martes, 29 de noviembre de 2022

Empezar temprano…¡Ya!

La calificación en todos los deportes en América se ha incrementado notoriamente y ello convida a los estrategas a concebir planificaciones más rigurosas para la fiesta hemisférica que acogerá la Ciudad de los Reyes...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 08/08/2018
0 comentarios
Barranquilla Cuba

Al filo de la medianoche del viernes 3 de agosto se apagó la llama del pebetero encendido el 19 de julio en el estadio Metropolitano de Barranquilla, Colombia. Y, al mismo tiempo, como lo pauta la regla del olimpismo, finalizaron los XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe. Ese suceso también inició el camino para los XVIII Juegos Deportivos Panamericanos que acogerá Lima, desde el viernes 26 de julio hasta el domingo 11 de agosto de 2019.

Y ese excepcional instante sirvió a Baqui, la mascota de la fiesta escenificada en la urbe conocida como la Ciudad de los Brazos Abiertos, para saludar a Milco, su par en el certamen de la capital sudamericana que figura entre las cinco más pobladas de América Latina; y una de las treinta urbanizaciones más habitadas del mundo. Aquel inolvidable momento acercó, todavía más, a los integrantes de la familia deportiva de las naciones involucradas, que solo evocaron las palabras “¡hasta pronto!”.

Sobra tiempo para celebrar los quince años de una adolescente, así como para organizar la boda de cualquier miembro de la descendencia, pero no falta un vasto espacio para tener a punto todo lo demandado, con vistas a refrendar la segunda plaza de la cita planificada para la localidad cuya fundación española sucedió el 18 de enero de 1535 con el nombre de la Ciudad de los Reyes.

México regresó a la cima del añejo encuentro multideportivo regional que reunió a 5 400 deportistas de 37 naciones. Alcanzó ese palmarés por, entre otras razones, el rendimiento de sus exponentes en tiro, ciclismo y patinaje. Evidentemente, a Cuba le resultará un tanto difícil crecer, a un rango continental, en patinaje —deporte que propicia muchos lauros— pues la estatura de esos jovencitos todavía dista de la exigencia panamericana.

Pero creo que las autoridades deportivas del país sí pueden apostar —con una ejercitación bien diseñada— al surgimiento de nuevas cotas en tiro; mejores realizaciones en toda el área de campo; y algunos eventos de velocidad del atletismo; así como el incremento de un mayor look en gimnasia artística, clavados, y varios eventos de natación, y en los deportes con pelota.

También, esa acción podría aumentar la envergadura de los caballeros en ciclismo. Para nada durante la ejercitación correspondiente a la campaña preolímpica dominará en el Movimiento Deportivo Cubano el empirismo, la magia y los caprichos. La clave para acceder a las nuevas conquistas no es otra que empezar temprano… ¡Ya!


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos