martes, 29 de noviembre de 2022

Domadores amansaron Leones marroquíes

La franquicia cubana se impuso 4-1, como visitante en Casablanca. La derrota fue al aval del monarca olímpico Roniel Iglesias (69 kg)...

José Luis López Sado en Exclusivo 07/03/2015
0 comentarios

Los Domadores de Cuba continúan invictos, eliminando franquicias en la actual V Serie Mundial de Boxeo (WSB, siglas en inglés). Este viernes, en la octava semana competitiva, le tocó el turno a los Leones de Marruecos, en la categoría C-2, que enrola las divisiones de 52, 60, 69, 81 y +91 kilogramos, en cartel dirimido en la ciudad de Casablanca.

Tal y como se esperaba, fue un trámite cómodo para los alumnos del entrenador Rolando Acebal, pese al inesperado fracaso del campeón olímpico Roniel Iglesias (69) frente al fajador Mohammed Rabii, quien así mantuvo su invicto en cuatro salidas y se ubicó primero en el ranking individual de esta V WSB.

Iglesias dejó mucho que desear. No se mostró preciso en su golpeo, falló mucho, apenas se movía sobre el ring y eso no se lo perdonó Rabii, quien sí disertó con sus buenas combinaciones a la anatomía del pinareño. Merced a las rápidas entradas y salidas, unidas al control del combate durante los 15 minutos, los jueces le dieron el merecido fallo unánime al púgil local.

En los restantes combates, los Domadores sí impusieron su mejor ABC boxístico y le endosaron un vendaval de golpes a sus respectivos rivales.  

El primer pleito fue en la división superpesada, en la cual Leinier Peró le pegó con todo al mastodonte Thierry Ngueharoum, un verdadero «saco de papa», inamovible, de escaso aval, lento en sus desplazamientos, que nunca debió subir al ring para deslucir el espectáculo.

Peró parecía que golpeaba un saco en el gimnasio de la Escuela Nacional de Boxeo, ubicada en el Wajay. Lo combinó con varias series de golpes, tanto en la larga como en la media distancia. Y apenas se le encimó, previendo una embestida del púgil centroafricano. El 3-0 fue bien cómodo.

Luego, el bicampeón mundial Lázaro Álvarez (60) se metió de lleno en la pelea tras un pálido primer asalto y utilizó bien su jab de derecha combinado con swinnes de izquierda para vencer 3-0 a Abdellah Boudrar, quien no dio ni pidió tregua, pero se vio superado por el mejor arsenal técnico-táctico del pinareño.

Y en el tercer combate de la tarde, el doble monarca del orbe Julio César La Cruz (81) impuso una vez más su mejor arma: la riposta, ahora contra el «refuerzo» holandés Peter Mullenberg, incapaz de descifrar los movimientos del camagüeyano.

Tras un primer round de evidente estudio, La Cruz comenzó a bajar la guardia para provocar el ataque del rival… y logró su objetivo. Comenzó a sacar con rapidez sus brazos por encima del fallo de Mullenberg y obtuvo amplia ventaja en el contragolpe, basado fundamentalmente en el jab de izquierda recto y en sus golpes por dentro. Otro 3-0 a favor de los Domadores, que con ese triunfo, pusieron el pleito 3-0 favorable.

Ya en el cuarto combate, llegó la derrota de Iglesias. Pero en el quinto, el bronce mundial Yosbany Veitía (52) le tributó revancha a Achraf Kharroubi, a quien había vencido en octubre pasado, también en Casablanca, sede de la Copa Mohammed VI. Y le repitió el mismo «medicamento»: constancia con el jab de derecha para mantenerlo alejado, cambio de ritmo en los movimientos de piernas y buena defensa de torso y manos. Fin de la historia para un justo 3-0 favorable al joven espirituano, quien así acuñó su duodécima victoria al hilo en la WSB, si sumamos las ocho logradas en la pasada temporada.

Tras ese resultado, los Domadores se mantienen imbatibles en ocho semanas en el grupo A eliminatorio, con 24 puntos, merced a 35 combates ganados y solo cinco perdidos.

El próximo viernes, los cubanos recibirán a los Halcones del desierto, de Argelia, en el Coliseo de la Ciudad Deportiva capitalina. Se combatirá en la categoría C-1, que incluye las divisiones de 49, 56, 64, 75 y 91 kilogramos.


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos