domingo, 3 de marzo de 2024

El atletismo ruso queda fuera de Río

La nefasta historia que ha vivido Rusia, y en especial su atletismo, en la recta final del presente ciclo olímpico ha derivado en el veto a la Federación Rusa de Atletismo (ARAF) de participar en Rio 2016...

Lilian Cid Escalona en Exclusivo 25/07/2016
0 comentarios

A excepción de la saltadora de longitud Darya Klishina, quien vive y se entrena en los Estados Unidos, los atletas rusos  no estarán en la capital brasileña.

La última esperanza estaba en manos del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) pero la  corte formada por italiano Luiggi Fomagalli, el estadounidense Jeffrey G. Benz y el británico Robert Reid rechazó el recurso presentado por el Comité Olímpico de Rusia donde 68 deportistas pedían participar en la magna cita. La determinación del TAS mantuvo la suspensión contra la ARAF decretada por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y cerró las puertas a toda posibilidad de que los atletas de aquel país tomen parte en los Juegos Olímpicos.

El asunto, obviamente, provocó diversas reacciones, tanto en atletas como en figuras públicas alrededor del mundo. La pertiguista Yelena Isinbayeva, desde su rol protagónico como uno de los estandartes del atletismo ruso, ha sido una de las que con más dureza ha fustigado la sentencia.

"Gracias a todos, han enterrado el atletismo” – dijo la doble campeona olímpica, al tiempo que reflexionó que hacer valer el principio de la responsabilidad colectiva podría provocar que los atletas jóvenes se planteen cambiar de nacionalidad para poder participar en competiciones internacionales en un futuro. Asimismo sentenció que en su ausencia, “ quien gane en Río será la número dos del mundo".

El Ministro de deportes Vitali Mutkó, pidió la disolución de la IAAF y que sea el COI quien dirija al atletismo mundial. Sostuvo que la decisión viola los derechos de los atletas que van limpios y no descartó ir a tribunales civiles. 

Por otra parte, Usain Bolt apoyó la idea de castigar a quienes consumieron drogas para mejorar su rendimiento “Si haces trampa o vas contra las reglas, después tomarán medidas fuertes. Este es un mensaje muy fuerte que amedrentará a muchas personas. Se trata de mantener limpio nuestro deporte. Las acciones recientes de las autoridades demuestran que si haces trampa o vas contra las reglas, después tomarán medidas fuertes", reiteró el bólido jamaicano que buscará retener sus títulos de 100, 200 metros y del relevo 4x100m.

En tanto, el keniano campeón olímpico de los 3000m con obstáculos Ezekiel Kemboi se posicionó en contra de la medida colectiva.

Esta situación detonó a finales del 2013, cuando el canal alemán ARD hizo público el documental “Cómo Rusia fabrica sus ganadores”, en él que mostraban las múltiples violaciones cometidas para encubrir el uso de sustancias para elevar el rendimiento de los atletas del país euroasiático. Ello dio paso a múltiples investigaciones que concluyeron en noviembre de 2015 con la suspensión del atletismo de toda competición internacional.

Las últimas manifestaciones al respecto proceden del informe McLaren (elaborado por Richard McLaren), encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) en el que se acusa al gigante euroasiático de dopaje de Estado durante los Juegos de Invierno de Sochi. A raíz de lo que la AMA recomendó al Comité Olímpico Internacional (COI) excluir a todo el deporte ruso de los Juegos Olímpicos.

La solicitud, en cierta medida, fue denegada este domingo por la entidad deportiva que dejó en manos de cada Federación la decisión final de vetar o no a los rusos en el resto de disciplinas deportivas. Aunque aclaró que “El Comité Olímpico de Rusia no tiene el derecho de permitir la participación en los Juegos Olímpicos de 2016 a ningún deportista que haya sido sancionado anteriormente por dopaje, aunque ya haya finalizado el plazo de la sanción”, una salvedad que debería generalizarse a todos los países para avanzar con pasos firmes hacia la definitiva pulcritud.

Pese a todo, Mutkó agradeció al COI por no marginar totalmente a su país de los Juegos de Río de Janeiro y manifestó su confianza en que las federaciones tomen decisiones acertadas a la hora de pronunciarse individualmente sobre cada atleta que solicite el visto bueno sobre su participación.

En este punto, solo resta esperar por el pronunciamiento de cada federación ya que según el contenido del informe McLaren, el asunto del dopaje en Rusia atañe a muchas más disciplinas que el atletismo y se presume que involucra, incluso, a atletas paralímpicos. Así, probablemente haya otras muchas historias para contar y otras tantas que permanezcan en la oscuridad. Aunque ahora todo parezca muy focalizado y fácil de erradicar, la realidad de este asunto es mucho más compleja. Entorno a ella, solo queda claro que el dopaje es un flagelo mundial y para acabar con él se precisa de los esfuerzos conjuntos de los organismos internacionales y las instituciones del Estado en todas y cada una de las naciones con espacio reservado en el actual mapa mundi. Sirva, como pequeño botón de muestra, los positivos salidos  la luz ste fin de semana que involucran al balista rumano de 19 años Andrei Toader (plateado en el mundial sub 20 de Bydgoszcz) y al jabalinista egipcio Ihab Abdelrahman (subcampeón mundial de Beijing 2015).


Compartir

Lilian Cid Escalona

Me gusta contar historias.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos