domingo, 16 de junio de 2024

El juego del palmar… primero oficialmente divulgado

El béisbol cubano tuvo su origen en el Vedado capitalino y en Matanzas...

Helio Ángel Menéndez García en Exclusivo 27/12/2012
0 comentarios
Estadio Palmar de Junco
Estadio Palmar de Junco matancero, donde se realizó el primer partido oficial del béisbol cubano

Aunque históricamente se ha dicho que el primer juego de béisbol efectuado en Cuba tuvo lugar el 27 de diciembre de 1874 en el legendario Palmar del Junco yumurino entre los equipos Habana y Matanzas, lo cierto es que ese fue el primero oficialmente divulgado pues desde años atrás ya este deporte era conocido en terrenos del Vedado capitalino y en la Atenas de Cuba.

En La Habana fue introducido por jóvenes adinerados que cursaban estudios en universidades estadounidenses; en Matanzas por tripulantes de los barcos yanquis que solían fondear en su bahía, por lo que no es de extrañar que el partido del 27 de diciembre de 1874 enfrentara equipos de esos dos territorios.

Al hacer referencia en la revista capitalina El Artista al memorable juego, ganado por el Habana 51 corridas (así llamaban a las carreras) por 9 el pionero de la crónica deportiva Henry contribuía a que el beisbol se expandiera dándose a conocer entre la juventud de otras regiones de la Isla. De tal forma cuatro años después, el 29 de diciembre de 1878, daba comienzo el primer campeonato nacional.

Previo al inicio de este primer campeonato oficial se efectuó el 20 de diciembre de 1878 un congresillo técnico en la calle Obrapía 17 en La Habana, con participación de los representantes de los clubes Habana, Almendares y Matanzas. En esa reunión se acordaron las bases de dicho campeonato, determinándose que el partido de apertura se jugara en el terreno del Almendares, situado entonces en zona aledaña a lo que hoy es el parque de Tulipán en el Cerro.

No podía, pues, haberse celebrado partido oficial alguno con anterioridad. Por demás la Guerra de los Diez Años recién había concluido con el llamado Pacto de Zanjón que originó la Protesta de Baraguá, el viril acto de Antonio Maceo recogido en la historia con letras de oro.

Los campeonatos de aquella época eran de breve duración y principalmente los de los años 90 en que los cubanos se preparaban para sumarse de nuevo a la causa redentora.

El campeonato 1894-95 quedó interrumpido en mayo de este último año al provocarse una reyerta en un desafío entre Habana y Almendares. Historiadores de la época señalan que el gobernador civil, de apellido Barraqué se escudó en dicha reyerta para prohibir la pelota, pero realmente la orden venía de instancias superiores: Arsenio Martínez Campos, quien consideraba que el público que acudía a los terrenos de beisbol era elemento de conspiración insurreccional… y no le faltaba razón.

Recordemos que hacía menos de tres meses, el 24 de febrero de ese 1895, había comenzado la Guerra de Independencia y fueron muchos los peloteros que se sumaron a la causa libertadora, incluso algunos de ellos ofrendaron su vida por la misma combatiendo en el Ejército Libertador, en tanto otros sufrieron cruel destierro.

Para orgullo de la pelota cubana dos de sus precursores Emilio Sabourín y Esteban Bellán, presentes ambos en el juego del Palmar del Junco, fueron dignos patriotas. Sabourín apresado por conspirador fue desterrado a Ceuta y allí murió enfermo de los pulmones a consecuencia de los trabajos forzados a los que fue sometido.

Mientras en Cuba se luchaba por la libertad, en Cayo Hueso se disputaban lides beisboleras que tenían como finalidad recabar fondos para las tropas mambisas, lo cual es otra manifestación patriótica de los peloteros de fines de siglo XIX.

No fueron Bellán y Sabourín los únicos que lucharon por la independencia; entre otros muchos lo hicieron José Manuel Pastoriza, Carlos Maciá y Ricardo Cabaleiro. El primero lanzó entre 1888 y 1895 con notables resultados y, acusado de participar activamente en la gesta revolucionaria, fue sometido a bárbaras torturas para que delatara a sus compañeros comprometidos con la causa, lo cual no hizo, motivo por lo que fue asesinado y descuartizado el 27 de diciembre de 1895 en Guanabacoa.

Maciá logró la hazaña de lanzar el primer juego sin hit ni carreras el 13 de febrero de 1887 cuando contaba con solo 17 años de edad y tiempo después dejó trunca su carrera al sumarse al Ejército Libertador.

Respecto a Cabaleiro debutó con La Habana en la temporada de 1890-91 y un año después se convertiría en el primer cubano en conectar tres jonrones en un mismo desafío junto con dos tubeyes y un sencillo en ocho turnos al bate. Incorporado a la que Martí llamó la Guerra Necesaria, alcanzó el grado de teniente que le fue impuesto por el Mayor Gral. Antonio Maceo a cuyas órdenes combatió.


Compartir

Helio Ángel Menéndez García


Deja tu comentario

Condición de protección de datos