martes, 21 de mayo de 2024

Fin de una espera: ¡Oro para Cuba!

El luchador Ismael Borrero aportó la primera corona para nuestro país en los Juegos Olímpicos de Río 2016...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 14/08/2016
0 comentarios

Los Juegos Olímpicos de Río, como se conoce, empezaron el viernes 5 de agosto. Y Cuba debió esperar hasta este domingo (día 14) para vivir la primera gran alegría de una medalla de oro. ¡La logró de forma brillante el luchador Ismael Borrero!

Es un santiaguero de 24 años de edad, que compite en la división de los 59 kilogramos del estilo grecorromano, y llegó a la Ciudad Maravillosa con un aval muy importante. El de ser, ni más ni menos, el campeón del mundial más reciente, celebrado  del 7 al 12 de septiembre de 2015 en Las Vegas, Estados Unidos.

Luego de tres victorias llegó a la muy deseada final, en la que enfrentó a Shinobu Ota, de 22 años de edad, un semidesconocido que sacó del camino a rivales encumbrados, sin sentirse inferior porque en su expediente solo estaba el bronce en el mundial juvenil de 2012, de lo cual descendió a ser décimo en el de 2013.

Salieron al tapiz a las 4:28 p.m. hora de Cuba (5:28 p.m. en Brasil). Borrero vestía una trusa que daba la impresión de no ser en realidad roja, sino morada (¿un homenaje a San Lázaro?). Ota, claro está, iba de azul. Al minuto el asiático tenía ya en contra una amonestación, por tener su cabeza por debajo de los hombros de su contrincante. Ese fue el inicio de su final…

A los 1:37 minutos sucedió lo mismo con Borrero. Y a los 2:12 igual con Ota, quien por acumulación debió ir a cuatro puntos. El cubano aprovechó la situación para marcar… ¡seis puntos! Hubo cuatro por un desbalance, pese a que el nipón trató de aferrársele con toda su fuerza al cuello. Y dos por un pase atrás. Ese 6-0 fue ampliado al definitivo 8-0 (superioridad) por otro pase atrás.

Borrero dio rienda suelta entonces a su alegría. Y se paseó muy feliz con nuestra bandera por la Arena Carioca 2.

LO ANTERIOR

Ahora en la afamada ciudad brasileña no tuvo que sudar la camiseta en la primera ronda, pues quedó bye, mirando nada más los combates, y esperando su momento para no desperdiciarlo.

Lo mismo, no tener que pelear en esa primera fase, sucedió con su rival en el debut: el kirguiso Arsen Elaliev. Nuestro compatriota, muy impetuoso y seguro, fue aumentando de forma gradual su ventaja, basado de forma principal en los pases atrás, que ahora con las nuevas reglas valen dos puntos: 2-0, 4-0, 6-0…

Pero no todo estaba decidido entre Borrero y Elaliev, pues este llegó a poner en la pizarra un peligroso marcador de 6-3 que no le ponía demasiado lejos la posibilidad de una victoria…

Los segundos finales resultaron espectaculares, peleados a un ritmo espartano. Elaliev, ya desesperado, trató de forzar al máximo. Borrero se defendió como si fuera un león…

Le fue más fácil en su siguiente aparición, por la inclusión en semifinales, contra el chino Lumin Wang, a quien en solo un minuto y treinta y un segundos le recetó superioridad (8-0).

OTRO PELEÓN

Entonces la escena quedó lista para su duelo contra el uzbeko Elmurat Tasmuradov, también de 24 años de edad. Era un contrario que podía traerle un mal recuerdo: lo venció en la discusión del bronce en el Campeonato Mundial de Tashkent 2014, y lo dejó quinto. Pero quería ahora otra historia…

No todo comenzó bien. A menos de un minuto del inicio recibió una amonestación. Y a los 1:19 debió ir a la peligrosa posición de cuatro puntos. Su rival no pudo aprovecharla. A los 2:06 primera llamada de atención para Tasmuradov. Borrero puso un 2-0 por pase atrás. Y por igual vía logró el 4-0. Le concedieron un punto al uzbeko, por poca acción del santiaguero en ese momento. Lo llevaron a cuatro puntos. Pero no permitió que le marcaran.

Y ahora en los segundos finales se peleó todavía más con un ritmo espartano: Tasmuradov quiso forzar, virar el inminente desenlace. La verdad es que lo forzó. Borrero se defendió de nuevo como un león… Cuando terminó la pelea se golpeó varias veces en el pecho. Y miró feliz al cielo. Ya era, al menos, subcampeón olímpico. Pero era muy lógico que su idea fuera ir por el oro…

Y lo consiguió: ¡Felicidades, primer campeón olímpico cubano en Río 2016!
 


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos