martes, 6 de diciembre de 2022

De tres, ¡cinco!

Cuba ganó medallas de todos los colores en el Campeonato Panamericano de Ciclismo de Pista...

Norland Rosendo González en Exclusivo 10/10/2016
1 comentarios

Cuba llevó solo tres atletas —todas mujeres— al Campeonato Panamericano de Ciclismo de pista, que concluyó este domingo en el velódromo Bicentenario de Aguascalientes, en México. Con ese trío “enganchó en sus ruedas” cinco medallas: una de oro, dos de plata y dos de bronce. Las tres regresan con el cuello adornado.

Dos habían competido en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro: Marlies Mejías y Arlenis Sierra, y ahora subieron al podio par de veces cada una. La tercera pedalista, Iraida García, conquistó una presea de bronce en la prueba inaugural de Madison para mujeres y quedó en el top ten de las otras dos pruebas en las que participó (scratch y carrera por puntos). En mayo de este año, Iraida se había proclamado campeona continental en la ruta, escoltada entonces por la propia Arlenis.

Hubo que esperar a la última fecha competitiva para que Cuba se agenciara un título. Ese mérito le correspondió a Marlies Mejías en su prueba favorita, la más agotadora e integral de todas, el ómnium, que incluye seis carreras en dos días consecutivos.

El sábado, la risueña pedalista insular lideró la carrera de persecución y la de scratch y fue segunda en la de eliminación y con ese resultado se había colocado al frente de las aspirantes al título.

Un día después, ella fue la mejor en las tres modalidades disputadas: vuelta lanzada, carrera por puntos y 500 metros contrarreloj, con lo cual aseguró el primer lugar en esa exigente competencia con 231 puntos, 20 unidades más que la local Yarelis Salazar.

Como aval más reciente tenía el meritorio séptimo puesto en la cita olímpica carioca, y en la historia de los campeonatos panamericanos había ganado las ediciones de 2011, 2012 y 2013. Hace dos años se vistió con el traje de plata. Ahora reconquista el cetro y se ratifica, ampliamente, como la máxima ganadora del ómnium en citas de este tipo.

Marlies en una deportista muy activa en las redes sociales. Apenas concluye sus competencias se conecta y es muy afable con la prensa. Expresa sus sentimientos y sus criterios sin poner excusas. Desde que llegó a México me comentó que tenía déficit de entrenamiento, “no es una pretexto, pero no puedo negarlo. No obstante, como siempre, vine a ganar todas las pruebas en las que participe”, me advirtió.

Tras conquistar la corona dominical, Marlies publicó en su muro de Facebook “estoy súper feliz por obtener este lugar en el ómnium, ya que no estaba en mi mejor forma, quiero agradecerle a mi profe Leonel Álvarez por su gran confianza en mí, todo este día tan bello se lo dedico a mi bella familia, amigos y todas esas personas que me inspiran día a día”.

Ese espíritu la dota de una fuerza mayor, de un extra que la hace superar cualquier dificultad, cualquier carencia tecnológica, cualquier inconveniente.

Para hacer más grande su actuación, ella e Iraida se lanzaron este domingo en el Madison para damas, en una decisión de última hora, pues es la primera vez que se realiza esa modalidad en este tipo de certámenes, según confirmó Marlies, y se adueñaron de la medalla de bronce, en un resultado que ellas calificaron de histórico.

Su debut en el Panamericano fue en la carrera de persecución individual en la cual se ciñó la presea de plata y repitió el mismo puesto de 2014. En las justas continentales ha subido al podio en esa especialidad cinco veces (oro en 2013, plata en 2012, 2014 y ahora y bronce en 2011).

“Este año fue una carrera muy dura”, me dijo vía electrónica. “Imagínate que logré mi mejor tiempo histórico (3.29:929) minutos, pero no bastó para ganar, porque la estadounidense Kelly Catlin hizo un 2:54.017 de leyenda”.

Marlies es una ciclista de muchas potencialidades, no solo rueda fuerte en la pista; también se luce en la ruta y para demostrar su integralidad en diciembre competirá en la segunda edición de Titan Tropic de Mountain Bike, en el occidente de Cuba. Pero de esa historia escribiré próximamente.

La otra gran noticia, confirmada el domingo por la noche, es que Marlies ha sido fichada por el club Weber Shimano Ladies Power (UCI Continental), “otro gran logro en mi vida deportiva, gracias por la oportunidad”, comentó en medio de la alegría. Se lo merece. Talento y calidad tiene para hacer historia en este deporte.

Virtuosa también es su compatriota Arlenis Sierra. Solita se enroló en la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos y llegó en un excepcional puesto 28 a la meta, el mejor de una cubana en ese tipo de certámenes, y para colmo, tuvo que enfrentar una avería en su bicicleta en medio de la competencia por un trazado muy exigente en la urbe carioca.

Ahora, en el torneo panamericano de pista de Aguascalientes, se inscribió en dos modalidades: scratch y carrera por puntos. Como Marlies, no entrenó lo que una justa de esta envergadura exige. Incluso, después de la olimpiada se pasó unos días de vacaciones y recién retornó a las pistas. Sin embargo, su estirpe de gran pedalista le permitió colgarse dos medallas.

En el scratch fue medallista de bronce, el mismo lugar del año pasado, cuando su sueño, obviamente, era revalidar la corona de 2014. “No estoy conforme, pero no puedo negar que me siento satisfecha. Yo siempre quiero el oro”, me dijo a través de las redes sociales.

El sábado tomó parte en la carrera por puntos. Logró la plata, pero también le fue esquivo el trono. Por lo menos subió un peldaño respecto al campeonato Panamericano de 2015. Se repitió el uno-dos de 2014, torneo en el que la canadiense Jasmin Glaesser resultó la reina. Es la tercera presea plateada de Arlenis en esa prueba en competencias panamericanas de este tipo, con un bronce.

A la pregunta de si esta edición fue más exigente que la anterior, Arlenis respondió: “no, para nada”. Quizá en sus modalidades no, pero en los 500 metros contrarreloj para mujeres, no creo que las atletas digan lo mismo, pues la anfitriona Jessica Salazar implantó récord mundial con crono de 32.268 segundos y pulverizó la cuota anterior, que databa de hace un año, en poder de la rusa Anastasiia Voinova (32.794). Se extrañó en esa carrera de velocidad a la cubana Lisandra Guerra, seis veces campeona y bronce en la justa precedente.

Arlenis también espera que la buena ventura la acompañe y pueda ser contratada por algún club foráneo próximamente; algo se rumora en ese sentido, pero todavía nada se ha concretado, según pude conocer.

Cuando las ruedas del ciclismo apuntan ahora al lejano Tokio, sede de la próxima cita olímpica, las autoridades cubanas de ciclismo comienzan a trazar su estrategia para logar una dotación capaz, no solo de clasificar, sino de aspirar a una medalla. Hasta ahora solo la villaclareña Yoanka González ha logrado una presea en citas estivales: plata en Beijing 2008.


Norland Rosendo González

Se han publicado 1 comentarios


I Glez
 13/10/16 14:39

Si cierto se extraño a Lisandra Guerra y a Yudelmis Dominguez, ojala q se reincorporen pronto al colectivo, y q surjan nuevos talentos par ir preparando el relevo generacional en este deporte tan competitivo.

 

FELICIDADES A LAS CHICAS Y SUS ENTRENADORES POR LOS LOGROS Y EXITOS ALACANZADOS.

 

Deja tu comentario

Condición de protección de datos