lunes, 27 de mayo de 2024

Erick Hernández “domesticó” la Brazuca

El cubano consiguió otro récord mundial en dominio del balón, sentado y pegándole solo con los pies, en el lobby del hotel Copacabana...

José Luis López Sado en Exclusivo 06/09/2015
0 comentarios

Una vez más, el capitalino Erick Hernández nos dejó a todos con la misma incógnita: ¿hasta dónde podrá llegar este gigante de ébano, que no cree ni en récords, ni en tribulaciones, para dominar una pelota?

Bajo una música de ritmo bien contagioso, y con su buena preparación física como principal premisa, Erick implantó un récord mundial de dominio del balón, pegándole sentado y solo con los pies, en el lobby del habanero hotel Copacabana.

El Dominador, como se le conoce en el ámbito mundial, mantuvo la pelota Brazuca sin que cayera al suelo durante tres horas, 16 minutos y 31 segundos. Así, quebró la anterior cota que poseía el también cubano Luis Carlos García (3:15.01),  desde el pasado 13 de diciembre del 2014.

En ningún momento del «trayecto», se le vio apurado o inseguro. Todo lo contrario. Sentado y apoyado, pasaban las horas y los minutos. Sudaba copiosamente, se agotaba, pero siempre tuvo control sobre el balón.

Tras confirmarse la ruptura del récord y después de recibir de manos de su fisioterapeuta el necesario estiramiento regenerativo, Erick comentó a Cubahora que le dedicó tres meses al entrenamiento para este récord mundial.

«Por la maestría deportiva que poseo, cuando preparo un récord le dedicó más parte del tiempo a las cuestiones del acondicionamiento físico, más allá del propio dominio del balón. En los entrenamientos, incluso con condiciones menos favorables que las existentes aquí (en el lobby del hotel), con menos iluminación, más calor y sin la ayuda del fisioterapeuta, yo había conseguido llegar hasta las tres horas y 33 minutos. Por eso, estaba seguro que hoy podía lograrlo», aseveró.

«Se me cansaron mucho los cuádriceps, la espalda baja y los glúteos, zona en la cual cae todo el peso del cuerpo en esta prueba. No obstante, me había preparado muy bien. Fundamentalmente, realicé muchos ejercicios de abdominales de piernas y tronco, y corrí más de siete kilómetros dos veces en cada semana. Esos fueron factores claves para poder mantenerme todo este tiempo dominando el balón», confirmó Hernández.

La Brazuca ha sido la pelota más empleada por el Dominador en sus últimos intentos. Él tiene bien claro el por qué. «Utilicé la Brazuca porque es la que me ha acompañado en los cuatro récord conseguidos el año pasado y en los dos que he logrado en 2015. Además, será la que utilizaré en mi último intento del año en curso, cuando le tire al récord mundial pegándole sentado y solo con la cabeza», argumentó a Cubahora.

«Esta es la pelota de fútbol más redonda de la historia, es porosa, absorbe mucho el sudor, no pierde el aire y sus colores permiten que no se te pierda mientras la vas tocando con los pies», concluyó Erick.

Hernández posee dos récords Guinness en estas modalidades: por tocar el balón en 319 ocasiones durante un minuto con la cabeza, y por pegarle a la pelota con los muslos durante una hora y 28 minutos.  
Además, entre sus principales cotas universales están la del hectómetro (17:83 segundos), la de maratón (7:17 horas) y más tiempo pegándole con todo el cuerpo (19:10 horas).


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos