miércoles, 7 de diciembre de 2022

¡El látigo de Mijaín!

Un vistazo a sus ocho medallas en Campeonatos Mundiales, ahora que se acercan los de París, en los que no competirá...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 08/07/2017
0 comentarios
Mijaín López, pentacampeón mundial
El tres veces campeón olímpico, fue elegido hace unos días como delegado directo al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes

Quedaron cosas en el tintero, como anunciamos en nuestro trabajo anterior ¿Qué hace Mijaín López?. Es obligatorio entonces no demorar mucho otra pregunta: ¿Volvemos hoy de nuevo a los colchones de lucha? ¡Vamos!

Y resulta imprescindible recordar dos elementos. El fornido cubano del estilo grecorromano (196 centímetros de estatura, división de los 130 kilogramos), tres veces campeón olímpico, fue elegido hace unos días como delegado directo al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, a celebrarse en Sochi, Rusia, del 14 al 22 de octubre. El otro: este año no competirá en los Campeonatos Mundiales de París, del 21 al 26 de agosto. El objetivo, como ya explicamos, es tratar de alargar tan brillante carrera teniendo en cuenta su edad: el próximo 20 de agosto cumplirá 35 años.

Vamos entrando ya de forma más directa en nuestro tema. Una curiosidad salta en la pantalla de la computadora: si no fuera por esa muy sabia estrategia de alargar su carrera, es de pensar que en la Ciudad Luz estaría ganando su novena medalla en Campeonatos Mundiales. Hasta ahora ha merecido cinco de oro y tres de plata. Las coronas las consiguió en Budapest 2005, Bakú 2007, Herning 2009, Moscú 2010 y Taskent 2014. Y con preseas de plata terminó en Guangzhou 2006, Estambul 2011 y Las Vegas 2015. Vale la pena recordar eso. Y mucho más…

¡QUÉ ENTRETELONES!

Ah, pero detrás de toda esta historia hay entretelones que nos parecen muy interesantes. Uno de ellos, antes de entrar en sus hazañas, puede resultar sorpresivo para algunos lectores: En Campeonatos Mundiales, Mijaín no siempre fue Mijaín…

Vamos a empezar con los mundiales juveniles: ¡no le fue bien en ellos! Quedó noveno en el de Budapest 1999. La posibilidad del desquite un año después no la pudo aprovechar: octavo en el de Nantes 2000 (siempre compitiendo en 97 kilogramos). No ocurrió algo desfavorable en ese tipo de certámenes con los dos grandes rivales de toda su exitosa carrera. El ruso Khassan Baroev venció allí en Nantes 2000. Y el turco Riza Kayaalp ganó plata en Beijing 2007, oros en Estambul 2008 y Ankara 2009.

(Aprovecho para abrir un necesario paréntesis: ¿Qué balance ha tenido contra Baroev, de 188 centímetros de estatura, ya retirado, y frente a Kayaalp, el más bajito de los tres, de 181 centímetros, en activo? Un par de victorias por bando contra el ruso. Mijaín lo venció en las finales de Bakú 2007, y los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. El ruso salió airoso en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, en que terminó campeón, y Guangzhou 2006. Mijaín le ha ganado al turco cuatro de los seis combates: Herning 2009, Juegos Olímpicos Londres 2012, Taskent 2014, y Juegos Olímpicos Río 2016. No pudo con él en Estambul 2011 y Las Vegas 2015. Quizás es todavía una cuenta abierta…).

LLEGÓ LA HORA

La persistencia es muy importante en la vida. Y si a Mijaín no le fue bien en sus dos mundiales juveniles, tampoco ocurrió así en sus primeros pasos en los de adultos: sexto en Patras 2001 (ahí el equipo logró importantísimo triunfo por equipos), decimotercero en Moscú 2002, decimosexto en Creteil 2003. ¿Y en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004?: Quinto lugar.

El camino, ¡llegó su momento!, se le abrió ya un poco después: oro en Budapest 2005, plata en Guangzhou 2006, oro en Bakú 2007, primera dorada olímpica en Beijing 2008, oro en Herning 2009, oro en Moscú 2010, plata en Estambul 2011, segunda dorada olímpica en Londres 2012, oro en Taskent 2014, plata en Las Vegas 2015, tercera de oro en los Juegos Olímpicos Río 2016. Es decir: nunca sin medallas en todas sus grandes competencias desde hace 12 años. Y en diez ocasiones, como ya escribimos, contra Baroev o Kayaalp.

Quiero recordar algo: ya tuvo un año de semidescanso en 2013, después de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. El resultado fue casi a pedir de boca: oro en Taskent 2014, plata en 2015 (para él una especie de patinazo), tercera de oro a ese nivel en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Quiero también recordar algo más: ha perdido, siempre ante el turco, los dos Campeonatos Mundiales (Estambul 2011 y Las Vegas 2015) previos a los últimos Juegos Olímpicos (Londres 2012 y Río 2016). En ellos, como ya escribimos, volvió a resultar invencible. He pensando siempre que esos dos reveses le dispararon más la motivación, el no confiarse ante tantos éxitos. Era una curiosidad que no podíamos dejar de mencionar cuando estamos a punto de salir de los colchones.

Si nos guiamos entonces por alguna posible cábala (teniendo en cuenta el párrafo anterior, y sus ambiciosos planes de llegar al podio en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020), sería bueno que no ganara el oro en los Campeonatos Mundiales de 2019…

 


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos