martes, 21 de mayo de 2024

Diez juegos no es nada, pero pesan onzas

Una mirada al bateo por dentro y los candidatos de la semana al premio de MVP...

Norland Rosendo González en Exclusivo 26/09/2020
0 comentarios
Frederich Cepeda-Sacti Spíritus
Frederich Cepeda el gallo mayor ha tomado diez boletos, a razón de uno cada 4.4 comparecencias al cajón de bateo, y pese a que apenas promedia .242, su porcentaje de embasado es casi el doble (.405).

Diez juegos no es nada en un campeonato de 75. Cuando vayamos por 20, podremos hablar entonces de tendencias, pero no se puede dejar de seguir la pista a algunos números que no varían mucho del año pasado a este. Demasiada ofensiva, por ejemplo. La misma que después no suena en las competencias internacionales.

Se promedia para .300, y es raro el inning en que no hay hombres en base. Por hits o por bases por bolas, fundamentalmente. Son muchos más los boletos (640) que los extrabases juntos (441), y eso que abundan los bateadores agresivos, que le van rápido a la bola. Qué sería de esa estadística si hubiera diez o doce con la paciencia y la disciplina en home de Frederich Cepeda.

El Gallo Mayor ha tomado diez boletos, a razón de uno cada 4.4 comparecencias al cajón de bateo, y pese a que apenas promedia .242, su porcentaje de embasado es casi el doble (.405).

Es el caso, también, de Danel Castro, su average con el madero (.226) está por debajo de su media histórica (.310), pero su OBP (.429) confirma que deja pasar muchas bolas fuera de la zona de strike, por lo que ha ido caminando diez veces para la inicial.

Para beneplácito de los lanzadores no son muchos como ellos, aunque por ahora no haya estadísticas compiladas o públicas que reflejen lecturas más hondas de lo que hace cada bateador por turno.

Apenas hay 73 ponches más que boletos, una diferencia mínima, casi despreciable, y sí llama la atención que siguen siendo muchas las bolas puestas en juego. No hay pruebas, pero se puede interpretar que se privilegia el contacto al contacto fuerte. Como si el ponche fuera siempre un demonio, rezago de las métricas tradicionales.

De hecho, ante pitchers sin comando ni control y con una media de velocidad en la recta que no llega a las 90 millas por hora, se batea mucho por el suelo. Por cada batazo capturado de aire, 1.42 out son con conexiones en rolling. En las competencias internacionales esa tasa es más desproporcionada. Mucho más fácil el out.

A pesar de esos (des)ajustes, con 26 comparecencias como mínimo, 16 hombres promedian por encima de .400 y dos están en .500, justamente dos que no estaban en los planes de sus directores, el cátcher camagüeyano Luis Gómez y el camarero de Holguín Yosvani Millán. Si vamos al OBP, 17 bateadores se embasan la mitad o más de las veces que van al home plate, liderados por el granmense Raico Santos (.629).

Los juegos de 1-0 como el protagonizado por Villa Clara y Camagüey el domingo pasado van a ser una rareza; como también es raro que haya jornada sin racimos de más de cinco carreras en un inning por uno o varios equipos. A veces, más de uno en el mismo juego.

Ya está en el sitio www.beisbolcubano.cu la encuesta para elegir por voto popular al Jugador Más Valioso de la semana del 19 al 24 de septiembre. Los candidatos son el abridor zurdo de Matanzas Yoanni Yera, el cerrador de Industriales Andy Rodríguez y el bateador de Santiago de Cuba Edilse Silva (en la tabla uno están los números de cada uno en ese lapso).

Sobre los pronósticos de la semana, sigo bateando muy poco. De 7-2, porque el pareo Cienfuegos-Camagüey no tuvo decisión en el tercer choque por la lluvia. Apenas di en el blanco en los duelos Granma-La Isla e Industriales-Holguín.

Pero voy a seguir arriesgándome:

CMG-PRI (2-1)

ART-LTU (2-1)

CAV-IJV (1-2)

IND-SSP (1-2)

MAY-HOL (1-2)

GRA-MTZ (2-1)

SCU-CFG (1-2)

GTM-VCL (1-2)

Para la jornada sabatina están anunciados oficialmente los abridores.

Dos duelos sobresalen por sus expectativas: Leandro Martínez (GRA) contra Noelvis Entenza (MTZ) y el de Yuén Socarrás (SSP) frente a Bryan Chi (IND).

Diez juegos, repito, no es nada. Pero van pesando algunas onzas.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos