miércoles, 7 de diciembre de 2022

El karting prende los motores

Después de un impase, el INDER ha mostrado interés para ayudar a que los bólidos sobre ruedas regresen a los kartódromos de Cuba...

Norland Rosendo González en Exclusivo 17/07/2017
0 comentarios
Carrera automovilismo
No es de los deportes que más se practique en Cuba, pero de que tiene uno de los públicos más fieles, no hay dudas.

No es de los deportes que más se practique en Cuba, pero de que tiene uno de los públicos más fieles, no hay dudas. Se avisan unos a otros por un mecanismo muy bien “engrasado”: hay carrera de karting mañana en tal lugar. Basta ese “norte” para garantizar el quórum de competidores y una avalancha de fanáticos a esa especialidad del automovilismo.

Hacía un buen tiempo que no se corría karting en La Habana. Casi tres años en que los motores estaban en baja, como se dice en el argot de los mecánicos. Durante ese lapso, no quedaba otra opción que seguir viendo las carreras internacionales en el programa televisivo A Todo Motor y soñar con el regreso de los karts a las pistas cubanas.

Parece que las acrobacias de esos bólidos sobre ruedas regresarán a los kartódromos de nuestra Isla, y como augurio de los nuevos tiempos, este mes de julio se efectuó una exhibición de niños en el Rodeo del Parque Lenin. Fue una mañana sabatina bajo un sol abrasador (eso no es noticia en esta época del año) y animado por el ruido frecuente de aviones recién despegados del aeropuerto internacional José Martí.

Los protagonistas eran pequeños menores de 10 años, de quienes probablemente se hable mucho dentro de poco, si en definitiva este deporte vuelve a tener el protagonismo de antaño en nuestro país.

Cubahora dialogó con Vladimir Balbín, representante del grupo de trabajo de karting, quien confirmó que existe una estrategia integral para que ese deporte recupere el protagonismo de tiempos atrás.

Después del impase debido a una serie de problemas internos y organizativos, el INDER ha mostrado interés para ayudar al rescate de esta modalidad, que es en sí un gran espectáculo.

“Hay un proceso de reorganización que encabeza nuestro grupo de trabajo; el propósito es lograr en un futuro no muy lejano un nivel competitivo que garantice buenos resultados en el área de Latinoamérica y el Caribe”, explica el funcionario.

Desde hace seis meses están planeando qué hacer y cómo hacerlo para evitar los problemas de períodos anteriores, y el programa incluye un levantamiento de los pilotos activos y no activos que tienen potencialidades y posibilidades para retornar al kartódromo o ayudar a las nuevas generaciones.

También diseñaron una propuesta de calendario competitivo para el 2018, calificado por Vladimir como intenso y fuerte, y que denominarán Temporada de karting-2018, el cual contempla válidas que den puntos y en las que se premiarán al campeón y subcampeón de cada categoría convocada en esas carreras.

Pero no hay competencia sin competidores, y esa es otra línea de trabajo: el reordenamiento de las categorías, tanto las élites como las otras, entre ellas, la promocional de cadetes, de jóvenes pilotos y la junior, que fue la que participó en la exhibición en el Parque Lenin.

Vladimir enfatizó en la necesidad de recuperar las categorías regidas por los reglamentos internacionales y las libres, en las cuales se incluyen diferentes cubicajes y modalidades.

Mientras, los pequeños pilotos se deleitaban entre ellos y deleitaban a la concurrencia —la mayoría familiares y amigos— con sus acelerones, adelantamientos y acrobacias en las curvas cerradas del circuito, muchos en el público concordaron en que esta no debe ser una actividad aislada, que los deje con deseos, cuando ellos son capaces de “ir a donde tengan que ir” para disfrutar de una excitante carrera de karting.

En ese sentido, el funcionario explicó que se trabaja para que este deporte se estabilice en la capital, pero que a la vez trascienda los espacios habaneros y se desarrollen otros espacios en el país, aunque reconoció que existen practicantes del karting en Granma, Holguín y Pinar del Río.

En La Habana, la gente está ansiosa por volver a ver con el esplendor y la concurrencia tradicional al kartódromo insignia del país, el de Cocomar. Si se tejen todas las alianzas necesarias y se trabaja por el rescate de un deporte que es espectáculo a la vez, quedarán atrás los tiempos de los motores apagados o en baja.

Hay muchos niños y jóvenes que sueñan con exhibir sus habilidades y buscarse un buen puesto en el ranking continental del karting. Queda mucha pista por recorrer, pero, por suerte, ya los equipos están en la línea de arrancada otra vez.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos