martes, 6 de diciembre de 2022

Klenia ofrece un claro perfil en los rechaces

La jugadora centro de la selección nacional de Baloncesto es vital en el desempeño debajo de los tableros...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 17/09/2014
0 comentarios

Si Klenia Noblet y Marlene Cepeda juegan como siempre en las proximidades de la cesta nuestra, y de las rivales, podremos aspirar a la victoria ante Australia, Bielorrusia y Corea del Sur en el Campeonato Mundial de Baloncesto.

Así reflexionó en un diálogo el estratega Alberto Zabala antes de viajar a Estambul, Turquía, escenario de la lid insignia de la disciplina, también nombrada como Copa del Mundo.

Empero, la fornida guantanamera opinó lo contrario: “Estoy acostumbrada al juego fuerte desde que comencé a jugar baloncesto; y esa proyección ya es normal para mí dentro de un terreno”.

Entonces la muchacha quiso darle un vuelco a la conversación para ser más explícita: “Mi primera experiencia deportiva fue a los diez años, pero en voleibol. Preferí luego el baloncesto porque me cautivó mucho debido a que entonces los equipos de Guantánamo pertenecían a los primeros en casi todas las categorías; y el de la máxima categoría logró una importante cadena de triunfos.

”Como era alta y fuerte, los entrenadores indicaban el marcaje doble sobre mí y ello me desarrolló tempranamente el juego enérgico, pues debía aceptar cualquier tipo de contacto en la lucha por los rebotes. O para impedir que otra jugadora con similar desempeño lanzara fácil a la canasta tras una interrelación ofensiva”.

En 2004 Klenia fue nominada para la preselección nacional: “El recibimiento fue bueno, pero dentro del terreno nunca me trataron con guantes de seda ni algodón. Tuve que luchar y enseñar tenacidad, para sentir el mayor apoyo de las experimentadas Yamilé Martínez, Yaima Boulet, Yulitseni Soria, Taimara Suero y Cariola Echevarría, por citar algunas. Creo que en el debut hice pocos ridículos, porque me entregué a la defensa como lo hacían ellas. Esa fue mi primera enseñanza en el primer nivel de la disciplina”.

La joven, de 1.87 de talla, descubrió uno de sus anhelos: “Me gustaría jugar como defensa organizadora, pues la considero una faena bonita”. Y más tarde ofreció una apreciación profesional: “Para ser respetada como jugadora pivot es necesario tener cierta talla, ser animosa y decidida; y realizar un buen trabajo con los pies para desmarcarte rápido. He perdido un poco de versatilidad, porque mi tarea esencial no es anotar sino defender a contrincantes que son verdugos a la ofensiva. Me siento recompensada porque ya ninguna duda de mi coraje, fortaleza física y mental”.

EL EQUIPO

La oriental de 27 años de edad ha sido una de las protagonistas en los éxitos del combinado del país en las lides de América. Sobre ese fenómeno ella tiene una argumentación convincente: “Somos muy unidas, casi impenetrables. La victoria en el pre mundial Copa de las Américas de Veracruz, el año pasado, fue el resultado de esa conducta. Todas pensábamos que debíamos regresar al Mundial por encima de cualquier oposición”.

RESPETO

”Nuestra selección es una de las primeras del continente, y tal vez figure entre las seis primeras del planeta si cumplimos en 90 por ciento los diseños planificados para el Mundial”.

No obstante, Klenia respeta todas las citas: “En noviembre participaremos en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe. Conocemos el escenario, pues allí ganamos el pase a Turquía. Una forma de festejar aquel triunfo es recobrando allí el cetro de la región.

”La competencia es de mediana intensidad pero hay que cuidarse, porque en una jornada puedes quedar sin las posibilidades de ser campeón. Además, nosotras somos las reinas del Centrobasket”.

LA MAMI

Hace poco más de un año vio la luz la hija de la guantanamera. Ella considera ese hecho como un sueño realizado que espera repetir otra vez. Inmediatamente aseveró que desea como última conquista deportiva adjudicarse un título olímpico y otro mundial.

En tono jovial aclaró: “No solo estoy casada con la vida sino también con mi familia, especialmente con mi hija. Cuando nazca el segundo resultado de mi amor haré una fiesta e invitaré a los periodistas que bailen bien”.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos