domingo, 19 de mayo de 2024

En asuntos de primera base, hummm

Aunque históricamente se hable de dos nombres, hay un tercero que podría robarse el show...

Norland Rosendo González en Exclusivo 02/05/2020
2 comentarios
José Dariel Abreu-pelotero cubano
José Dariel Abreu, don Pito. Durante 10 temporadas con Cienfuegos es el de más alta línea ofensiva. (deportecubano.com).

Cuando se habla de jugadores de primera base en Cuba pareciera que el mundo se reduce a dos nombres: Antonio Muñoz y Agustín Marquetti, cual de los dos más grandes, cuando la pelota se jugaba como si en cada partido les fuera la vida a los hombres, que no concebían la derrota entre las opciones y en caso de tocarles perder no sabía cómo alzar sus ojos hasta las gradas.

De aquella época romántica de la pelota cubana son Muñoz y Marquetti. O al revés, porque uno le dio paso al otro, después de compartir durante cinco años en la selección nacional. Por entonces el béisbol era sagrado, una religión. Por encima de las prebendas, los fichajes y los lujos, estaba el simple e inigualable placer de ganar cada juego.

En las temporadas cubanas valía la pena tostarse al sol una tarde dominical en el graderío de cualquier parque para ver a uno de estos zurdos ablandar bates pegándole con rabia a la infeliz bolita que salía de la mano de los pitchers condenada a un golpe seco, contundente, que 578 veces, entre ambos, mandó la pelota al otro lado de las cercas.

Ningún inicialista ha pegado más jonrones en series nacionales que el Gigante del Escambray (371), ese guajiro que bajó un día del lomerío con más cuerpo que técnica para jugar pelota y al poco tiempo era un terror con el pedazo de madera entre las manos.

Solo él ha anotado más de mil carreras (1281) y es líder también entre los de su posición en carreras impulsadas (1407), total de bases recorridas (3569) y boletos recibidos (1551), todo eso en casi un cuarto de siglo sobre los diamantes (24 campañas).

De sus palos de todo tipo no vamos a hablar. En todos los estadios dejó su marca, lo mismo en un lugar dentro del campo donde la yerba no salió más o en el pedazo de concreto que le quitó a las cercas. O en el imaginario popular que midió en kilómetros las parábolas de sus conexiones.

Si quiere saber de Muñoz casi todo, busque el libro El Gigante del Escambray, del acucioso periodista e investigador Osvaldo Rojas Garay, donde se incluye de cada jonrón fecha, rival (si era zurdo o derecho) estadio y hasta el marcador de los juegos. Con eso se lo digo todo.

Marquetti sigue siendo un ídolo en La Habana aunque no viva en Cuba. Después de un decenio vistiendo el traje de la selección nacional no colgó el mascotín y se entregó a su Industriales sin nostalgias por los tiempos idos. Era el mismo Agustín Marquetti, y para que no quedaran dudas en la historia en 1986 pegó un palo en el Latinoamericano frente al inmenso Rogelio García para decidir un campeonato que todavía eriza a los fanáticos de los Leones.

Marquetti no encabeza ninguna estadística ofensiva entre los defensores del primer cojín al sumar sus números durante 22 temporadas insulares, pero no le hace falta para ganarse unos cuantos votos a la hora de elaborar un ranking en esa posición. Y cuando digo unos cuantos, piense en miles, decenas de miles…

Incluso, ordenándolos por average ocupa el lugar 26 en el escalafón con .288, y entre los habaneros no coge ni medalla, va detrás de Antonio Scull (.312), Alexander Malleta (.297) y Roberto Colina (.293), pero quién dice que no es el mejor primera base que ha jugado con Industriales.

Le pedí al estadístico Benigno Daquinta una lista de los inicialistas más sobresalientes en series nacionales y me devolvió un escalafón con 38 nombres. Son tantos los buenos primeras bases que ha tenido Cuba, que no es justo decir solo Muñoz y Marquetti cuando preguntan por el mejor.

Pero si por números fuera, hay uno que dio palos aquí y los está dando aún en Grandes Ligas: José Dariel Abreu, don Pito. Durante 10 temporadas con Cienfuegos es el de más alta línea ofensiva (AVE/OBP/SLU): .342/.457/.621. Supera a todos además en Poder Aislado (280), Frecuencias de Extrabases (7.32), de jonrones (14.60) y de carreras impulsadas (4.53).

Como estamos hablando de la obra en Cuba no vamos a tocar su hoja de servicios en la Gran Carpa, porque los tiempos son otros y no dudo que Muñoz y Marquetti también hubieran podido resplandecer en la meca del béisbol mundial.

Y antes de dar paso a tres colegas, les voy a mencionar algunos nombres de jugadores con al menos diez campañas para que saque también sus cuentas y aproveche el aislamiento social recordando batazos y jugadas de estos estelares: Yordanis Samón, Loidel Chapellí, Yunier Mendoza, Yorelvis Charles, Ariel Borrero, Joan Carlos Pedroso, William Saavedra, Luis Felipe Rivera, Alejo Orrelly, Pedro Poll, Julio Germán Fernández, Felipe Sarduy, Juan Carlos Millán, Agustín Lescaille…

Qué dicen tres colegas:

Dulier Reyes (narrador deportivo de Radio Rebelde):

“Desde mi punto de vista, el voto al mejor primera base del béisbol en Cuba se lo doy a Antonio Muñoz “El Gigante del Escambray”. Es el único defensor del primer cojín que ha jugado más de 16 000 entradas en la pelota cubana, además, resultó champion jonronero ocho veces y fue el primero en llegar a la cifra de 200 y 300 vuelacercas en Series Nacionales. En total disparó 371 HR y remolcó 1 407 carreras. Internacionalmente fue seleccionado dos veces como Jugador Más Valioso (MVP) en campeonatos mundiales y es miembro del Salón de la Fama del béisbol Cubano”.

Mario Martín Martín (periodista deportivo del periódico Invasor, de Ciego de Ávila):

“Por ser la primera base una posición en la que batear es una obligación, en la historia de nuestras series nacionales son muchos los que han “destripado” pelotas, no obstante, y tal vez por ser Antonio Múñoz de la época romántica de nuestro pasatiempo nacional, es el primero que me viene a la mente al tener que mencionar el mejor”.

Y cierro con el fotorreportero Ricardo López Hevia, del periódico Granma:

“Elegir siempre es complejo y más cuando de béisbol se trata. Seleccionar el mejor primera base en la historia del béisbol cubano despierta múltiples sensaciones sobre todo por temor a ser injusto. Como se trata de una elección muy personal les digo que pondría primero un trío: Antonio Muñoz, Agustín Marquetti y José Dariel Abreu, los tres con todos los méritos para ser el elegido, pero este fiel seguidor del béisbol cubano hoy se define por Pito Abreu, su trabajo en Cuba y ahora en el mejor beisbol del mundo define su corona”.

Sé que los números pesan toneladas y si por mis ojos fuera a quien más vi fue a Pito Abreu, de Muñoz conservo vagos recuerdos, pero el Gigante es el Gigante. Me voy con la historia y le dejo a usted un abanico de opciones para que sume al debate en lo que venimos con las combinaciones de torpedero y camarero, y no crea que es tan fácil. No es asunto de Germán y Padilla…

 


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.

Se han publicado 2 comentarios


guisver
 6/5/20 10:40

buen articulo pero coincido con el amigo Ricardo López Hevia, del periódico Granma, la historia no se puede olvidar y muchos menos a los grandes que han pasadopor nuestro beisbol pero le doy mi voto a Pito Abreu...

miguel94
 5/5/20 8:22

Escelente articulo en todos los aspectos , refleja opiniones que no se pueden dar en otros medios, ¨menciona a Jose Dariel Abreu ¨ uno de los mejores peloteros cubanos de la actualidad pero que tiene casi nula publicidad en cuba .En lo personal me quedo con Antonio Munoz esa estadistica  de ser 8 veces lider hr de nuestras series nacionales lo convierte en el lider ,y mas en una epoca donde existia un pitcheo de gran calidad en cuba , Creo que Marquetti recibe mas votos por ser capitalino eso le da ventaja sobre otros como Joan Carlos Pedroso , Leonel Moa o Yordanis Samon.  

Deja tu comentario

Condición de protección de datos