domingo, 14 de julio de 2024

Ilustre desconocido hace historia en pelota cubana

El joven lanzador villaclareño Osdany Rodríguez consiguió juego de cero jits cero carreras...

Norland Rosendo González en Exclusivo 31/05/2023
0 comentarios
Osdany Rodríguez Obregón, lanzador del equipo de Villa Clara
Osdany controló a la ofensiva de los Gallos espirituanos. (Carolina Vilches Monzón)

A Osdany Rodríguez no lo conocía nadie en el béisbol cubano, además de sus compañeros del equipo Villa Clara. Tiene 22 años y es novato en la Serie Nacional, aunque su currículo recoge experiencias fuera de Cuba.

Pero este lunes, en la segunda jornada de las duodécimas subseries de la temporada, el muchacho ha inscrito su nombre en el lujoso libro de los lanzadores que han propinado juegos de cero jits cero carreras.

Lo hizo en la pradera de sus Leopardos, el Augusto César Sandino de Santa Clara, donde se han realizado once partidos de No-No, apenas dos menos que en el Latinoamericano, según los archivos del estadístico Benigno Daquinta.

Habría que hurgar juego por juego, pero estoy casi seguro que pocos pícheres han ganado un choque sin admitir imparables y carreras, pero entregando ocho boletos y un pelotazo.

Y ahora viene lo más asombroso: en declaraciones tras consumarse el hecho, aseguró que basó su trabajo en los picheos rectos, pues los rompientes no le estaban cayendo bien en los primeros innings.

Si bien, su control no era el mejor, logró ponchar la misma cantidad de bateadores que caminó y lo otro, como siempre sucede en estos juegos lo puso la suerte.

Osdany cubrió toda la ruta y hasta tuvo una parada imprevista a causa de la lluvia, pero regresó al montículo y completó su proeza.

En los campeonatos cubanos se han firmado 65 cero-cero, desde que Aquino Abreu rubricara la hazaña de dos seguidos en enero de 1966. De ellos, 50 han llegado al noveno inning, que es lo que internacionalmente se admite para que un partido sea reconocido como No-No. En Cuba, se hacen excepciones.

Es la tercera vez en esta temporada que un pícher deja a un equipo sin jits ni carreras. Antes, Geonel Gutiérrez, en cinco inning, no embasó a nadie de Industriales el pasado 17 de abril y subió a la hoja de récords el segundo juego perfecto, aunque mocho, de la pelota cubana. El anterior está a nombre de Maels Rodríguez frente a Las Tunas el 22 de diciembre de 1999 en choque concluido con pizarra de 1-0.

Este es el quinto que propina un lanzador con el traje de Villa Clara, equipo que ha recibido cuatro No-No.

La víctima, Sancti Spíritus, solo tiene uno a su favor, el perfecto de Maels, y dos en contra, curiosamente ambos ante Villa Clara. El anterior fue el nueve de noviembre de 2013 y con pizarra de 1-0. Freddy Asiel Álvarez resultó el protagonista de aquel duelo.

Así, sin “nombre” ni currículo en nuestros campeonatos, y sin buen comando sobre sus picheos secundarios, según sus propias palabras, el villaclareño Osdany Rodríguez ha estampado su firma en un libro muy añorado por cualquier lanzador.

Ese es el béisbol, un deporte impredecible y auténticamente original.  


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos