jueves, 18 de abril de 2024

Descontento con los jueces en la lucha

Más allá del caso de Reineris Salas, nada justifica no estar a la altura...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 21/08/2016
0 comentarios

Hubo su roncha levantada este sábado en la lucha libre de los Juegos Olímpicos de Río. Se considera que un error de los jueces le costó una medalla de bronce al cubano Reineris Salas (división de los 86 kilogramos), un habanero de 29 años de edad, ganador de tres preseas en campeonatos mundiales: bronce en Moscú 2010, plata en Budapest 2013 y Tashkent 2014. La verdad es que preferimos ir cronológicamente antes de llegar a la roncha…

(Un paréntesis con toda intención, y sin demora en el orden de los párrafos, antes de seguir escribiendo. En una nota anterior reflejamos los traspiés el jueves de los luchadores Yowlys Bonne y Liván López, anunciamos la salida este sábado de Salas, y el domingo la de Alejandro Valdés y Javier Cortina. Y también el sábado del taekwondoca Rafael Alba, quien terminó sin medalla, y los boxeadores Robeisy Ramírez y Arlen López. Pues bien, los pugilistas… ¡fueron campeones! Esas dos de oro le permitieron a nuestro país en ese momento llegar a cinco, y subir desde el lugar 21 hasta el 17. Ah… Robeisy había ganado en Londres 2012)

Volvamos a Reineris Salas: cuando debutó lo hizo contra el sudcoreano Gwanuk Kim. Y hubo un ligerito susto en el inicio, pues comenzó perdiendo 0-1. Luego se sacudió con facilidad, y llegó incluso a redondear la pegada. ¡Ese fue el primer paso!

CRUZAR LOS DEDOS

Se pintaba como más difícil todavía el duelo ante el turco. Selim Yasar, subcampeón mundial en Las Vegas 2015. Salas vio, sin poder hace nada, como su rival sacó ventajas progresivas de 1-0, 3-0, 5-2.

¿Entonces..? Esperar a ver si su vencedor lo arrastraba hasta la fase del repechage, y en ella luchar entonces por una de las dos medallas de bronce. El suspense para él se adueñó todavía más de la sala Carioca 2, del Parque Olímpico. O dicho de otra forma: a cruzar los dedos… En cualquier caso, con dedos cruzados o no, pudo llegar hasta esa fase de aspirar al podio.

(Vamos a adelantar algo para no abusar de la paciencia de los lectores: el turco. Yasar terminó en definitiva con plata, al ceder 5-0 ante el ruso Abdulrashid Sadulaev, campeón mundial en Tashkent-2014 y Las Vegas-2015. Los bronces correspondieron al estadounidense J'den Michael Tbory Cox –a quién volveremos a referirnos pronto-, y el azerbaiyano Sharif Sharifov).

DUELO LATINO

El primer combate de Salas en el repechage resultó un “duelo latino”. La trusa roja le tocó al boricua Jaime Yusept Espinal, de 31 años de edad, medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

A los 1:33 minutos el puertorriqueño se había buscado dos advertencias del árbitro, por retroceder. No pudo marcar en los siguientes 30 segundos. Y eso reportó para él pizarra de 0-1.

Salas no se conformó, en la libre no puede haber conformidad, y amplió su ventaja añadiendo cuatro puntos más, con un tackle a la pierna izquierda, pase atrás y desbalance. Así llegó el 5-0.

Pero el puertorriqueño no se dio por vencido, y aprovechó que Salas quedó mal parado en una acción, para marcar y poner un 5-4. El cubano lo obligó entonces a salir del tapiz, y colocó entonces un ya definitivo 6-4.

DECISIÓN POLÉMICA

La verdad es que pensamos entonces que su mayor experiencia, y laureado currículo, le alcanzaría para llegar ya al bronce ante el estadounidense J´den Michael Tbory Cox, de 21 años de edad, sin expediente importante, aunque proveniente de una nación con una reconocida fuerza tradicional en la lucha libre.

No se olvida tampoco que había combatido muy duro ante el boricua 40 minutos antes, o que resultó muy polémica la decisión ante Cox, tanto que por lo visto por la televisión originó fuertes protestas del entrenador Julio Mendieta y del propio Salas.

Nuestro compatriota finalizó con desventaja de 0-1 en el primer asalto, cada uno de tres minutos. En el segundo logró el 1-1, cuando penalizaron a Cox, y éste no pudo marcar acción en los siguientes 30 segundos. Ello le daría la victoria a Salas, por haber sido el último en marcar. A continuación los dos forcejearon con gran intensidad. Y fue entonces cuando estalló todo…

La esquina estadounidense hizo una reclamación. Y desde la mesa de los jueces le concedieron a Cox dos puntos que ya iban a ser decisivos teniendo en cuenta que faltaban… seis segundos.

APRENDAMOS DE UNA VEZ

Pero en cualquier caso, más allá de la polémica, ¡o incluso de una posible injusticia!, me hubiera gustado, me dirán que soy un soñador…, que Reineris Salas hubiera acudido al llamado del árbitro a la hora de dar la decisión, que no abandonara el tapiz.

Y también que Salas y Mendieta tuvieran el autocontrol necesario, más allá de lo que consideraron una injusticia, y aceptaran pasar a encontrarse con los periodistas en la zona habilitada para ello.

Aprovecho para decir que en nuestro deporte se puede avanzar todavía más en ese punto de mantener siempre la estatura, la educación, el estilo, el respeto a normas… No hace falta recordar que no es solo por ofrecer siempre una buena imagen. Es que a veces nos ha traído problemas y hasta fuertes sanciones internacionales. Hay que terminar de coger la medida exacta.

El párrafo anterior iba a ser el último. Pero entonces una joven muy espiritual, con cuyo enfoque sobre este tema coincido, nos regaló una frase que, sin ella saberlo en ese momento, llevó a otro final. Me dijo: “Ahora, mientras hablábamos, recordé una frase de Charles Chaplin: ´Perder con clase y vencer con osadía´”.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos