martes, 6 de diciembre de 2022

El Gato agradeció el regalo y habrá “merengue” en Kiev

El Real Madrid recibió un baile del Bayern Múnich, pero empató 2-2 y sacó boleto para la final de Kiev...

José Luis López Sado en Exclusivo 02/05/2018
1 comentarios
Karim Benzema-Real Madrid-champions
Karim "el Gato" Benzema, metió los dos goles del Real Madrid. (Foto:Lars Baron).

Un baile en el mismísimo estadio Santiago Bernabéu, ante sus hinchas, que sufrieron (casi) todo el partido. Eso fue lo que recibió el monarca exponente Real Madrid del siempre enigmático y difícil rival Bayern Múnich alemán. Pero el juego, gracias a las atajadas del portero Keylor Navas y un nuevo “regalo” que la última línea del cuadro bávaro le hizo al “Gato” Benzema, concluyó con empate 2-2.

Así, el conjunto merengue sacó boleto para la final de la Liga de Campeones de Fútbol, en Kiev, el próximo día 26. Recuérdese que, en el cotejo de ida disputado el pasado miércoles en la Allianz Arena, el elenco conducido por el francés Zinedine Zidane salió airoso 2-1, gracias también a otra “dádiva” que le concedió el defensa brasileño Rafinha, y que Asensio transformó en el segundo gol madridista.  

Los alemanes, fiel a su tradición de juego, se fueron al ataque desde el pitazo del árbitro turco Cüneyt Cakir, de pálida actuación, tal y como siempre le ocurre cuando debe decidir un pareo.   

El técnico alemán Jupp Heynckes apostó por un guion de 4-1-4-1, poblando bien el mediocampo, y con el polaco Lewandowski en espera de balones que ahora sí le llegaron, pero que, una vez más, no supo ponerle número a la casa.

A los tres minutos, los bávaros dieron el primer aviso a Navas quien, al igual que en el cotejo de ida, le salvó los muebles al Madrid. Thomas Müller centró un balón desde el lateral derecho; Sergio Ramos no pudo sacarlo de tacón… y Joshua Kimmich fusiló a Keylor.

Al Madrid le faltaba el lesionado Carvajal y por ese lateral metió a Lucas Vázquez, veloz en las subidas, pero sin alma defensiva. Y un veterano como Heynckes sabía que por ahí era por donde su conjunto debía trabajar. Y sus alumnos, así lo hicieron.

Con un gol debajo, el local aún no peligraba. Pero el visitante no le prestaba la pelota. Y eso sí era preocupante. Zidane dejó en el banco a Casemiro, su “muro” de contención. Y por ahí se le estaba haciendo una grieta en el mediocampo. Si caía otro gol alemán, entonces había que irse a un ataque que dejaría los espacios libres para Thiago Alcántara –quien se gastó un partidazo-, Müller y otro que le mandó un aviso al Madrid, para que pensara en llevarlo nuevamente al equipo: el volante James Rodríguez.    

Sin pelota, el monarca exponente apostó al orgullo y a la casta de sus jugadores. El feroz Bayern, no se podía llevar el juego. Y para ello, había que sufrir todos sus embates, o tratar de arrebatarle la pelota a Thiago, James, Franck Ribéry o al reincorporado austriaco David Alaba. Y fíjense… todos juegan por el sector izquierdo, por el cual enfrentaban a Lucas.

Pero el corazón del Madrid, siempre soporta y palpita fuerte ante el ataque de cualquier rival. Por eso, en el minuto 10, Marcelo se dio otra subida por la izquierda, y cuando tres hombres custodiaban al crack Cristiano Ronaldo, el centro del brasileño fue cabeceado por Karim “el Gato” Benzema, libre de marca, para lograr el empate 1-1.

De ahí en adelante, el partido se tornó brusco, pero el Bayern mantenía el dominio del balón, aunque no sabía traducirlo en gol, ora por las buenas mañas de Keylor, ora por la siempre correcta postura defensiva del central Sergio Ramos. 

Y en el 45’, el árbitro turco no vio una evidente mano de Marcelo en los límites del área, válida para decretar un penal. Así, con el empate 1-1, se fueron al descanso.

Pero en el mismo inicio del tiempo complementario, el Madrid comenzó a presionar arriba. Y ahí mismo llegó el garrafal error del rival. Tolisso le cedió la pelota al portero Ulreich, solo y sin marca alguna por los alrededores. Pero el cancerbero se arrepintió, primero, de tomarla con la mano. Y luego, le intentó pegar con la pierna izquierda; no pudo y le regaló la esférica al Gato Benzema, de quien tan mal hablan por estos días los hinchas madridistas por su escaso poder goleador, y que con este doblete le da el paso a su equipo para la gran final.

El Bayern no se amilanó y siguió atacando con todas sus armas. Así, en el minuto 63 llegó el empate, cuando James disparó de zurda y Keylor dio rebote. El propio colombiano lo recogió y, de derecha, lo anidó para lograr el 2-2. 

Con la paridad, pasaba el cuadro merengue. El Bayern mantuvo su vocación ofensiva. Pero unos tras otros, los misiles fueron atajados o despejados por Keylor. Además, en el 83’, cuando el cuadro bávaro necesitaba otro gol para hacer las maletas a Kiev, Heynckes quitó al creativo James y metió al destructivo Javi Martínez. Hasta ahí, las clases.

El Real Madrid buscará su título 13 en Ligas de Campeones. Su rival saldrá del duelo de hoy entre Liverpool y Roma, en el estadio Olímpico de la capital italiana. En la ida, los ingleses vencieron 5-2, en Anfield.


José Luis López Sado

Periodista

Se han publicado 1 comentarios


amf
 4/5/18 14:20

Jornada 2: Borussia de Dortmund 1-3 Real Madrid

LACHAMPIONS | Borussia-Real Madrid (1-3): Las manos en el área de Sergio Ramos | BEINSPORTS

Ya en la segunda jornada de la Liga de Campeones, los de Zidane contaron con ayuda del colegiado. Casualmente, el motivo fue el mismo que el que sufrió este martes el Bayern: un penalti no pitado por manos en el área. A los pocos minutos del comienzo del choque, un centro de Philipp ponía en apuros a Navas y Sergio Ramos despejaba tocando el balón claramente con las manos. El árbitro no señaló nada y acto seguido llegaba el primero de los blancos.

 

JORNADA 3: Real Madrid 1-1 Tottenham

De nuevo, un penalti no señalado evitó la derrota del Real Madrid ante el Tottenham. En el minuto 20, Casemiro se olvidaba del balón y derribaba claramente a Llorente dentro del área. "Sigan", dijo el colegiado, y el choque acabó en empate.

 

Octavos de final: Real Madrid 3-1 PSG

Lo Celso cometió penalti sobre Toni Kroos mediada la segunda parte del Madrid-PSG. El argentino agarró levemente al alemán, que se dejó caer al notar el brazo | BEINSPORTS

Ante los parisinos, los de Zidane volvieron a contar con la complicidad arbitral. Al filo del descanso, el Real Madrid perdía 0-1 pero el colegiado concedió un dudoso penalti sobre Kroos que Cristiano transformó desde donde más le gusta. Sin embargo, las que sí fueron claras fueron las manos de Ramos dentro del área tras un disparo de Rabiot que le golpeó en el brazo y salió desviado. De nuevo, el de Camas se salió con la suya y los blancos terminaron ganando el choque y encarrilando la eliminatoria.

 

Cuartos de final: Juventus 0-3 Real Madrid

La Juventus pidió penalti por unas posibles manos de Casemiro dentro del área | BEINSPORTS

Sin duda, los italianos de la Juventus fueron las mayores víctimas de los fallos arbitrales favorables al Real Madrid. En el primer partido de cuartos, el colegiado no señaló unas claras manos de Casemiro dentro del área. Corría el minuto 44 y, con el 0-1 del marcador, la Juventus iba con todo arriba. Un cabezazo de Chiellini lo sacaba el brasileño del Madrid con la mano. Los italianos protestaron con ganas, pero de nada les sirvió.

 

Cuartos de final: Real Madrid 1-3 Juventus

 En el minuto 93 el árbitro pitó un penalti a favor del Real Madrid | BEINSPORTS

En el segundo choque de cuartos de final de Champions llegó el que ha sido sin duda el gran robo del Real Madrid en esta competición. Ya en tiempo de descuento, el árbitro no solo decidió pitar un penalti a Benatia tras un piscinazo de Lucas Vázquez, sino que además expulsó a Buffon por protestar su decisión. La Juventus se quedó a un gol de la remontada y el colegiado no quiso que el choque se decidiera en la prórroga. Atraco a mano armada a los italianos, que merecieron mucho más.

 

Semifinal: Bayern 1-2 Real Madrid

Jugada del posible penalti sobre Lewandowski al comienzo del encuentro | BEINSPORTS

Los alemanes no solo han sufrido la fortuna del Madrid  en el choque de vuelta. En Alemania, las decisiones arbitrales ya favorecieron a los blancos. En el minuto uno de partido, Carvajal derribaba a Lewandowski dentro del área, empujándole por detrás. El colegiado no dijo nada y evitó así que el Bayern contara con la ventaja de un gol tempranero. Pero eso no fue todo, a los pocos minutos los mismos protagonistas volvieron a generar polémica. Esta vez a la salida de un córner, se reclamó penalti por un nuevo empujón de Carvajal a Lewandowski que le impidió llegar al remate. Otra vez, el árbitro no señaló nada.

 

 

"Así, así, así gana el Madrid"

 

Deja tu comentario

Condición de protección de datos