domingo, 4 de diciembre de 2022

Erick Hernández y el respeto del balón

El atleta capitalino quebró su propio récord mundial en el dominio del balón, en la modalidad de sentado y solo con los pies...

José Luis López Sado en Exclusivo 14/09/2013
2 comentarios
record-erick
Hernández rompió su propio récord mundial en la prueba de sentado y solo con los pies.

Un nuevo intento, y otro récord mundial de dominio del balón para su fantástica vitrina. Claro que sí, se trata de Erick Hernández, quien este sábado, con un nuevo crono de 3:10.03 horas, quebró su propia cota en la modalidad de sentado y solo con los pies, en el capitalino Hotel Copacabana.

Su anterior marca del orbe databa del año 2011, cuando en ese mismo escenario, le había pegado al balón sin que cayera al suelo durante 3:08.02 horas.

Tras culminar exitosamente la prueba, el Dominador accedió a conversar para los lectores de Cubahora.

-¿Qué condiciones imperaron en este intento?

-"Además de la lógica tensión que existe en estas pruebas, hoy hubo una adicional, pues nunca antes, en ninguno de mis intentos, se habían hechos pases en vivo para una trasmisión televisiva. Se escuchaban muchas voces, había gran algarabía, e incluso, cada media hora, el locutor anunciaba a la TV el tiempo que ya llevaba en acción, algo que no me gusta saber".

-Pero tras un inicio algo tenso, luego tomaste tu verdadero rumbo, ese que te ha dado tantas cotas del orbe.

-"Sí, yo siempre he dicho que los récords primero se logran en los entrenamientos. Luego, a la hora de hacerse oficiales, se precisa de mucha concentración y no ponerse tenso. Esta es la tercera vez que impongo un récord en esta prueba, pues anteriormente había conseguido dos en Cuba y uno en Bilbao, España".

-¿Cómo fue la preparación para el intento?

-"Entrené casi cinco meses, en los cuales hice carreras, abdominales y muchos ejercicios con pesas, fundamentalmente en el tren inferior. Además, efectué carreras de hasta 15 kilómetros, trabajé duro con las semicuclillas, el bíceps femoral y los cuádriceps, así como los gemelos y la espalda alta, que son músculos de mucho trabajo en estas pruebas". 

-¿En qué consiste tu entrenamiento diario, incluso, cuando no te estás preparando para un récord?

-"Por las mañanas, le dedico dos horas al gimnasio. Pero esos ejercicios, siempre los combino con el balón. Y por las tardes, hago careras y juego fútbol en una cancha, que suple un poco la preparación física que llevan las pruebas de dominio del balón".

-Este año, has roto dos récords mundiales. ¿Habrá otro más antes de que finalice el 2013 o esperaremos al 2014?

-"En el 2013 he impuesto dos de corta duración: este de hoy y el de golpear la pelota solo con la cabeza durante un minuto. Para el mes próximo, intentaré otro también de poco tiempo: el de pegarle a la esférica solo con la cabeza durante medio minuto. Para el año que viene, también buscaré tres récords mundiales, pero en modalidades de largo aliento".

Realmente, nunca sabremos hasta dónde llegará Erick Hernández. Pero venga el intento que sea, es casi seguro que lo romperá. El balón lo respeta. Y él lo sabe.  


José Luis López Sado

Periodista

Se han publicado 2 comentarios


Mery
 14/9/13 18:39

Saludos Despista'o , gracias por comentar en Cubahora. Los récords de dominio del balón son realmente muy difíciles de conseguir, porque necesitan de una enorme preparación física, concentración, control sobre el balón. Esto queda recogido en las palabras del atleta al periodista José Luis López, cuando explica la fortísima preparación física a la que debe someterse. Quizás el récord más impresionante de Erick Hernández haya sido correr la maratón de 42 kilómetros y 195 metros, dándole golpes al balón sin que cayera al piso durante más de 7 horas. Dos de sus marcas están incluidas en el Guinness (los británicos son muy exigentes con eso de las marcas y exigen múltiples requisitos, así que no todos los récords del cubano están en ese libro).

el despista'o
 14/9/13 17:34

y yo no acabo de enteder de qué van los récord de este Atleta.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos