martes, 6 de diciembre de 2022

Ecos de la Titan Tropic

Yoandy Freire: del motocross al subtítulo de la Titan Tropic...

Norland Rosendo González en Exclusivo 16/12/2016
0 comentarios
Titan Tropic 2016
Cuba no había logrado ningún puesto en el podio de la Titan Tropic 2015.

Sobre la bicicleta es como un jinete que goza dominar a una fiera incorregible. Y si es en los tramos en los que el camino se vuelve intransitable y otros optan por bajarse y subir con ella a cuestas, él hace como los mejores monteros: pincha la bestia y se lanza, raudo y tempestuoso.

Frente a la grabadora, en cambio, el ciclista cubano Yoandy Freire (Sancti Spíritus, 31 años de edad), subtitular de la segunda edición de la Titan Tropic de Mountain Bike, es todo lo contrario, un joven ecuánime, locuaz, sensato.

Desde la primera etapa, un circuito con salida y meta en Soroa, Freire se anunció como uno de los candidatos al podio. No lo dijo con palabras, pero su tercer puesto era una buena señal. Ese mediodía solo reconoció que el ritmo de Diego Alejandro Tamayo, a la postre el campeón de nuevo, era insostenible. “Me le puse a ruedas, pero qué va, es muy fuerte y tuve que soltarme”, explicó.

El segundo día, el del trazado más largo (111 kilómetros), entró como escolta del ganador de la etapa, el español Roberto Bou, quien fuera su rival por el segundo puesto de la clasificación general. A Freire, “la madrugada” de ese martes le jugó una mala pasada. Le amanecieron los cables de los cambios flojos y él asegura haberlos revisado antes de irse a dormir al campamento de tiendas de campaña habilitado para todos los competidores. Tuvo entonces, en medio de la carrera, que detenerse y hacer de mecánico. Así y todo, fue segundo.

En la tercera manga, la más técnica, por la cantidad de obstáculos, de piedras, raíces en pistas estrechísimas, exhibió sus dotes para esta modalidad ciclística. Ya lo había dicho antes de salir: “En los tramos complejos es donde más me gusta correr”.

Cuba no había logrado ningún puesto en el podio de la Titan Tropic 2015, el mejor ubicado fue José Mojica, en el quinto escaño, y ahora Freire había escalado, momentáneamente, al tercer lugar en la clasificación general y podía, incluso, mejorarlo.

Delante tenía a Tamayo, inalcanzable ya, pero a Bou, si la buena suerte lo acompañaba (en estas pruebas la suerte es un arma a tener en cuenta para cualquier pronóstico por los frecuentes percances que ocurren), podía darle alcance. La última jornada sería menos exigente, casi todo llano, y un remate sobre la arena; más espectáculo que mountain bike.

Freire se lanzó a por todo. La etapa y el subtítulo. Como gregario, su compañero de equipo Álvaro Soca, que también tuvo una competencia de lujo con su sexto puesto y líder entre los pedalistas con menos de 23 años, se sumó a la estrategia. Y se cumplieron sus objetivos. Tamayo, campeón, no se esforzó mucho; y los dos anfitriones hicieron el uno-dos de la última etapa.

Ante la demora de Bou supo que se había ponchado en el camino y que el tiempo perdido le podría servir al cubano para ascender en el orden final. Cuando el ibérico cruzó bajo el arco de meta se confirmó la noticia: Freire, segundo lugar.

—Sorprende que estuvieras alejado de la preselección nacional y lograras ese resultado.

—Debo agradecerle a Héctor Ruiz, comisionado nacional de ciclismo, que me haya invitado a participar en esta competencia, porque desde 2011 pedí la baja de la preselección cubana de ruta por decisión propia. Entonces me fui de esa especialidad al mountain bike. Me pasé dos años en Ecuador corriendo ciclismo de montaña.

—¿Y allí fue donde adquiriste nivel en esta modalidad?

—Sí, en Ecuador se desarrollan competencias muy fuertes todos los fines de semana. En mis tiempos allá participaban colombianos y chilenos que habían estado en copas del mundo y otros eventos de esa categoría.

—Por lo visto, hiciste una buena preparación para esta competencia…

—Estuve en septiembre en la Vuelta a Trinidad y Tobago e hice dos bases de entrenamiento en Soroa y una en la zona de Trinidad, en mi provincia de Sancti Spíritus.

—¿Te gusta más la ruta o el mountain bike?

—Realmente lo que más disfruto es el motocross, pero entre las dos opciones que me das prefiero el mountain bike. Sin embargo, en la ruta fui líder de la categoría sub-23 en la Vuelta a Cuba de 2007.

—¿Cómo valoras la calidad del mountain bike en Cuba?

—Hay corredores con buen nivel, pero se necesitan más competencias internacionales y que haya más visibilidad en los medios para que los niños descubran esta modalidad y se motiven a practicarla.

—¿Te gustaría participar alguna vez en la Titan Desert?

—Eso sería espectacular. Dicen que es una aventura fabulosa, diferente a esta, no solo por el paisaje, sino también porque allí sí es imprescindible la navegación.

—¿Y a la Titan Tropic de 2017?

— No lo pensaría dos veces.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos