miércoles, 24 de abril de 2024

Kovacic salvó los muebles del Real Madrid

El volante croata logró el empate 3-3 contra el pálido club polaco Legia, en el estadio Pepsi Arena, de Varsovia...

José Luis López Sado en Exclusivo 03/11/2016
0 comentarios

En otros equipos, jugaba en posiciones más adelantadas, como hombre de ataque. Por eso este miércoles, el croata Mateo Kovacic, ubicado como volante de contención, dejó a un lado el “trabajo sucio” y tuvo capacidad para disparar preciso y lograr el empate 3-3 del club Real Madrid español, en su visita al pálido Legia polaco, en la cuarta semana de la Liga de Campeones del fútbol europeo

Este duelo se jugó a puertas cerradas, puesto que  la UEFA sancionó al Legia después de los incidentes ocurridos ante el Borussia Dortmund alemán, otro integrante del grupo F, el pasado 14 de septiembre.

El delantero Gareth Bale puso delante en el marcador al cuadro merengue, en lo que se presagiaba como una cómoda goleada del equipo dirigido por Zinedine Zidane. A los 0.57 segundos de juego, el galés le pegó potente al balón desde la frontal del área y anidó la esférica en la cabaña defendida por el cancerbero Arkadiusz Malarz. Por demás, este ha sido el gol más rápido del Real Madrid en Champions. El más veloz en la historia de esta competencia fue obra del ariete holandés Roy Makaay, quien como plantilla del Bayern Múnich, se lo anotó en el 2007 precisamente al Real Madrid, a solo 0.10 segundos de comenzar el juego.

Los polacos no se amilanaron y mantuvieron su vocación ofensiva, con un veloz tridente integrado por Guilherme, Miroslav Radovic y Vadis Odjidja. Pero erraban mucho en los pases. Así, Karim Benzema aumentó la cuenta en el 35’, tras la asistencia de Bale. Sin embargo, cuando parecía que su equipo controlaba sin contratiempos, apareció Odjidja, quien aprovechó la pasividad de los zagueros rivales y metió un potente inalcanzable en su estirada para Keylor Navas. Ese gol, hizo crecerse a los polacos.

En el complementario, el Legia se fue con todo en busca de la valla de Navas, aprovechando el desequilibrio en la media cancha y la zona zaguera del cuadro madridista. Cristiano Ronaldo (CR7), el motor impulsor madridista, y su socio Karim Benzema, no aparecían. Solo Bale se mostraba para halar la carreta.  

Ante la pobre reacción del Real Madrid, los polacos se crecieron y estuvieron a punto de concretar la histórica remontada. Radovic, ante un error en la salida de Navas, marcó el 2-2, en el minuto 58, en tanto Thibault Moulin aprovechó la incapacidad defensiva del rival y puso delante a los locales 3-2, en el 83’.

Entonces, apareció Kovacic, que hizo de CR7 o de Benzema… o del propio Bale. No importa a cuál de esos goleadores imitó. Solo dos minutos después y con su gol del empate 3-3, consiguió el empate del Real Madrid, que mantiene su invicto, pero aún no clasifica matemáticamente para los octavos de final.

En el otro partido de este grupo F, se vio el único equipo clasificado en la fecha para la próxima fase: el Borussia Dortmund alemán, que venció 1-0 al Sporting portugués con gol del colombiano Adrián Ramos, en el minuto 12.

En otros resultados, el Mónaco contó con dos goles del colombiano Radamel Falcao y otro de Valere Germain para golear 3-0 al CSKA Moscú, en tanto que el Bayer Leverkusen alemán derrotó 1-0 al Tottenham inglés, con disparo de Kevin Kamp. Además, el Leicester inglés empató 0-0 con el Copenhague y el Oporto venció 1-0 al Brujas belga, dada la perforación de André Silvá.

Finalmente, el Sevilla español goleó 4-0 al Dinamo Zagreb, con dianas de Luciano Vietto, Sergio Escudero, Steven Nzonzi y Wissam Ben Yedder. Y con diez puntos, quedó a sólo una unidad de avanzar a octavos, por delante de la Juventus italiana, que empató 1-1 ante el Olympique de Lyon. Gonzalo Higuaín, de penal, marcó para la Juve, en tanto Corentin Tolisso anotó por los galos. 


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos