domingo, 14 de julio de 2024

Donde las dan, las toman

El play off entre Granma y Pinar del Río está igualado a un triunfo por bando. El martes se juega el tercer desafío...

Norland Rosendo González en Exclusivo 22/02/2021
0 comentarios
Pinar del Río-vs-Granma-Serie Béisbol-60
Pinar del Río mostró su casta de campeón, de equipo histórico, que aprovecha cualquier regalo del contrario.

Dos juegos parecidos y diferentes se efectuaron el fin de semana en una serie semifinal inédita de la pelota cubana. Inédita porque los contrincantes nunca se habían visto las caras en un play off y además, porque nunca antes tampoco se había celebrado esta instancia antes de la conclusión de las fase de cuartos de final.

Pinar del Río, dirigido por un timonel debutante, y Granma, bajo las riendas del mentor más experimentado de todos los que trabajaron en la actual temporada, tomaron carretera de urgencia para llegar hasta Sancti Spíritus, donde el sábado ganó uno y al día siguiente el otro.

La decisión de adelantar la semifinal implicó borrar con goma gruesa parte del reglamento de la justa, en el cual se decía que cuando solo quedaran cuatro equipos estos iban a tomar cuatro refuerzos. La crisis de la pandemia, cuyo impacto sigue manteniendo al país en tres y dos, fue la razón que apuntaló ese brusco giro tras más de seis meses de apego total a dicho documento. Algunos, no obstante, cuestionan el apuro, amparados en que Las Tunas y Santiago de Cuba no jugarán hasta finales de febrero.

Los dos mentores dijeron que lo que es parejo no es ventaja, y así también anda la serie: con un triunfo por bando, después que los pinareños ganaron este domingo por nocaut, en un juego que llegó al último tercio como un duelo de pitcheo y terminó siendo todo lo contrario en cuestión de dos innings. 

La historia del sábado se resume fácil: lanzó Lázaro Blanco por los Alazanes de Carlos Martí, y cuando el gigantón de Yara se encarama en el montículo obsequia una pieza de enfoque, comando y control. Lleva tres salidas, tres victorias, y podría igualar (¿o superar?) el récord de seis triunfos conseguidos por Yosvani Torres en el play off de la serie 50, una temporada en la que nadie daba a los Vegueros como favoritos y al final se alzaron con la corona. ¿Cábala?…

Los de Vueltabajo tomaron ventaja de dos carreras, pero par de dobletes seguidos con hombres en los senderos voltearon la pizarra en el sexto inning, y lo demás fue seguir ampliando la brecha a favor de los orientales. Fue la victoria 49 con 65 derrotas de Granma en postemporada, y el éxito 13 de Blanco en play off.

El domingo, el juego iba con tintes parecidos, pocas carreras y los abridores, Leandro Martínez y Vladimir Baños, llegando a la mitad del choque con dominio, hasta que se alteró el ritmo y Pinar del Río mostró su casta de campeón, de equipo histórico, que aprovecha cualquier regalo del contrario. Y así fue.

Un error del paracortos Yulián Milán dejó con vida a los Vegueros en el séptimo inning y lo que hubiera sido un cero se trocó en racimo de cinco carreras que volteó el marcador. Como el día anterior, la balanza se inclinó a partir de entonces para un solo lado, aunque esta vez fue más letal: terminó en ocho inning por fuera de combate.

No son muchos los que creen que la pifia del torpedero granmense fue el punto de giro. Visto pragmáticamente, con una lectura lineal del juego, podría ser, pero prefiero pensar que las claves están en el ponche que le dio Frank Luis Medina a Carlos Benítez en el sexto inning cuando las bases estaban llenas y había dos outs, no solo por el fin del inning sin un rallig que hubiese sido demoledor, sino por la forma en que sucedió: Benítez, de muy buena disciplina en home, se dejó cantar dos strike para después hacerle infructuoso swing a una bola fuera de zona, y el otro momento definitorio estuvo —a mi juicio, repito— en el imparable de Juan Carlos Arencibia (qué muchacho, todo coraje, inspiración) para empatar el choque en el séptimo y destapar la furia de los Verdes pese a que la entrada estaba en punto de mate. Para los que anotan, fue el triunfo 111 de Pinar del Río en postemporada con 90 derrotas.

Este martes ambos saldrán a tomar las riendas del pareo con César García y Yaifredo Dominguez, como abridores por Granma y los Vegueros, respectivamente.

Y si Blanco está tirándole al récord de más juegos ganados, no pierda de vista a Benítez, cuyos cinco boletos intencionales seguidos podrían ser una marca inédita, dato no confirmado aún, pero sí está pegándose a las diez bases por bolas de ese tipo recibidas por Alfredo Despaigne en el play off de la serie 56 cuando los Alazanes conquistaron su primer campeonato. ¿Más cábalas?...


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos