domingo, 23 de junio de 2024

Dos kimonos planchados… y una radiografía

El desempeño del judo en Bakú supera el de las dos ediciones anteriores, pero nos quedamos otra vez sin ver a un judoca cubano en lo más alto del podio...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 30/09/2018
0 comentarios
Ivan-Silva-Bakú
Iván Silva mostró sus progresos y ganó la primera medalla cubana en Bakú (Foto: ijg.org).

Hace unos días se nos disparó el juego periodístico. Y por eso, aquí en la primera revista digital de nuestro país, escribimos un título para incentivar: “Hora de planchar los Kimonos”. En ese momento se encontraba a la vista ya el Campeonato Mundial de Judo. La verdad es que hubo dos cubanos que los pasaron antes por la plancha. Pero (siempre hay un pero…) el tema merece una radiografía.

No pretendemos quedarnos nada más en los resultados de hace unas horas, más o menos conocidos, aunque será inevitable recordarlos. Queremos enlazarlos también un poco con la historia (pasando por otros mundiales y los dos últimos Juegos Olímpicos). Es la única forma de entenderlo todo mejor, y, de paso, no dormirnos en los laureles, como ya nos alertó, con gran sabiduría, el Comandante en Jefe.

Pero… primero se atrapa a un conejo y a otro, después.

MEJOR QUE…

El desempeño de ahora en Bakú, la capital de Azerbaiján, donde se ganaron dos medallas de plata, supera los pálidos desempeños de las dos ediciones anteriores, en las cuales solo se pudo lograr una medalla de bronce en cada uno. Vamos a recordar primero aquellas: en el de Astaná 2015 la consiguió Idalys Ortiz (división de más de 78 kilogramos). Y en el de Budapest 2017 la obtuvo Kaliema Antomarchi (78).

Aquellas, vamos a repetirlo, discretas faenas resultaron superadas hace unas horas, con las medallas de plata conquistadas por Iván Silva (90), por primera vez en un podio de este tipo, y por la sempiterna Ortiz.

Pero nos quedamos otra vez sin poder ver a un judoca cubano en lo más alto del podio, lo cual ocurrió hace ya cuatro años -y habrá que esperar ahora al menos uno más-, cuando la gran Ortiz resultó invencible en el de Chelíabinsk, Rusia 2014. Y, por cierto, ella había sido campeona también en el de Río de Janeiro 2013 (además de esas dos de oro, y la de plata ahora, ha merecido cuatro de bronce).

A las medallas ganadas por Silva y por Ortiz se unieron, como lo más significativo de nuestra escuadra, el quinto lugar de Maylín del Toro (63), y el séptimo de Asley González (también en 90), quien perseguido desde hace tiempo por las lesiones sufrió una fractura del bíceps femoral que le impidió continuar.

Esos desempeños dejaron a Cuba en el octavo lugar de una competencia dominada, como es acostumbrado, por Japón (siete de oro-cinco de plata-cuatro de bronce), bien distante de Sudcorea (dos-cero-una), Francia (una-una-dos), Georgia (una-una-una), Irán (una-cero-una), Ucrania (igual balance) y España (una-cero-cero), detrás de los que ancló nuestro país.

Quizás lo más pálido esta vez fue la actuación de Kaliema Antomarchi, quien, después de ganar la medalla de bronce mundial ya citada, había despertado expectativas al menos de avanzar, pero… cedió en su primera salida.

¿Estamos llevando hoy un poco recio al judo cubano? No lo creemos. Pero pudiera ser. Y al final de la jornada no importaría demasiado si fuera así: a este deporte, por sus resultados históricos, se le debe exigir más…

RECORDANDO

Hace un momento escribimos que la última de oro, aportada por Ortiz, se había logrado en el mundial de Chelíabinsk 2014. Pero… allí se conquistaron también otras tres preseas (es decir: una cantidad superior a la de ahora): la de plata de José Armenteros (100), y los bronces de María Celia Laborde (48) y Onix Cortés (70). Luego vinieron solo las dos de bronce ya mencionadas: Ortiz en Astana 2015 y Antomarchi en Budapest 2017.

¿Le damos un vistazo a los dos últimos Juegos Olímpicos? Una de oro y dos de plata en los de Londres 2012 (Ortiz, Asley González y Yanet Bermoy). Y un descenso a solo una de plata en los de Río 2016 (otra vez Ortiz… ¡siempre Ortiz!).

Los datos hablaron solitos…


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos