lunes, 22 de abril de 2024

“Esperaba más…”

La súper judoca Driulis González, cuatro veces medallista en Juegos Olímpicos, conversa con los lectores de Cubahora y pasa revista a su carrera...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 20/09/2016
2 comentarios

Es muy fácil para un periodista empezar a teclear el inicio de una entrevista con la gran exjudoca cubana Driulis González. ¡Hay tantos puntos por donde hacerlo!

Pero como todavía se escuchan los ecos de los Juegos Olímpicos Río 2016 (5 al 21 de agosto), pues nos vamos derechos por ese mismo caminito. Y no solo, como pudiera pensarse, porque en ese tipo de encumbradas competencias ella resultó muy laureada. Tuvo cinco participaciones y... ¡en cuatro de ellas regresó a casa con medalla! Oro en los de Atlanta 1996, plata en Sydney 2000, bronces en Barcelona 1992 y Atenas 2004. Ah… discutió el bronce en los de Beijing 2008 (quinta).

Pero no es todo. Es una de las dos deportistas de nuestro país con más participaciones en Juegos Olímpicos (cinco, ¡logradas incluso en un duro deporte de combate!), honor en que la acompaña el tirador Leuris Pupo, quien tras ganar el oro en Londres 2012 acaba de apuntarle a un excelente quinto lugar en Río 2016. El rey en este apartado es el también tirador Guillermo Torres, quien ha empuñado en ¡seis!

“Todo lo pude lograr con mucha constancia”, nos dijo Driulis más de una vez durante la conversación, llena de seguridad, sentados en un muro frente al gimnasio de judo del centro de entrenamiento Cerro Pelado. Allí trabajó en el curso pasado como entrenadora.

Uno percibe enseguida algo: La que nos habla es una mujer realizada… Y así, este miércoles (21 de septiembre) es el día de su cumpleaños número 43.

¿SORPRESA EN UNA RESPUESTA?

Había una pregunta inevitable dando vueltas en este encuentro con la única mujer cubana integrante del Salón de la Fama de la Federación Internacional de Judo, y una de las dos de nuestro país. El otro de nuestro país con ese honor es Héctor Rodríguez, campeón olímpico en Montreal 1976, entre otros méritos.

—¿Qué piensas de la actuación del judo cubano en los Juegos Olímpicos de Río 2016?

—Realmente yo esperaba mejores resultados, tanto del equipo femenino como del masculino.

—¿Cuáles son las razones para que no haya sido de esa forma?

—No sé explicarlo. El nivel ha subido. Pero no sé explicarlo.

—Los Juegos Olímpicos de Río 2016 deben haberte disparado la nostalgia.

—Es lógico que fuera así. Yo competí en cinco de ellos, gané cuatro medallas. Pero creo que mi verdadera medalla fue la del sacrificio, la de la entrega. Gracias a esa entrega, deseos y voluntad pude subir a cuatro de sus podios.

—¿Qué piensas ahora ocho años después de tu retiro: la más difícil de todas esas medallas fue la de Atlanta 1996?

—Todas tienen un valor importantísimo en lo que fue mi carrera.

—Pensé que dirías que el oro en Atlanta.

—Es lógico que lo pensaras. Dos meses antes tuve una lesión seria en la cervical. Fue en un campo de entrenamiento, junto a judocas de Italia, Holanda y Francia. Ocurrió con una holandesa: Jessica Gal.

PRONÓSTICO RESERVADO

(Ya dijimos que escribir el inicio de este material resultó fácil. También lo fue entrevistarla, pero fue embarazoso recordar este momento tan dramático.)

¿Qué se dijo sobre la lesión?

—Todo cambió. Todo se transformó en un pronóstico reservado. Tuve que parar el entrenamiento. La decisión fue que parara, por una luxación en las cuarta y quinta vértebras, a menos de un mes. Hubo un gran apoyo del equipo médico, incluido el fisioterapeuta.

—¿Y qué más ocurrió?

—El jefe de entrenadores, Ronaldo Veitía, siempre confió en mí, en que yo podía dar una gran medalla, a pesar de lo difícil de la situación.

—¿Qué pensaste tú?

—Ir a la final. Lo dije antes en una entrevista. Ir a la final contra la sudcoreana (se refiere a su duelo contra Jung Sun-Yong). Las peleas iniciales me fueron difíciles, no solo por la calidad de las rivales, sino por mi déficit de entrenamiento.

—Antes de la final… ¿qué te dijo Veitía?

—Habló conmigo. Me trasmitió confianza. Me decía: “No le puedes dar ningún chance”. Yo sabía que me tenía que matar. Y desde el inicio se vio a una Driulis decidida a ganar.

—¿Habían combatido antes?

—En varias ocasiones, como cinco en total. Me ganó una vez en un torneo. No podía darle un chance en la final de unos Juegos Olímpicos.

(Una curiosidad: Driulis González venció en su segundo combate a la holandesa Jessica Gal, contra quien había sufrido la lesión. Y una información: muchos la consideran la mejor judoca del siglo XX en América.)

¡BUEN CONSEJO!

(Entonces en la pregunta siguiente traté de atrapar su imaginario judogui…)

—Me equivoqué con la medalla olímpica más valiosa, pero en cuanto a la rival más difícil creo saber la respuesta.

—La española Isabel Fernández. Me venció en la final de Sydney 2000. Se me hacía difícil. Nos habíamos ganado en competencias importantes. Pero creo que la rival he sido yo misma. Si no hubiera tenido las características necesarias, haber entrenado día tras día, no habría tenido éxito. La competencia la hacía conmigo misma.

—¿Cómo está la reserva del equipo femenino de judo?

—La canterita está buena. Hay varias jóvenes con las cuales realizando un trabajo a largo plazo puede dar resultados.

—¿Qué nos dices de tu entrada al Salón de la Fama?

—Un mérito, un gran estímulo, una bendición, ha sido el resumen de una historia.

—Déjanos un mensaje para deportistas y no deportistas: ¿Por qué fue tan grande Driulis González?

—Eso se debió a la entrega durante los casi veinte años que estuve aquí en el Cerro Pelado. Mi disciplina, perseverancia, coraje. Así he sido en la vida en general.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés

Se han publicado 2 comentarios


Rafael Pérez Valdés
 21/9/16 13:43

I Glez:

Hola:

Me alegra que coincidamos en la alta opinión que tenemos sobre Driulis González, la que ella tanto se merece...

He visto que te mantienes siempre muy activo en la lectura de los temas deportivos.

 

Gracias por el comentario.

 

Un saludo.

 

Rafael.

I Glez
 20/9/16 10:23

Una grande entre los grandes deportistas cubanos de todos los tiempos, para mi la deportista femenina cubana q ha obtenido mejores resultados en JO.

Una gran felicitacion para ella y q pueda seguir el camino del profe Veitia y convertirse en preparadora del Judo en general para ver si logra nuevamente llevar a el judo a un nuevo estadio de calidad en conjunto con el resto del colectivo tecnico q atiende y prepara a el judo cubano en estos momentos.

 

Observacion:

 

Es una lastima q no se permitan hacer comentarios en el articulo Adios para Siempre... , sobre el deceso de Lazaro Cabrera, lamentablemente fallecido recientemente y victima de la diabetsi, y sus secuelas, espero q los aficionados entre los cuales me incluyo de alguna forma podamos emitir nuestras condolencias, pues es caraceristico de los humanos emitir nuestros criterios y opiniones acertadas o no, sobre los hechos q acaecen para con los q nos han permitido disfrutar de las alegrias y tristezas q genera siempre nuestro deporte nacional.

 

Llegue a todos sus familiares, amigos y atletas q estuvieron cerca de el, y a posteriori nuestro mas sentido pesame por su deceso, ha desaparecido fisicamente su figura pero su improta quedara por siempre y para siempre en la aficion cubana, q lo recordara con cariño y gallardia por su forma de ser y como se desarrollo dentro de la practica del beisbol en nuestras SN.

 

Adios Lachy, nos veremos en otro momento.

 

 

Deja tu comentario

Condición de protección de datos