domingo, 27 de noviembre de 2022

Diez ilustres al Salón de la Fama del Béisbol

El Salón de la Fama del Béisbol Cubano fue refundado. Tras votación de cronistas e historiadores de este deporte, fueron exaltados 10 peloteros indiscutibles...

Joel García León en Exclusivo 11/11/2014
1 comentarios

La historia volvió a su sitio, al menos la historia del béisbol cubano, que este 8 de noviembre en el estadio Latinoamericano vio exaltar a diez ilustres peloteros, divididos en dos épocas, a un refundado Salón de la Fama, creado hace 75 años, un 21 de octubre de 1939, en el estadio La Tropical, de La Habana.

Luego de dos jornadas de debate en el Coloquio Nacional: Museo y Salón de la Fama: de la utopía a la realidad, organizado por el Grupo Entusiastas por la refundación del Salón de la Fama, con el auspicio del INDER y la Dirección Nacional de Béisbol, casi 100 especialistas decidieron reanudar un lugar simbólico, al que solo llegan los más encumbrados, los bien llamados inmortales.

Los exaltados ahora, que se suman a los 68 que estaban hasta 1961, fueron: Conrado Marrero, Orestes Miñoso, Camilo Pascual, Esteban Bellán y Amado Maestri todos de la etapa 1864-1961; así como Omar Linares, Luis Giraldo Casanova, Orestes Kindelán, Antonio Muñoz y Braudilio Vinent, jugadores de la etapa de 1962 a la actualidad.

Tras explicar el proyecto del Grupo Entusiastas, coordinado por el cineasta Ian Padrón, los participantes de todas las provincias del país aportaron ideas y sugerencias para enriquecer una propuesta que incluye, entre otras, que el actual Círculo Social José Antonio Echeverría, antiguo Vedado Tennis Club, pueda valorarse como posible sede del Museo del Béisbol Cubano.

Antes de realizar la votación histórica, los especialistas de las bolas y los strikes de todo el país —tal y como ha ocurrido y ocurre siempre en todos los Salones de la Fama del mundo— también decidieron entregar el primer Premio Martin Dihigo al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, por ser el impulsor de nuestras Series Nacionales y el principal inspirador del béisbol amateur en Cuba después de 1962.

Uno de los acuerdos más importantes, que recibió el respaldo unánime de los asistentes, es elevar al Ministerio de Cultura y a la Comisión Nacional de Patrimonio Cultural la propuesta de declarar el béisbol como patrimonio cultural intangible de la nación cubana.

Dudas históricas y procedimientos

Muchas lagunas históricas han salido por estos días tras conocerse la refundación del Salón de la Fama y la exaltación de 10 nombres. El tema de la ubicación en el Palmar de Junco de esta institución sigue siendo una polémica que trasciende, pues el proyecto no le resta valor a ese lugar histórico, todo lo contrario, lo incluye, aunque deja claro que el Salón de la Fama nació en La Habana en 1939. Es decir, solo se es consecuente con la historia de algo que ya estaba creado.

En cuanto al procedimiento, se estudió con profundidad todos los reglamentos que rigen estos recintos sagrados en Estados Unidos, Inglaterra, Japón, Venezuela, México, Colombia, Korea y hasta España, donde un Tribunal de Selección realiza la última votación por los exaltados.

Para esta ocasión, y atendiendo a la cantidad de años de interrupción, se declaró por excepcionalidad que fueran 10 los exaltados, cinco de cada etapa. Por cierto, esta división obedece a la inclusión y el reconocimiento a peloteros de todos los tiempos, aunque ya 68 nombres habían sido escogidos hasta 1961, entre ellos Martin Dihigo, Adolfo Luque, José de la Caridad Méndez, Alejandro Oms.

Todos los participantes en el Coloquio realizaron una primera votación para elegir los 10 finalistas de cada etapa; en tanto el Tribunal de Selección, elegido también por el voto secreto en el Coloquio, determinó luego —por el camino de las urnas— quienes eran los exaltados, los inmortales.

En lo adelante, el Tribunal de Selección solo podrá realizar dos votaciones, pues tendrá que ser reelegido cada dos años por todos los integrantes de la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol, que agrupa a periodistas, fotógrafos, estadísticos, historiadores, coleccionistas y especialistas o estudiosos de la temática.

La impaciencia de algunos aficionados porque no fueron reconocidos ahora algunas figuras sobresalientes de nuestra pelota tendrá respuesta en las venideras exaltaciones, aunque lo preciso es pensar esto no como masividad, sino como un templo exclusivo y simbólico al que solo llegarán los más grandes, los más ilustres.

LOS DIEZ FINALISTAS FUERON:

Etapa 1964-1961

Conrado Marrero, Orestes Miñoso, Camilo Pascual, Amado Maestri, Roberto Ortiz, Esteban Bellán, Pedro Natilla Jiménez, Guillermo Willy" Miranda, Luis Tiant, Atanasio "Tany" Pérez.

De 1962 a la actualidad

Omar Linares, Antonio Muñoz, Orestes Kindelán, Luis Giraldo Casanova, Braudilio Vinent, José Antonio Huelga, Pedro Chávez, Víctor Mesa, Ramón Carneado, Manuel Alarcón.

TRIBUNAL DE SELECCIÓN

Félix Julio Alfonso – HISTORIADOR

Ismael Sené – HISTORIADOR

Carlos del Pino – ESTADÍSTICO

Sigfredo Barros – PERIODISTA

Oscar Fernández – HISTORIADOR

Yasel Porto – COMENTARISTA

Jesús Suárez Valmaña – PERIODISTA

Martín Socarrás – HISTORIADOR

Juan Martínez de Osaba – HISTORIADOR

Rolando Sánchez – HISTORIADOR

Víctor Joaquín Ortega – PERIODISTA

Raiko Martín – PERIODISTA

Joel García – PERIODISTA

Ramón Rivera – COMENTARISTA

Benigno Daquinta – ESTADÍSTICO

Antonio Díaz Susavila – PERIODISTA

Elio Menéndez – PERIODISTA

Leonardo Padura – ESCRITOR

Arnelio Álvarez – ESTADÍSTICO

Reinier González – COMENTARISTA

José Antonio Fulgueiras – PERIODISTA

Elsa Ramos – PERIODISTA

Alfredo Santana – HISTORIADOR

René Navarro – COMENTARISTA

Michel Contreras – PERIODISTA

Relatoría final

¡El Salón de la Fama ya comenzó a andar!

Así pudiéramos resumir las poco más de 15 horas vividas en el primer Coloquio Nacional: Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano: de la utopía a la realidad, celebrado en la Sala Adolfo Luque del estadio Latinoamericano los días 7 y 8 de noviembre del 2014.

Mucha expectativa y no pocas polémicas despertó el trabajo hecho por más de tres meses por el Grupo Entusiastas por la refundación del Salón de la Fama del béisbol cubano, continuador de muchos historiadores, periodistas, estadísticos, cronistas todos, que desde hace decenas de años han venido investigando, escribiendo y desempolvando documentos por el solo placer de contar nuevamente en Cuba con un lugar sagrado donde rendirle culto merecido a los inmortales de nuestra pelota.

La posibilidad de contar en estas dos jornadas con especialistas de todas las provincias del país (excepto Santiago de Cuba) y de prestigiosas personalidades de la cultura, así como el apoyo total de la Dirección Nacional de Béisbol en la persona de Heriberto Suárez y su equipo de trabajo, nos permitió entablar un diálogo, que al decir de muchos participantes dejó de ser un sueño viejo para ser una posibilidad factible y posible, a la cual contribuiremos todos desde el lugar en que estemos.

El proyecto presentado, con su Reglamento para elegir los Candidatos al Salón de la Fama y la celebración de las Ceremonias de Exaltación, recibió un apoyo que no niega la diversidad y las imperfecciones que pueda tener y serán necesarias corregir en el futuro.

Toda la minuciosa investigación hecha no solo fue puesta a consideración y debate de más de 100 conocedores del béisbol, sino que también fue compartido con total transparencia y honestidad, pues lejos de títulos personales, el ánimo mayor era lograr consenso sobre algo que le debemos hace 54 años a nuestro pueblo, pero sobre todo a nuestros peloteros de todas las épocas, antes y después de 1962.

El Coloquio, dedicado desde su primera jornada a nuestros Cinco Héroes, propuso la primera entrega del Premio Martín Dihigo al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, como expresión inequívoca de que somos hijos del proceso de transformación social más grande que ha vivido este país en los últimos 55 años.

Todos los criterios, aportes, sugerencias, recomendaciones, propuestas y ayudas históricas para enriquecer el Proyecto han sido recepcionadas con el sano orgullo de quien está convencido de que su obra no es quizás la ideal, pero lo anima el sentido del deber y de ser fieles a un proyecto que comienza con la familia, pero pasa por el béisbol, la cultura y la identidad nacional que sella siempre para nosotros cada batazo, lanzamiento o fildeo de esos grandes, de esas decenas de grandes peloteros, que por suerte, podemos tener hoy en la memoria y más pronto que tarde esperamos tener en nuestro Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano.

Sin embargo, la tarea mayor, aunque parezca una verdad de perogrullo, comienza ahora. Será responsabilidad de todos los entusiastas que estamos aquí (y ya los consideramos a todos de esa manera) empujar, promover, trabajar, investigar, crecer, vivir y luchar porque cada año le crezcan pies y manos a este Proyecto que tiene por sí una trascendencia para el presente y futuro no solo del béisbol, sino del deporte cubano en general.

El proyecto inclusivo  que se ha debatido no pretende erigirse en totalizador, conclusivo ni camisa de fuerza para las autoridades que tendrán que decidir su viabilidad en el futuro. Estamos conscientes de que un Museo del Béisbol es una entidad que llevará recursos económicos y que no se podrá realizar sin apoyo gubernamental, pero sobre todo con una vinculación estrecha entre en el INDER y el Ministerio de Cultura.

Específicamente, a la Dirección Nacional de Béisbol se le sugiere iniciar una nueva era donde la cultura cubana, a través de artistas e instituciones, forme parte indisoluble del movimiento del béisbol cubano y contribuya al espectáculo mayor que constituye este para nuestra nación.

Dentro de lo más importante que deja este Coloquio es el diálogo, la comprensión y el entendimiento alcanzado con el organismo rector de esta actividad, en pos de trabajar en el futuro con la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol Cubano, fortalecida ahora y con límites bien definidos en cuanto al Salón de la Fama.

Vale destacar además los resultados de la votación final, en la que participaron oficialmente 67 miembros de la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol Cubano. La calidad del voto se evidenció no solo en la inexistencia de boletas anuladas, sino en la propia elección de los finalistas y los exaltados finalmente al Salón de la Fama que conoceremos al cierre de este evento.

La refundación del Salón de la Fama este 7 de noviembre del 2014 seguirá siendo esa construcción simbólica que por tantos años han deseado los cubanos y que esperamos algún día poder entrar todos con la solemnidad y el respeto que merece tanta historia. Bajo la premisa martiana: "Con todos y para el bien de todos" declaramos concluido el primer Coloquio Nacional: Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano: de la utopía a la realidad.

¡Viva el Béisbol Cubano!

! Vivan los peloteros cubanos!

¡Viva el Salón de la Fama!

Propuestas de acuerdos del Coloquio Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano: de la utopía a la realidad

Acuerdo No.1.- Declarar refundado el Salón de la Fama del Béisbol Cubano este 7 de noviembre de 2014, tras 54 años de interrupción.

Acuerdo No.2.- Proponer al Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y al Ministerio de Cultura la creación del Museo del Béisbol Cubano en las áreas del antiguo Vedado Tennis Club, hoy Círculo Social José Antonio Echeverría, a partir de los argumentos expuestos en este Coloquio y por considerarlo la instalación más idónea para ello.

Acuerdo No.3.- Sugerir a la Comisión Nacional de Monumentos que valore al Círculo Social José Antonio Echevarría, antiguo Vedado Tennis Club, para ser declarado Monumento Nacional a partir de su importancia histórica, cultural y social.

Acuerdo No.4.- Recomendar al INDER y a la Dirección Nacional de Béisbol la pertinencia de hacer coincidir en el Museo del Béisbol Cubano el Salón de la Fama del Béisbol, a partir del proyecto debatido en este Coloquio, que incluya además dentro del mismo como extensión imprescindible al estadio Palmar de Junco.

Acuerdo No.5.- Proponer una jornada del 27 al 29 de diciembre de cada año en Honor al Béisbol Cubano, la cual comenzará el 27 de diciembre con la entrega del premio más importante que existirá en Cuba a instituciones o personas que han dedicado su existencia a promover este deporte: El Premio Martín Dihigo a la obra de la vida.

Acuerdo No.6.- Proponer que el primer Premio Martin Dihigo sea conferido al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro por ser el impulsor de nuestras Series Nacionales y el principal inspirador del béisbol amateur en Cuba después de 1962. Además, por su entrega, apoyo y Revolución lograda en la pelota cubana durante más de cinco décadas, en las que hemos alcanzado títulos panamericanos, mundiales y olímpicos, así como el Segundo lugar del Clásico Mundial. Por ser Fidel un pelotero que ha dado jonrón con bases llenas a millones de cubanos, amantes del béisbol y de su Patria”.

Acuerdo No.7.- Aprobar los Estatutos de la Comisión Especializada de Cronistas del Béisbol Cubano para el trabajo en el Salón de la Fama e incluir el término de Historiadores en su denominación.

Acuerdo No.8.- Sugerir que la exaltación al Salón de la Fama tenga lugar cada 29 de diciembre en un sitio que se determinará como indica el Reglamento.

Acuerdo No.9.- Tras la refundación del Salón de la Fama este 7 de noviembre de 2014, realizar la primera exaltación en el próximo Juego de las Estrellas que se celebrará el 28 de diciembre de 2014.

Acuerdo No.10.- Realizar cada dos años la Asamblea de la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol, en la cual se elegirá o ratificará su directiva y se votará por un nuevo Tribunal de Selección.

Acuerdo No.11.- Incorporar al Reglamento aprobado para la exaltación al Salón de la Fama la no incorporación o retiro del mismo de los peloteros que hayan participado en actos de sangre, delictivos y otros considerados indignos ante la sociedad, o que se le compruebe haber estado dopado durante su carrera deportiva.

Acuerdo No.12.- Sugerir a las entidades deportivas correspondientes que se retire de los equipos de la Serie Nacional los números de los peloteros exaltados al Salón de la Fama, u otros que así considere la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol. Los números deberán colocarse en un lugar destacado del estadio.

Acuerdo No.13.- Los integrantes de la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del Béisbol se comprometen a investigar, divulgar y contribuir al aprendizaje y el conocimiento de la historia del béisbol cubano a las nuevas generaciones.

Acuerdo No.14.- Se propone que las tarjas definitivas para los exaltados al Salón de la Fama sean elaboradas en bronce, como material que simboliza la perpetuidad.

Acuerdo No.15.- Que todos los miembros de la Comisión Especializada de Cronistas e Historiadores del béisbol promuevan la idea del Museo del Béisbol cubano en todos los poblados municipios y provincias, del país para lograr un movimiento que contribuya a enriquecer la institución cuando finalmente se cree.

Acuerdo No.16.- Apoyar la decisión del INDER de elevar al Ministerio de Cultura y a la Comisión Nacional de Patrimonio Cultural la propuesta de declarar el béisbol como patrimonio cultural intangible de la nación cubana.


Joel García León

Se han publicado 1 comentarios


Leinad
 12/11/14 8:26

Creo que es un excelente logro... esa mezcla de cultura y deporte con Ian Padrón al frente llevará a nuestro béisbol a lo más grande nuevamente.. solo tiempo al tiempo. No obstante tengo mis inconformidades, todos sabemos quien es Antonio Pacheco, capitán de capitanes, puede estar ahora en EE.UU y todo lo que quieran decir, pero es uno de los grandes y está por encima de muchos en esa lista, incluso no lo pusieron ni en los nominados, no quisiera que se mezclara la política con esto, ya no me gustaría. slds a todos.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos