domingo, 27 de noviembre de 2022

Hoy se rompe la balanza

Tigres y Búfalos se repartieron los triunfos en los primeros dos desafíos en la Liga Superior de Baloncesto...

Rafael Arzuaga Junco en Exclusivo 28/02/2012
0 comentarios
Baloncesto

Con o sin transmisión de televisión, este martes se disputará en el Palacio de los Deportes Rafael Fortún el tercer juego del play off al mejor de siete partidos, que enfrenta a Camagüey contra Ciego de Ávila por el título de la Liga Superior de Baloncesto en Cuba.

La final de la presente edición arrancó en la Sala Giraldo Córdova Cardín y allí, en la capital avileña, se saldó la primera parte del envite con repartición de triunfos, tal como sucedió en los cuatro partidos que disputaron en la fase regular, que resolvieron con un empate 2-2.

Primero, el viernes 24 de febrero, se impusieron 72-67 los Búfalos de Ciego de Ávila, en virtud de 28 puntos repartidos a partes iguales entre Yunier Pérez y Yoan Luis Haití, este último con un dominio abrumador en las dos zonas pintadas de la duela.

Y en el segundo, el sábado 25, los Tigres devolvieron el golpe con un éxito de 78-71, lide-rados por la mejor versión de su jugador estrella, Yorman Polás (22 puntos, 9 rebotes, 7 asistencias), y la armónica “segunda voz” de Leonel Batista (19) y Yordany Jaca (18).

Ambos desafíos se parecieron como dos gotas de agua, amén de los enjutos porcientos de anotación, que llegaron, cuando más, al 69% de tiros de campo de los Búfalos avileños en su triunfo y al 60% de tiros libres de los Tigres camagüeyanos en su éxito.

Si en el desafío inicial los actuales subcampeones tuvieron 69 oportunidades de anotación (52 de dos puntos-17 de tres) y 58 los camagüeyanos (45 de dos-17 de tres), en el siguiente los agramontinos dispusieron de 59 (52-7) y los avileños de 51 (43-8), lo cual muestra cómo se aplicaron en defensa una y otra selección.

El paralelismo se extiende a los rendimientos individuales. Los Búfalos, que buscan recuperar la corona, se circunscriben prácticamente a los aportes de Haití, Yunier y Yasser Rodríguez (26 puntos, 7 asistencias y 17 recuperaciones en dos desafíos); los Tigres, que aspiran al primer título de su historia, dependen exclusivamente de Polás, Batista y Jaca.

Cuando uno de ellos tiene una noche mala, pues la balanza se inclina a favor del rival. Y, encima, ni Segismel Boulot y William Granda han sido los jugadores que esperan los Búfalos, ni Arlen Alorda y Yordanis Ramos Nicot han aportado lo que necesitan los Tigres.

El rendimiento de la segunda unidad de cada equipo, y el desempeño desequilibrante de algún jugador de la banca, se cotiza en esta final más alto que el petróleo.

Hoy, en el importante tercer partido, la ventaja de campo es para Camagüey, un equipo con hosca defensa y amante de atacar la cesta de la manera más rápida posible, que intentará sacar el mejor dividendo de su condición y sorprender al entorno del baloncesto en Cuba.

Enfrente tendrá a un Ciego de Ávila, dueño de cinco títulos y el subcampeonato de 2010, más dotado técnicamente y con mayor experiencia, que deberá apelar a estos y otros atributos para asegurar, tan pronto como este martes, el regreso con vida a su sede.

El duelo está pactado. Y, como menos, parece que será reñido. Ambos se sacaron la piel cada vez que se enfrentaron recientemente. Quizás estamos asistiendo al prólogo de una nueva rivalidad en el baloncesto cubano. Ojalá.


Rafael Arzuaga Junco


Deja tu comentario

Condición de protección de datos