martes, 6 de diciembre de 2022

El Mago sin la chistera (II y final)

Las habilidades del balonmanista Juan Querol enamoraron a los pobladores del planeta Tierra. Ahora como técnico, revela sus pareceres sobre la especialidad...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 07/10/2018
0 comentarios
Juan Querol
Juan Francisco Querol, El Mago

En esta temporada preolímpica, como en las anteriores, el panorama competitivo será tan denso como en las precedentes. Por eso, serán muy delicados los intercambios para conformar un seleccionado de balonmano así como de los restantes deportes con pelota. Unos estrategas prefieren trabajar con gigantes (1.90-1.95 metros) y otros con exponentes de varias tallas.

El matancero Juan Querol, otrora integrante de la formación del país en la década de los años 80, ofreció su opinión sobre el asunto: “Seleccionar a los más altos tiene su explicación técnica. Ellos conforman una línea defensiva más alta, difícil de vulnerar. Y lanzan, sin mucho esfuerzo, desde largas distancias. Tiene peso también la concepción de hacer un conjunto integrado por muchachos de diferentes alcances, pero la inexistencia de las Escuelas de Perfeccionamiento Atlético (ESPA) nos impide arriesgar. En el pasado campeonato juvenil celebrado en Holguín, Villa Clara inscribió un colectivo cuyos jugadores lucían como unos pulgarcitos al lado de la mayoría de los adversarios. Esos chiquiticos desarrollaban una defensa implacable, y quedaron entre los cuatro grandes, y provocaron muchos dolores de cabeza en la última fase de la competencia. Aquella demostración revaluó la importancia de pensar en hombres de baja estatura para tareas importantes”.

Los equipos muestran sobre el terreno cómo su director técnico interpreta el deporte. La mayoría basa su conducta en el ataque, mientras los otros se aferran a la defensa. El profesor de la EIDE Luis Turcios Lima de Matanzas dijo: “La experiencia ha revelado que la mejor ofensiva es una buena defensa. Los campeones de los diferentes encuentros internacionales han logrado esa jerarquía, fundamentalmente, por la fortaleza para resguardar su meta. Por ejemplo, cuando yo era jugador en activo el equipo anotaba 30 goles, pero debido a la mala protección de la portería aceptábamos una cantidad similar, o mayor. Carecíamos de la conciencia necesaria para proteger la portería; y por eso, casi siempre prevalecíamos por escaso margen ante los seleccionados descollantes, de primerísimo nivel. El equipo de este cuatrienio, y los venideros, mostrará otra conducta en ese sentido, pues en la base se le presta atención a ese sector del juego. Existe claridad meridiana sobre el asunto. Esa convicción posibilitará que nunca zozobren”.

Hace unas semanas concluyeron los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia. El combinado de la mayor isla de Las Antillas dominó, en toda la línea, el encuentro de la fiesta deportiva cuatrienal celebrada en la urbe sudamericana: “En Barranquilla ganamos el título porque de nuevo ya aventajamos a los rivales del área en casi todas las exigencias del juego. Sin embargo, para ir más lejos todavía se requiere crecer como equipo; es decir, aumentar la madurez deportiva que permite alcanzar rapidísimas combinaciones tácticas ofensivas y defensivas. Ese objetivo se resuelve con mayor frecuencia de entrenamientos antes de las citas internacionales. Resuelto ese obstáculo, volveremos al entorno mundialista en el ciclo 2020-2024”.

El Campeonato Panamericano y los Juegos Deportivos Panamericanos son los encuentros de América que conceden visas para las lides más jerárquicas de la especialidad. Para el evento continental (JDP) que acogerá la capital peruana del 24 de julio al 3 de agosto todavía no están clasificados todos los equipos. En el masculino ya están en el organigrama el representativo anfitrión y las selecciones de Perú, Brasil, Argentina, Cuba, Puerto Rico y México. En el femenino conforman el esquema Perú, Brasil, Argentina, República Dominicana, Puerto Rico y Cuba. En ambos casos faltan las definiciones entre Estados Unidos y Canadá, y el resultado del torneo de repechaje.

Por supuesto, la altura del encuentro señalado para la capital peruana será mayor a la escenificada hace unos meses sobre el rectángulo del coliseo del Colegio Sagrado Corazón de Barranquilla, la urbe también conocida como la Ciudad de los Brazos Abiertos. Porque a la otra gran fiesta deportiva del hemisferio se añaden las formaciones de Argentina y Brasil. Tanto los auriverdes como la selección albiceleste tienen rango mundialista. Otro importante alcance de nuestros paisanos sería relegar a uno de esos dos colosos antes de la definición total del nuevo foro cuatrienal. Así confirmarán que ya tienen el nivel de imaginación requerido para jugar a placer y llenar de luces las duelas. Y la destreza demandada para dotar de un cálido ambiente el aforo de cualquier recinto del orbe.

Clasificaciones generales JCC y JDP (siglo XX y XXI)

- Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe

Masculino: 1993: Cuba, México, Puerto Rico y Guatemala. 1998: NO SE CONVOCÓ. 2002: República Dominicana, Puerto Rico, México y Guatemala. 2006: República Dominicana, Cuba, México y Puerto Rico. 2010: República Dominicana, Venezuela, México y Puerto Rico. 2014: Puerto Rico, República Dominicana, Cuba y México.

- Juegos Deportivos Panamericanos

Masculino. Indianápolis 1987 (1. Estados Unidos. 2. Cuba. 3. Brasil). La Habana 1991 (1. Cuba. 2. Brasil. 3. Estados Unidos). Mar del Plata 1995 (1. Cuba. 2. Brasil. 3. Argentina). Winnipeg 1999 (1. Cuba. 2. Brasil. 3. Argentina). Santo Domingo 2003 (1. República Dominicana. 2. Brasil. 3. Argentina.) Rio de Janeiro 2007. (1. Brasil. 2. Argentina. 3. Cuba.) Guadalajara 2011 (1. Argentina. 2. Brasil. 3. Chile) Toronto 2015 (1. Brasil. 2. Argentina. 3. Chile).


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos