueros que recibieron los conocimientos impartidos por el uruguayo Ignacio Javier Bordad, representante de la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado) e instructor para Concacaf y las Américas.
Cubahora estuvo presente en la última sesión del curso, en la grama del estadio capitalino Pedro Marrero, y conversó con el joven y avezado preparador charrúa, quien acaba de cumplir 46 años casualmente en pleno curso (15 septiembre).
-¿Por qué el destino Cuba?
- La FIFA pretende desarrollar el fútbol en todos los países del mundo, principalmente en los de menor nivel y esta bella Isla es uno de ellos. Ya nosotros hemos estado en otras naciones del área como Guatemala y Colombia, y me llevo una experiencia muy rica con este fabuloso grupo de instructores cubanos, quienes desde el primer día mostraron mucho interés y predisposición al trabajo, a estar abierto a lo que se les mostró.
- Objetivos del curso…
- Durante estos días intensos de partes teóricas y prácticas, el objetivo era impartir ideas de lo que quiera FIFA sea el arquero moderno, según lo que hoy se ve en las principales ligas del mundo.  Intentamos poner a los entrenadores cubanos en diversas situaciones del juego para ver cómo las enfrentaban, no solo con el músculo de sus discípulos, sino también con el cerebro, pues el arquero necesita pensar bien y rápido para buscar un balón.
-¿Cómo preparó las clases que impartió aquí en La Habana?
- Mi plan de trabajo fue agruparlos a todos en seis equipos y, cada día, darles una variante específica, la que le tocaría a cada grupo según la rotación. Una vez culminada la sesión práctica, entonces teníamos un intercambio teórico para comprobar cómo reaccionaron. A mí me gusta prepara los cursos con algo así como  un ida y vuelta entre instructor y entrenadores, para así poderles explicar qué hicieron bien y en qué se equivocaron.
-¿Satisfecho con el resultado del curso?
-Creo que sí. Lo primero en lo que indagamos fue en conocer las particularidades de los porteros en Cuba para poder interiorizar nuestro trabajo y poder ayudarlos o darles una visión de lo que yo puedo creer que ellos necesitan para mejorar en sus funciones. Entrenar a los arqueros fue muy importante, pero también se cumplió el objetivo propuesto con el trabajo posterior fuera de cancha, utilizando vídeos en los cuales se hacía un análisis con el cuerpo técnico. Y pienso que sí llegó a ellos nuestra visión del arquero actual, cómo practicar una sesión de entrenamiento, con qué objetivo planificarla. Y no hacer nada sin sentido.
Ladislao Mazurkiewicz y Roque Maspoli fueron ejemplos de destacados porteros uruguayos de otrora. Y actualmente, el nombre que suena en el contexto internacional es el de Fernando Muslera, un crack especialmente a la hora de atajar penales. Entonces, los conocimientos impartidos por Ignacio Javier Bordad esperamos todos que se hagan eco en las filas de los equipos cubanos.  


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos