jueves, 23 de mayo de 2024

El Liverpool avanzó, bien mordido por la Loba herida

El cuadro inglés cayó 2-4 en el estadio Olímpico frente a la Roma pero le alcanzó el resultado del cotejo de ida...

José Luis López Sado en Exclusivo 03/05/2018
0 comentarios
Radja Nainggolan ap
A pesar de los dos goles de Nainggolan para el cuadro de la Roma, el Liverpool avanzó a la gran final

Quien dio primero… avanzó a la gran final de la Liga de Campeones del fútbol europeo. La Roma nunca bajó la guardia ni esa autoestima que le corría por las venas tras haber remontado al favorito Barcelona en cuartos de final. Este miércoles, en el cotejo de vuelta de semifinales, en su feudo del estadio Olímpico, la Loba maltrató en demasía al Liverpool inglés y, con un tiempo complementario excepcional, venció 4-2.

Pero el cuadro inglés solventó el pase a la disputa de la bella Orejona (Copa), pues goleó 5-2 al elenco azzurra en el cotejo de ida, disputado en su terreno de Anfield. Así, el próximo día 26 se las verá ante el monarca exponente Real Madrid, en Kiev, Ucrania.

El partido no comenzó bien para los italianos, pues en el minuto 9 su volante de contención Radja Nainggolan entrega mal un balón en la mitad de la cancha y es recuperado por Firmino, que se lo cede a Sadio Mané para que el senegalés lo transforme en gol, su noveno del torneo, mediante un disparo de zurda y cruzado, inatajable para el arquero Allison.

La grada del estadio Olímpico no lo creía. “Ya nos metieron cinco la pasada semana y ahora nos anotan otro. Estamos bien complicados”, parecían decir los hinchas italianos. Pero la Loba enderezó rápido el rumbo y, en el 15, su lateral derecho Alessandro Florenzi centró una pelota que cabeceó El Shaarawy. Pero el despeje del defensa Lovren le da en el rostro a Milner y el balón se mete dentro de la portería: 1-1 y a soñar con la remontada.

El partido era puro sube y baja. Se jugaba tanto por el centro como se abrían las bandas. Posibilidades para ambos bandos. Y en el minuto 27, luego de un cobro de esquina, el holandés Giorgino Wijnaldum pone delante 2-1 al conjunto de la tierra de Los Beatles, con su gol de cabeza. Después no ocurrió nada más, y así se fueron al descanso.

Con un marcador global de 7-3 favorable al visitante, el entrenador local Eusebio Di Francesco debió aupar a sus alumnos en el camerino. Seguramente les dijo algo así como: hay que subir al ataque, en busca de goles. Aquí no hay mañana y es ahora o nunca.

Y sus chicos cumplieron en demasía ese plan estratégico y no les importó dejar los espacios libres. Lo cierto fue que el segundo tiempo fue un claro monólogo de la Loba, a la que le faltó apenas un gol para llevar el juego hasta la prórroga. El tridente ofensivo del Liverpool apenas se asomaba al área rival, y se acercaba una tormenta italiana.

En el 52, El Shaarawy culmina un contraataque con un potente disparo, del cual da rebote el arquero Loris Karius. Edin Dzeko se apropia del balón y lo anida en la cabaña, para el empate momentáneo (2-2).

Aun así, faltaba bastante para certificar otra histórica remontada de la Roma, similar a la que consiguieron contra el Barcelona. Y como sucede muchas veces, el árbitro esloveno Damir Skomina no marcó un claro penal a favor del local, en el minuto 63.

El conjunto italiano no se amilanó. Siguió atacando y, en apenas cinco minutos, marcó otro par de goles. En el 87, Nainggolan le dio un potente zapatazo a la esférica desde más de 25 metros y puso el 3-2 en el pizarrón, mientras que, en tiempo agregado, el propio volante concretó el 4-2 favorable a la Loba, de penal.

Le faltó un gol para ir a los tiempos extras y ver qué podía suceder. La Loba cayó “con las botas puestas”. El Liverpool del técnico alemán Jürgen Klopp, deberá estudiar muchísimo los errores cometidos si quiere obtener su sexto título en la Liga de Campeones, en detrimento del décimo tercero al cual aspira el Real Madrid del adiestrador francés Zinedine Zidane.


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos