domingo, 27 de noviembre de 2022

El turco ni quiere ver a Mijaín

No quiso entrenar...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 07/10/2020
2 comentarios
Mijaín López-Riza Kayaalp

Me enteré ahora. Y, como no lo he visto reflejado en la prensa, y es algo tan interesante, no he titubeado en escribirlo. La historia abarca a los dos mejores luchadores, durante ya varios años, de la división súper pesada del estilo grecorromano. Uno es el turco Riza Kayaalp. Y el otro el cubano Mijaín López

Sucedió en los Campeonatos Mundiales de Budapest 2018, a los cuales nuestro compatriota asistió. Pero no iba a competir, pues ello formaba parte de la estrategia para alargarle la vida deportiva en busca de una cuarta medalla de oro en Juegos Olímpicos (los de Tokio 2020, ahora con igual nombre en 2021).

Él asistió a la bella capital húngara como parte de su preparación, y para ver de cerca lidiar a sus rivales. Es de pensar que la mayoría de ellos sabía que el casi invencible no iba salir a buscar una medalla más en campeonatos mundiales. Y aprovechamos para recordar que en ellos tiene cinco de oro y tres de plata.

¿Qué pasó? Mijaín se encontraba entrenando en Budapest y el turco llegó para hacerlo…

“Me vio. Entonces dio media vuelta y se fue. Tengo entendido que no entrenó ningún día. Que fue directo para la competencia”, me dijo el súper campeón.

Luis de la Portilla, el siempre dispuesto comisionado nacional de luchas, nos dio su punto de vista.

“Fue algo que llamó la atención. El turco, al final, terminó sin medalla. Y el cubano Oscar Pino con bronce”.

A propósito: luego Kayaalp (cuatro de oro, dos de plata y dos de bronce en mundiales de adultos) le ganó a Pino en la final de Nur-Sultán 2019. Pino, “sentado en el banco” mientras el piñareño asistía a los certámenes del orbe, había salido con bronce del efectuado en París 2017, y, como acabamos de escribir, del realizado en Budapest 2018. Sí, no hace falta tener una bola de cristal: se esperan otros éxitos cuando Mijaín López cuelgue la trusa después de los Juegos Olímpicos de Tokio.

¡QUÉ LECCIÓN!

Riza Kayaalp le ganó como local a Mijaín López en los campeonatos mundiales de Estambul 2011. Ello abrió un signo de interrogación de cara a los entonces cercanos Juegos Olímpicos de Londres 2012. Se vieron en las semifinales (sí, una espectacular final adelantada). El cubano la resolvió de forma magistral. Y con esa victoria (aunque le faltaba una, ante el estonio Heiki Nabi), logró su segunda dorada en las justas de los cinco aros. Ya había conquistado la de Beijing 2008. Kayaalp entonces quedó con la de bronce en Londres 2012.

“No me gana más”, me dijo, poco después de Estambul 2011, para los lectores de Cubahora.

“Me descuide, miré hacia abajo”, agregó en aquel momento.

No mencionó una molestia en uno de los muslos, la cual arrastraba desde varios combates anteriores.

Él, por supuesto, se lo creía con toda su fuerza increíble. Y yo, por supuesto, también me lo creí.

Pero… ¡no fue así!

Kayaalp le volvió a ganar en el de Las Vegas 2015. Y la película entonces se parecía a la ya vista: una victoria suya el año previo a los Juegos Olímpicos, en este caso los de Río 2016.

En la urbe brasileña sí ya se vieron las caras en el combate final. Aquí en Cubahora pusimos en el título Mijaín no creyó en… ¿la piedra turca? Entonces tecleamos: “(…) el título de nuestro trabajo, escrito antes del desenlace con optimismo por la premura periodística, no llevaba signos de interrogación. Pero cuando vimos lo que ocurrió se los pusimos…”. Es que los sueños del turco deben haber durado… ¡los primeros 20 segundos!

Kayaalp trató de recuperarse. Pero vio que no podía. Y en su impotencia, al no poder siquiera mover a lo que parecía ser una pared de acero, se le escapó una actitud muy antideportiva: le lanzó una bofetada. “Tuvo un mal momento”, me dijo comprensivo después Mijaín.

Quiero detenerme aquí:

Hay que felicitar también a Mijaín López por no haber respondido con violencia a aquel gesto antideportivo. Y ello ojalá quede en la historia como una enseñanza. Lo decimos porque a veces otros cubanos han perdido la ecuanimidad ante un arbitraje equivocado, en ocasiones parcializado. Un público hostil… Han venido lógicas sanciones. Y, para colmo, han perdido sus mejores momentos.

¡Gracias, Mijaín!

Bueno, por todo eso, y por más, cuando el turco lo vio en Budapest dio la espalda. Y se fue enseguida…


Rafael Norberto Pérez Valdés

Se han publicado 2 comentarios


Lazaro Livan
 16/10/20 13:05

todo perfecto no cabe duda de que tanto el turco como lopez son los dos mejores del mundo , ahora sabe que el de la mayor de las antillas no solo compite el solo, sino que compite con las fuerzas de todo su pueblo.

con respecto al turco que decidio retirarse creo que fue para intentar romper de manera subconciente la cadena psicologica que le estaba acechando con los hechos de mundiales y luego olimpiadas de que el ganaba el mundial pero en las olimpiadas ya era otra historia tanto fue asi que en la ultima de los 5 aros mijain no solo le gano sino que fue una victoria rotunda

Ramon
 11/10/20 14:28

Excelente , pero a Mijain despues de esta prorroga involuntaria mundial por via del COVID , y el no haber podido practicar ni competir en la Bundesliga le convendria asistir al proximo Campeonato Mundial para entrar en engranaje y para sondear de cerca a sus proximos rivales en lo que seria su ultima competencia la Olimpiada de Tokio en busca de su 4to titulo consecutivo. 

Deja tu comentario

Condición de protección de datos