jueves, 1 de diciembre de 2022

Erick Hernández, muy controlado con la cabeza

En el lobby del hotel Copacabana, el cubano impuso un récord mundial de dominio del balón en la modalidad de sentado y solamente usando la cabeza…

José Luis López Sado en Exclusivo 31/05/2015
0 comentarios

“Las modalidades de dominio del balón con la cabeza, son mis fuertes. Y siempre intento imponer los récords mundiales utilizando la pelota Brazuca, a la cual me he adaptado muy bien por ser la más redonda que existe, la que más agua absorbe y la que no pierde el aire, incluso, aunque no se use”.

Así comentó a Cubahora el ex futbolista capitalino Erick Hernández, quien este sábado quebró el récord mundial de dominio del balón en la modalidad de sentado y solamente usando la cabeza, en un abarrotado lobby del hotel Copacabana, de la capital cubana.

Erick estuvo 30 minutos y un segundo pegándole toques a la Brazuca sin que cayera al suelo, para romper la marca anterior que pertenecía al también cubano Luis Carlos García, la cual era de 22 minutos.

“Traté de mantener siempre el balón en la vertical y empleé una alfombra en el suelo porque las manos me sudan mucho en este tipo de pruebas. Intenté llevar la marca hasta los 30 minutos porque es una cifra redonda. Además, así motivo más a Luis Carlos (García), un joven de solo 20 años que será mi sustituto y el de mi hermano Douglas en estas modalidades”, aseveró Erick a Cubahora.   

El conocido mundialmente como “Dominador”, expresó además que este fue un intento bastante cómodo, porque todas las condiciones estaban creadas como nunca antes le había sucedido.

“En ningún momento me pasó por mi mente que no podría terminar. Había entrenado muy fuerte, sobre todo el aspecto físico, en especial los músculos del abdomen y de la espalda alta, que son los que más sufren cuando se domina el balón sentado”, puntualizó Erick tras finalizar el agotador intento.

Hernández posee dos récords Guinness en estas pruebas: por tocar el balón en 319 ocasiones durante un minuto con la cabeza, y por pegarle a la pelota con los muslos durante una hora y 28 minutos.

Además, entre sus principales cotas universales están la del hectómetro (17:83 segundos), la de maratón (7:17 horas) y más tiempo pegándole con todo el cuerpo (19:10 horas).


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos