domingo, 4 de diciembre de 2022

Espesa calzada

Río de Janeiro, la Ciudad Maravillosa, será durante la primera veintena de agosto la urbe de América más amiga del sol, la luna, el mundo y la vida...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 07/07/2016
0 comentarios

Como en el horizonte se visualiza, aún más, la ceremonia de inauguración de los XXXI Juegos de la Era Moderna en el estadio brasileño Maracaná, los analistas revisan los apuntes efectuados durante las tres primeras temporadas del cuatrienio para emitir vaticinios sobre los desenlaces que surgirán entre el 5 y el 21 de agosto en diferentes recintos de Río de Janeiro, la nueva sede del evento cuatrienal que germinó en 1896.

Al igual que sucedió en 2012, en este año olímpico todos los deportistas segregan más adrenalina, pues desean ratificar sus dotes en el mayor plató de la esfera por intermedio de atractivas danzas.

Los representantes de nuestro país también saben hacer en los máximos espacios competitivos, así como en sus ambientes extremadamente delicados. Y por efectivos aprendizajes frente a las frustraciones parciales, logrados bajo la acción de psicólogos y entrenadores, Mercurio llevará el reporte de sus redoblados desempeños a los dioses de todos los panteones.

MEJOR GOLPEO, PERO…

Desde siempre la familia del boxeo defiende, y demuestra, la existencia de una escuela en el archipiélago cubano. Asimismo lanzan un atrevido desafío a sus adversarios, tras revelar que trabajan para ganar todos los lauros de las competencias. Pero la geopolítica, entre otras razones, ha provocado un mayor equilibrio y la diminución de la brecha entre Cuba y los otros adversarios pertenecientes a la élite.
                   
Todavía algunos expertos dudan de la envergadura de los pugilistas cubanos para destrozar vaticinios. Y mostraron sus dudas cuando se difundió la participación de boxeadores profesionales en la cita de la Ciudad Maravillosa. Rolando Acebal, jefe del colectivo técnico de Cuba brindó su análisis sobre el asunto: “Sin duda alguna estamos hablando de boxeadores de una enorme calidad, pero si en definitiva llegan a Río 2016, tendrían que adaptarse rápidamente a boxear solamente tres asaltos, cuando ellos están acostumbrados a mucho más. El estilo olímpico demanda mucha más intensidad sobre el cuadrilátero, porque son menos asaltos, y por eso confío en que los cubanos seamos capaces de salir airosos.

”No solamente se trata de reducir la cantidad de asaltos, sino también de aumentar la frecuencia, porque normalmente los profesionales celebran dos o tres peleas en todo el año, y en unos Juegos Olímpicos podrían tener hasta seis combates en poco más de diez días”, aclara Acebal.

El buque insignia del deporte cubano para este nuevo encuentro lo tripulan curtidos púgiles: Yosbany Veitía (49 kg, oro en la Serie Mundial 2016), Joahnys Argilagos (52 kg, oro Mundial de Doha 2015), Robeisy Ramírez (56 kg, oro Londres 2012), Lázaro Álvarez (60 kg, bronce en Londres 2012), Yasnier Toledo (64 kg, bronce Londres 2012), Roniel Iglesias (69 kg, oro Londres 2012), Arlen López (75 kg, oro Mundial de Doha 2015), Julio César La Cruz (81kg, oro Mundial de Doha 2015), Erislandy Savón ( 91kg, plata en Mundial de Doha 2015) y Leinier Peró ( más de 91 kg, oro en Juegos Deportivos Panamericanos de Toronto 2015 y en la Serie Mundial 2016).

La fiesta deportiva que despidió el pasado siglo aconteció en la ciudad australiana de Sídney. Pese a los raros veredictos emitidos en la sala del Centro de Entretenimiento de esa urbe, nuestros paisanos encabezaron la clasificación general con cuatro títulos y dos medallas de bronce. El panorama de las votaciones sigue enrarecido. Entonces es lógico vaticinar como alucinados a quienes pronostiquen que los campeones de la VI Serie Mundial (2016) conquistarán el cuadrilátero brasileño mediante un rendimiento superior al obtenido en la capital de Nueva Gales del Sur o en el Mundial de Doha, Catar: cuatro cetros, dos subliderazgos y una medalla de bronce.

Cuba participó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con una representación de 110 atletas (63 hombres y 47 mujeres) y obtuvo cinco medallas de oro, tres de plata y seis de bronce (14 en total), lo que le permitió ocupar el lugar 16 del medallero entre las 204 naciones participantes.

Las autoridades de la esfera en la nación exhiben una discreción similar a la de un ilusionista en cuanto a pronunciar vaticinios. Pero esperan borrar aquella performance. Y claro, no sueñan. Un mejor plan táctico, así como una consecuente disciplina de los deportistas para exponerlos propiciará a la mayor isla de las Antillas acceder, por esa vía, a uno de los diez espacios del medallero.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos