jueves, 23 de mayo de 2024

El campo del atletismo “remontó” por Cuba

La delegación antillana signó cuatro cetros y tres los consiguió con sus representantes en el deporte rey...

José Luis López Sado en Exclusivo 18/10/2018
0 comentarios
Milaimys de la Caridad Marín (73)
Milaimys de la Caridad Marín (73) fue la primera gladiadora cubana en conseguir título olímpico para juveniles.

El atletismo, con sus siempre activos representantes en las modalidades de campo, ha sido deporte clave en la consecución de buenas cotas para Cuba en eventos internacionales. Y en los III Juegos Olímpicos de la Juventud, que culminarán este jueves en Buenos Aires, se mantuvo tal tendencia. 

Hace ya mucho tiempo que desaparecieron del contexto nacional algunos destellos que aparecían esporádicamente en las modalidades de pista. Por eso, ni clasifican ni son invitados a eventos internacionales de alta jerarquía, como ocurrió ahora. 

Pero el campo se mantiene, a pesar de las innumerables vicisitudes existentes para entrenar y competir en el ámbito foráneo.

Cuba asistió a Buenos Aires con 19 atletas y nueve entrenadores. Y el excelente saldo final fue de cuatro títulos y dos medallas de bronce, para superar la cota de dos cetros, una presea de plata y otra bronceada en la pasada cita de Nanjing 2014, cuando se asistió con apenas 12 deportistas. 

La gran cantera del movimiento deportivo cubano son estos corajudos chicos que, con entrenadores bien capacitados, se impusieron a rivales de países con mayor desarrollo económico. Y las cotas alcanzadas han atraído la atención de los especialistas.

JORDAN Y LESCAY: ORO CON RÉCORD INCLUIDO

Cuando apenas faltaban cuatro días para que cayeran las cortinas de estos Juegos Olímpicos de la Juventud, la delegación cubana había signado una medalla de bronce conseguida por la judoca Nahomys Acosta (52 kg). Pero los federativos y especialistas estaban seguros de que llegaría la “remontada final”.

Una de las grandes atracciones era ver en acción al súper favorito Jordan Díaz, campeón mundial sub-18 en Nairobi 2017 y sub-20 en Tampere 2018 —a pesar de sus escasos 17 años—, quien en la primera jornada de competencias dejó bien claro que el oro era (casi) suyo, al imponer récord para estas lides con un salto de 17,14 metros.

En su primer intento, Díaz rompió la anterior cota olímpica que ostentaba el también cubano Radamés Fabar (16.37), impuesta hace ocho años en la edición de Singapur 2010. Y como el comité organizador acordó que ganaba quien más puntos sumara con el mejor intento de los cuatros que hacía cada saltador durante dos jornadas, ya ese era un “cubo de agua” para el resto de sus rivales. Entonces, Díaz ya era dueño del oro antes de que finalizase la justa.

Otro que brilló con luz propia fue el saltador de longitud Lester Lescay, quien clavó los pinchos en 7,89 metros, para agenciarse la medalla de oro. El cubanito salió detrás del australiano Joshua Cowley, pues marcó un salto de 7.62 en su primer intento, mientras el rival lograba estirarse hasta los 7.71.

Pero en esa mañana, el pinareño tenía que esmerase más para regalarse a sí mismo el cetro, ya que cumplía 17 años en esa fecha. Y así llegaron los 7.89 en su segundo intento, con lo cual quebró el récord olímpico de 7,79 signado por el brasileño Caio Cezar Dos Santos, en Singapur 2010.

Y la tercera medalla de oro del atletismo cubano llegó en la prueba del lanzamiento del disco, por intermedio de Melany Matheus, quien estuvo muy bien concentrada y mostró excelente nivel técnico, al fallar apenas uno de los ocho intentos posibles. 

En la primera jornada logró el mejor envío de todas las competidoras (53,70 metros) y, en la segunda ronda, lanzó el implemento hasta 54,95 metros, para una suma de 108,65 con la cual alzó el ansiado cetro.

El atletismo también aportó la medalla de bronce rubricada por la martillista Alegna Osorio.

LUCHA FEMENINA DIO LA CARA 

Al no ser convocado ningún boxeador cubano para esta cita olímpica juvenil —algo insólito e inconcebible—, le tocó a la luchadora Milaimys de la Caridad Marín (73 kg) dar la cara por los deportes de combates. 

Marín se mostró rápida y muy técnica sobre el colchón, para signar la cuarta medalla de oro de la delegación cubana y la primera de una luchadora de la Isla en estos certámenes. Y desde el mismo debut lanzó su candidatura al cetro, tras vencer por puntos a la japonesa Yuka Kagami, campeona mundial de cadetes en Zagreb, Croacia, el pasado mes de julio.

En la final derrotó sin grandes contratiempos a la argentina Linda Marilina Machuca.


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos