domingo, 4 de diciembre de 2022

El Delfín “bailó” con la esférica

El ex polista matancero Johen Lefont logró hoy otro récord mundial en dominio del balón...

José Luis López Sado en Exclusivo 28/05/2017
0 comentarios
Récord en dominio del balón
Estas modalidades son sumamente incómodas en cualquier posición que se escoja para el intento.

Apenas se le movía la pelota de fútbol situada encima de su cabeza, aunque ciertamente, el aire no batía tan fuerte y esto lo pudo haber ayudado un poco. Pero eso no le resta méritos al cubano Johen Lefont, el bien llamado Delfín del Fútbol, quien muy concentrado y con un equilibrio que frisó los límites de la excelencia, logró este sábado otro récord mundial en dominio del balón, al estar 12 minutos sin que la bola cayera al agua de la piscina del hotel Meliá-Cohíba, sede del intento.

Pero, hay más. Para su presumible homologación, el Libro de Récords Guinness exigía superar la bien exigente cota de 10 minutos.

“Me propuse este récord con mi entrenador porque había entrenado muy bien. Yo había logrado llegar hasta los 17 minutos en los tres meses de preparación que empleé, tanto en tierra como en agua. El trabajo tuvo que ser muy duro, pues estuve lesionado y aumenté mucho de peso. Corrí y corrí bajo el sol en la pista del estadio del reparto Miraflores, para mejorar la preparación física y poder bajar de peso”, comentó Lefont. 

Estas modalidades son sumamente incómodas en cualquier posición que se escoja para el intento. ¡Pero flotando sobre el agua sin que el balón caiga! Eso, sin duda alguna, duplica el grado de complejidad. No obstante, Lefont hizo trizas tal postulado.

“Ahora tuve algo más de suerte, pues había poco viento y logré mantener la pelota quieta sobre mi cabeza. Yo había conseguido llegar hasta los 17 minutos en los entrenamientos en el agua. Si me hubiese esforzado un poco más habría podido pasar los 12 minutos. Ahora solo me resta dar un margen a que le tire otro competidor a este nuevo récord mundial, para entonces buscar la forma de rompérselo”.

Para que se tenga una idea clara de la cadencia y el equilibrio que ejerció Lefont sobre la pelota, baste decir que ya pasados los 10 minutos que exigía la prueba para imponer la cota del orbe, tuvo tiempo, incluso, para “bailar” con la redonda al ritmo del tema musical que había solicitado.

El joven dominador matancero también comentó que tiene previsto intentar dos récords más en este año: nadar 200 metros con el balón y romper la cota mundial de 1 503 toques con la cabeza, del 10 de octubre de 2013 en el Hotel Nacional de Cuba. Casi nada.

 


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos