martes, 6 de diciembre de 2022

Juzga el orfebre Jaine

El estratega de esgrima, y sus espadachines, se proponen alcanzar otro sol en los escenarios internacionales de esta temporada olímpica...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 23/10/2019
0 comentarios
Jaine Hernández-esgrimistas-Cuba
Las metas son ambiciosas, pero a los espadachines nos gusta probarnos, expresó (al centro), Jaine el director técnico.

Nadie sabe precisamente cuántas cosas bellas hay debajo del sol. Y por eso resulta evidente la premura de los técnicos del deporte, especialmente los de esgrima, para asirse rápidamente de esas bondades provenientes del centro del universo. Convencidos de la buena fortuna que brinda esa estrategia, y otras, dese hace varias semanas los espadachines acuden diariamente a la sala de armas del Centro de entrenamiento Cerro Pelado.

Junior Reytor, Reinier Henríquez y Luis Patterson destruyeron los obstáculos en el Campeonato Panamericano de Toronto, Canadá. El primero terminó en el quinto escaño en el pulso individual; y el conjunto ocupó el tercer peldaño. Brillaron en los Juegos Deportivos Panamericanos de Lima, Perú. En el más fuerte clásico de  la disciplina en la historia de esa fiesta cuatrienal, Reytor obtuvo la medalla de bronce y la tríada aunó voluntades para alcanzar el título por  equipos.

Por supuesto Hernández es también uno de los estrategas importantes de su especialidad, por causa de la actuación de sus alumnos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia. Allí,  los mozalbetes prevalecieron, por intermedio de una mano certera. Reinier se convirtió en el nuevo campeón y el seleccionado accedió al tercer lugar del podio de premiación.

Pero aunque recuerdan con agrado aquellas jornadas, ellos siguen afilando sus armas, pues tienen como objetivo intervenir en los JO Tokio 2020; y las calzadas que conducen a esa cima siempre la colman espacios tan envenenados que muchos desisten de adjudicársela.

En una visita al recinto de ejercitación se percibe que las clases del estratega Hernández tienen sus matices. Para muchos poseen elevadas atmósferas. No obstante, como respuesta a ese parecer el moreno de casi dos metros de altura, y sus alumnos, advierten que les interesa la filosofía de empezar temprano para erradicar sin apuros los errores y alcanzar estables demostraciones en los duelos; y marchar delante de sus colegas por ver mejor que ellos; y apropiarse de  esa dirección que proporciona el ACHÉ necesario para desandar exitosamente por los encuentros del planeta.

Empero el matancero no olvida que este tramo del ciclo es tan, o más, importante que el precedente. Porque enfrentarán elevados inconvenientes, en pos de incluirse en el torneo de los venideros Juegos de la Era Moderna que organizará Tokio, la capital de Japón.

Para nada es una cábala que el moreno de casi dos metros de talla, y sus discípulos, reciban con la espada en la mano a los visitantes la sala de armas del Centro de Entrenamiento Cerro Pelado, recinto al que acuden diariamente desde hace varias semanas. Sin embargo todos, aclaran que esa postura les proporciona aumentar la sensación de que la espada es la prolongación de la mano. Y les sirve para desarrollar responsables juegos tácticos ofensivos, y desentrañar pronto los ejecutados por sus rivales. Y también para nutrirse del requerido ACHÉ para actuar exitosamente en los escenarios del mundo.

Jaine también pertenece al grupo de estrategas escasamente proclives a mirar para atrás. Desconozco las razones. Aceptó la solicitud de Bohemia y enseguida que abrimos el diálogo descubrió sus criterios sobre la disciplina, avideces allanadas y por solventar: “La exigencia competitiva actual nos obliga a precisar el trabajo para acceder a los resultados previstos, teniendo en cuenta las potencialidades de mis alumnos con las nuevas tendencias competitivas y los cambios del reglamento. Las nuevas reglas fuerzan a atacar con efectividad a los tiradores situados debajo en el marcador. Si no ejecutan la ofensiva, son penalizados. Primero con tarjetas y luego con toque en contra.

“La posibilidad de contar con esgrimitas de un buen nivel técnico y con un arsenal táctico amplio nos permite implantar estrategias de combate que, con la aplicación de las medidas, nos favorezcan cuando tengamos ventaja. También estamos preparados para responder si tenemos que forzar el combates. Por tal motivo trabajamos duro. Las palabras claves que rigen nuestro entrenamiento son objetividad y efectividad”.

La longevidad de los espadistas es unas de las cosas que provoca, y mantiene, el alto nivel del arma en casi todas las competencias internacionales. Actualmente compiten seis tiradores cuyas edades oscilan entre los 33 y 37 años. Fíjate si están duros esos amigos que pertenecen a los primeros ocho del ranking mundial. Más de quince espadistas elites comenzaron este ciclo 2017-2020. Solo se retiró el estonio Nicolai Nogolost, doble campeón mundial y medallista de plata en 2017. Todos los demás continúan. Los rivales se preocuparán otra vez cuando los tengan delante en cualquier ronda de un evento, porque ellos invitan a realizar una esgrima de alta envergadura”.

EL AJETREO

Entre otros detalles, la consecutividad de la programación internacional en la campaña 2019 ofreció poco margen a la recuperación total de los tiradores. Jaine puso su espada a la altura de  la cintura y apuntó sobre esa realidad de la temporada preolímpica: “La estrategia nos permitió asistir a varias Copas del mundo y, por esa vía acumular combates de primer nivel, y optimizar la forma deportiva, factor imprescindible para cumplimentar los objetivos propuestos para los certámenes fundamentales.

“En el Campeonato Panamericano de Toronto podíamos aspirar a la clasificación olímpica por equipos. La conquista del título ofrece 64 puntos para el ranking Olímpico, iniciado en mayo del 2019 y que cierra en abril del 2020. Ese resultado ubica en una situación ventajosa a la federación del país. Actualmente somos segundo de América por colectivos y el tercero individual, gracias a la demostración de Yunior Reytor, medalla de bronce en la ciudad canadiense. Él también posee  el segundo escaño en el escalafón olímpico por América.

Inmediatamente de finalizar en la ciudad norteamericana (quince jornadas) competimos en la justa mundialista de Budapest, Hungría, Obtuvimos el lugar 43 individual entre 227 espadistas; y el puesto 22 en la cita por colectivos. Aunque no eran los resultados que necesitábamos, evaluamos como bien el desempeño. Perdimos contra Estados Unidos, equipo que vencimos en la final de Toronto por la medalla de oro. Esa derrota nos impidió tener mejor ubicación en el actual ranking olímpico, pero nos mantuvimos como segundos de América y con reales posibilidades de clasificar para Tokio. Esa tarea es gigantesca para cualquier colectivo técnico. Nos favorece el lugar que tenemos hoy en el ranking mundial. Si concurrimos a los encuentros previstos, enfrentaremos un sorteo moderado, asequible…aunque en el deporte se extinguen los enemigos pequeños.

“Cumplimos con la responsabilidad otorgada para los Juegos Deportivos Panamericanos, por causa de los buenos rendimientos obtenidos en el ciclo y en Toronto, la anterior versión continental. Allí fuimos los únicos medallistas de nuestro deporte. Salimos a buscar presas y concluimos las disputas con una de bronce individual (cedimos ante el venezolano Rubén Limardo en una final adelantada. El campeón olímpico y doble medallista universal, sudó pero no tocó fondo. Logramos el liderazgo en el por torneo por equipos y les devolvimos la moneda a los sudamericanos en la semifinal por un toque de diferencia. Ellos nos habían superado, también por un toque, en las semifinales de Toronto, en 2015”.

 “Cumplimos con la responsabilidad otorgada para los Juegos Deportivos Panamericanos, por causa de los buenos rendimientos obtenidos en el ciclo y en Toronto, la versión anterior de esa fiesta. Allí fuimos los únicos medallistas de nuestro deporte. Salimos a buscar presas y concluimos la disputas con una de bronce individual (cedimos ante el venezolano Rubén Limardo en una final adelantada. El campeón olímpico y doble medallista universal, sudó pero no tocó fondo. Logramos el liderazgo en el por equipos y les devolvimos la moneda a los sudamericanos en la semifinal por un toque de diferencia. Ellos nos habían superado, también por un toque, en las semifinales de Toronto, en 2015”.

Y AHORA

Parece inextinguible la rivalidad entre los espadachines cubanos y venezolanos. La victoria de Cuba ante Venezuela en el clásico por equipos de  los Juegos Deportivos Panamericanos Lima 2019 escandalizó al mundo de la esgrima. Se trataba de sobrepasar a un campeón olímpico irrespetuoso con los franceses, rusos, estadounidenses, sudcoreanos, italianos y ucranianos, tiradores altamente cotizados en todo el globo terráqueo.

 “En 2019 sobrepasamos a  Venezuela en dos ocasiones: el Campeonato Panamericano con amplio marcador y luego en los Juegos de Lima. Ellos son curtidos adversario. De hecho, es elenco que asistió por América a Londres 2012y río 2016, a los dos últimos Juegos Olímpicos.  Tenemos gran rivalidad históricamente y continuará al igual que con Estados Unidos, solamente ganará el que mejor lo haga en la pista y para eso entrenamos”, precisó Jaine.

Estamos felices, motivados y comprometidos con el deporte, el organismo y el país. Hace 20 años no se clasifica para el torneo por equipos de la gran fiesta  deportiva. La última medalla de ese nivel la obtuvo el equipo de espada formado por los estelares Iván Trevejo, Carlos Pedroso, Nelson Loyola, dirigido por el Maestro Jorge L. Chiquet. Entonces tenemos una tarea difícil pero posible, la cual la enfrentaremos con mucha disposición y entrega. Contamos con el apoyo del organismo para asistir a las Copas del Mundo de Berna (22 al 24 de noviembre), Heidenheim (10 al 12 de enero). El encuentro de Vancouver ocurrirá entre el 7 y el 9 de febrero. Las metas son ambiciosas, pero a los espadachines nos gusta  probarnos.

Las aspiraciones son propias del ser humano, porque la vida la componen trozos y cada uno de ellos contiene una meta. Por eso todos los  jardineros tratan de que sus plantas siempre tenga flores y no hojas a su alrededor.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos