domingo, 23 de junio de 2024

Entre la temporada muerta y la ruta olímpica en pelota

Mientras en Cuba no hay aún calendario definido para la serie 60, ya se saben los horarios del preolímpico de Arizona...

Norland Rosendo González en Exclusivo 01/02/2020
1 comentarios
Huracán Irma-Béisbol
El día tres se concentrará en la Habana la preselección de 38 jugadores de la cual saldrá el equipo para el preolímpico de Arizona.7

Hasta el año pasado estábamos por estos días en modo Serie del Caribe. Ahora, ausentes nuevamente de la llamada pequeña Serie Mundial del Caribe por razones ajenas a la voluntad de Cuba, ocupamos los espacios mediáticos con noticias de la temporada muerta del béisbol nacional y de la agenda internacional adelantamos titulares de los dos eventos preolímpicos que nos quedan para no quedarnos fuera de Tokio 2020.

De casa, hay mucho runrún sobre una serie 60 de la que no se dice aún cómo va a ser y las preselecciones comienzan a entrenarse a ciegas, solo con una fecha de inicio tentativamente fijada en la primera quincena de abril.

Lo que más alcance ha tenido, sobre todo en las redes sociales, es la negativa de Ciego de Ávila y Villa Clara para que el paracortos Yorbis Borroto y el pitcher Freddy Asiel Álvarez, se muden para los equipos de Camagüey y Matanzas, respectivamente.

Unos dicen que sí, que deberían autorizarlos, y otros siguen pensando con la lógica de que quien se va de la tierra que los vio nacer es un traidor.

Otra mentalidad hay en Pinar del Río, donde el año pasado dejaron ir sin restricciones a Vladimir Baños para que jugara con Industriales, y ahora lo reciben nuevamente con los mismos brazos abiertos de quien sabía que su partida no era definitiva.

Hay más rumores de presuntos movimientos, algunas gestiones más discretas, pero poco a poco va reflotando la realidad. Ariel Sánchez, que estaba sancionado en Matanzas, jugará el torneo provincial por Jovellanos y eso descarta el chisme de que iría a recalar a la valla de los Gallos.

El lanzador zurdo Dariel Góngora, otro que se perdió la postemporada por estar cumpliendo una medida disciplinaria, está participando en el torneo local de Camagüey, así que nada de irse también con Eriel Sánchez, el nuevo DT de Sancti Spíritus.

¿Y cómo será la temporada 60? Bien, gracias. Solo se sabe que tendrá, dicen, más de 70 partidos en el calendario, pero desde ya advierto que con uno o dos compromisos internacionales importantes, o tres si se alcanza el boleto olímpico, veo complicado ese torneo. Y con los aguaceros de mayo, posiblemente se empape más de la cuenta.

El día tres se concentrará en La Habana la preselección de 38 jugadores de la cual saldrá el equipo para el preolímpico de Arizona entre el 22 y 26 de marzo.

Cuba jugará en el mismo grupo de Venezuela (22, a las 3:00 p.m.), Canadá (23, 9:00 p.m.) y Colombia (24, 9:00 p.m.), países con los que ha perdido las últimas veces que se han enfrentado. La otra llave la integran Puerto Rico, República Dominicana, Nicaragua y Estados Unidos.

Los dos primeros de cada segmento avanzan a la superronda, a donde llegan con el resultado entre ellos y solo chocarán con los conjuntos del otro grupo, los días 25 y 26. Fin del campeonato.

Con el balance de tres juegos, se establece un ordenamiento y el líder gana el pasaje directo a Tokio 2020, sus dos escoltas más inmediatos también viajarán a Asia, pero hacia Taipéi de China, donde del primero al cinco de abril se efectuará el último evento clasificatorio.

Allá esperan por los dos representantes de América, Holanda, China, Australia y los anfitriones, para desarrollar un torneo por el sistema de todos contra todos a una vuelta con un único premio gordo, pues a esas alturas solo quedará un boleto disponible para completar el sexteto de olímpicos.

Ahora mismo, no soy muy optimista. Con la situación que tiene nuestro equipo nacional es difícil predecir un resultado halagüeño, por mucho que sea lo que más deseemos, pues para nosotros unos Juegos Olímpicos sin Cuba en la competición de béisbol es como una antología caribeña de la música popular bailable sin los Van Van.

Después de un desastroso 2019, año en el que no se pasó del sexto lugar en unos Juegos Panamericanos cuyo nivel en pelota era de cuarta o quinta categoría, y en el Premier 12 la selección quedó en la fase de grupos con la ofensiva más anémica que se recuerde de un equipo insular, no se puede prever un cambio brusco ahora, salvo que los rivales se presenten con conjuntos de bajísima calidad.

Ninguno de los rivales ha anunciado sus nóminas, pero no se descarta que muchos jugadores de ligas menores y de los circuitos invernales del Caribe sean los principales exponentes, mientras Cuba llevará el mismo equipo de siempre.

Traerá desde Japón a sus contratados al amparo de la Federación Cubana, con el inconveniente de que son 12 horas de diferencia y eso seguramente tendrá impacto en su rendimiento, si es que no pueden llegar con suficiente antelación para reponerse de ese cambio tan brusco.

Para no regresar de Arizona sin uno de los viajes a Asia, Miguel Borroto y su cuerpo técnico tendrán que trabajar fuerte para mejorar las tendencias de los conjuntos cubanos en los eventos en el extranjero: poca disciplina y paciencia en el home plate, exceso de batazos de rolling, pocas bases por bolas tomadas, incapacidad para construir carreras, al tiempo que los pitchers dejan mejor impresión, pero con poca eficiencia en la cantidad de envíos por comparecencia y por juegos, y en los momentos cruciales suelen permitir batazos claves.

Antes, el día ocho de febrero, Matanzas celebrará la Gala de Premiaciones de la temporada y habrá un tope entre la preselección élite y la del sub-23 que se alista para el campeonato panamericano con la idea de ganarse uno de los tres boletos para la Copa del Mundo de la categoría.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.

Se han publicado 1 comentarios


Arturo
 4/2/20 21:18

pienso que podremos tener una serie nacional de 75 juegos sin refuerzos para que se desarrollen los peloteros de cada provincia y que cada provincia gane con lo que tiene y después de esta serie nacional podríamos tener una liga nacional con los ocho equipos que queden de primero en la nacional y que se refuercen con los ocho equipos restantes , esta liga constaría mas o menos de 45 juegos y mantendrían los nombres de los equipos y esto mantendría el fanatismo por sus equipos de los aficionados , esto pueden estar seguros que mantendrían los dos torneos con mucho entusiasmo y serían del agrado de todos , pienso que los uniformes de los dos torneos deberían ser los mismos y siempre con el nombre de la provincia en el de visitador y el de homclub su segundo nombre , esto debería ser parejo para todos , sin privilegios para evitar seguir callendo en problemas y disgustos solo para complacer a algunos.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos