martes, 28 de mayo de 2024

Domadores remontaron a Tigres uzbecos

Los púgiles cubanos barrieron 5-0 a Tigres de Uzbekistán y avanzaron a la fase semifinal...

José Luis López Sado en Exclusivo 20/05/2017
0 comentarios
Yosvani Veitia, Domadores de Cuba
La esperada remontada –muy pocos dudaban de ella-, se inició con los puños del subcampeón mundial Yosbany Veitía (52 kg), quien no le dio tregua a Jasurbek Latipov.

Como yo sé que a (casi) todos les gusta el fútbol, espero que los Domadores de Cuba aprueben que categorice como remontada la espectacular victoria signada este viernes por 5-0 ante Tigres de Uzbekistán, en el Coliseo capitalino, que les propició el avance a las semifinales de la VII Serie Mundial de Boxeo (WSB, siglas en inglés).

Los discípulos del jefe de entrenadores Rolando Acebal no podían fallar, tras el resultado adverso de 2-3 en rol de visitantes en la ciudad de Samarkanda. Y no fallaron. Todo lo contrario. Pasearon la distancia y no cerraron filas hasta el triunfo del supercompleto José Ángel Larduet ante el espigado Bakhodir Jalolov.

El santiaguero no se vio bien en el asalto de apertura. Pero luego buscó la pelea en la corta distancia, en la cual pudo pegarle con todo al asiático en el segundo y tercero. El visitante mostró buena asimilación, pues su mandíbula fue compactada fuertemente en varias ocasiones. No cayó al tapiz, pero sí cayó en la votación final: 3-0 (49-46, doble 50-44).   

La esperada remontada –muy pocos dudaban de ella-, se inició con los puños del subcampeón mundial Yosbany Veitía (52 kg), quien no le dio tregua a Jasurbek Latipov. El ídolo de Fomento marcó el ritmo del combate, utilizó muy bien su jab de derecha combinado con varios golpes efectivos de izquierda y los jueces apreciaron esa superioridad. Luego de detenerse el combate por una herida del espirituano a mediados del quinto round, le dieron el voto favorable por 3-0 (doble 49-46, 48-47).

Luego, el tricampeón mundial Lázaro Álvarez (60 kg) le ganó por tercera ocasión al siempre combativo Elnur Abduraimov. Ahora le dio otra disertación de buen boxeo en las tres distancias, fundamentalmente en la larga, desde la cual pudo conectar sus golpes rectos y varios en swing. El dominio del vueltabajero fue total: 3-0 (doble 50-45, 49-46).      

En el tercer pleito, se cumplió el pronóstico y fue el mejor de todos. El monarca olímpico y mundial Roniel Iglesias tomó desquite ante Shakhram Giyasov, quien lo había derrotado 3-0 en los cuartos de final de la justa en Río de Janeiro 2016. Pero ahora, similar voto fue para el pinareño (48-47, doble 49-46), quien estuvo muy concentrado, sacó provecho del fallo del rival y, además, sentó pautas con sus golpes más efectivos: el swing y el gancho de izquierda. El asiático no se amilanó y fue al intercambio. Pero Roniel estuvo certero con su defensa de manos y torso.

"Giyasov es un gran boxeador, no por gusto es el subcampeón olímpico y merece todo el crédito. Pero yo me preparé muy bien para este combate. Lo trabajé asalto por asalto con gran agresividad y velocidad en mi golpeo, fundamentalmente a la cara", aseveró Roniel tras bajar del ring.

Y con el 3-0 favorable, la remontada y el pase a semis se concretó con el éxito del tricampeón mundial y monarca olímpico Julio César «el Doctor» La Cruz (81), por 3-0 (48-47, 50-45, 49-46) contra Bektemir Melikuziev, plata en Río, pero en la división inferior.

La Cruz no renunció a su hábitat sobre el ring: provocación y listo para el contragolpe. Pero también mejoró en el ataque, algo que le piden sus hinchas. Y él los complació. Su rival lo persiguió, le tiro, falló mucho y recibió sin mesura.

 

 


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos