domingo, 19 de mayo de 2024

De sobresalto en sobresalto, seguimos con vida en pelota

Cuba logró vencer en extrainning a Australia y jugará su último partido de la fase preliminar ante el campeón de 2015, Corea del Sur...

Norland Rosendo González en Exclusivo 07/11/2019
0 comentarios
Livan Moinelo
Moinelo salió a pitchear por Cuba en el 9no y 10mo inning

Después de una derrota por 3-0 frente a Canadá, en la que apenas se sintieron los bates cubanos, cuyos débiles contactos, cuando los hubo, no llegaron jamás a los jardines, el alto mando de los nuestros apostó casi por el mismo lineup ante Australia, y aunque se ganó el duelo (3-2), la vida, madero en mano, no fue muy diferente.

Con ese éxito, los cubanos mantuvieron vivas sus aspiraciones de avanzar a la superronda del Premier 12, donde ya es seguro que México y Estados Unidos contendrán por el único boleto olímpico reservado al mejor ubicado de América en el torneo. Fuera quedaron República Dominicana, Venezuela y Puerto Rico. Además de los nuestros, Canadá también conserva posibilidades de ir a la vuelta de los seis sobrevivientes.

Aunque se puede dar más de una variante de clasificación, un triunfo en el juego de la próxima madrugada (hora de Cuba) frente a la fuerte escuadra de Corea del Sur garantiza el avance directo, que hubiese sido menos traumático con una victoria, que era muy posible, ante Canadá.

Pero como aguas pasadas no mueven molino, los nuestros tuvieron que olvidar su cuarta derrota seguida ante elencos norteños y reponerse en 24 horas para no morir antes de tiempo en este campeonato, después de haber viajado tantos kilómetros con un sueño que es el mismo de millones en esta Isla: presentar mejor cara y ganar, o al menos, ofrecer resistencia digna.

Australia ha sido un hueso durísimo de roer en los más recientes choques entre ambos, siempre con palos de vuelta entera de por medio para voltear los marcadores, y ahora hubo que esperar un inning más de los habituales, y sin jonrones, porque ni un extrabase han podido producir los bateadores entre los escasos nueve imparables pegados en los dos primeros partidos.

Entrada la madrugada, entre tantos sobresaltos, por lo que se ejecutó mal o no se ejecutó, por los tantos swings a pitcheos fuera de la zona de strike, por los emergentes que no salían y después del fildeo del jardinero central australiano en el noveno con un batazo de Erisbel Arruebarrena pegado a los colchones, que de haber picado hubiera remolcado la victoria, al fin, Cuba ganó en Regla Schiller. Aunque no convenció.

Como era juego de todo o nada, de esperanza o más de lo mismo, Borroto apeló a todo lo bueno que tenía en el bullpen, sin guardarse nada. Su carta para la apertura, Bladimir Baños, le dejó la casa llena sin out a quien la mayoría, entre ellos yo, suponía que iba a ser el abridor: Lázaro Blanco, y el mejor lanzador afiliado actualmente a la Federación Cubana de Béisbol se creció.

Lo remplazó otro de la rotación, Freddy Asiel Álvarez, pero en tiempos así, se subvierten los roles, y el villaclareño cumplió su cometido, a pesar de admitir un hit que provocó el largo abrazo a dos carreras.

Para el cierre, Raidel Martínez, y cuando el joven fichado por los Dragones de Chunichi en Japón se complicó, otro con experiencia en el bullpen de la segunda liga profesional más importante del mundo, Liván Moinelo, salió a demostrar sus herramientas en situaciones estresantes, que no eran, para nada, las mostradas el día antes frente a Canadá, cuando concedió dos boletos seguidos con las bases llenas.

Moinelo dejó a dos en los senderos en el noveno sin out y lo mismo hizo en el décimo con los dos hombres que por regla se colocan en primera y segunda para decidir lo más rápido posible los empates en la pizarra. A su hoja de servicio han ido los dos resultados, una derrota y una victoria, y frente a Corea del Sur, probablemente tenga que lanzar de nuevo.

Y mientras todo eso sucede en Asia, la serie nacional cubana sigue jugándose a media tarde, con unos Toros de Camagüey aferrados a la cima para consuelo de su mentor a tantos kilómetros de distancia y con la cabeza en ambas partes. Camagüey (34-20) cedió par de veces frente al último lugar, Industriales (29-25), pero mantiene una raya de ventaja sobre Matanzas y Santiago de Cuba (33-21) y detrás se ubican Cienfuegos y Las Tunas (32-22).

Nada, que no hay forma de pegar un ojo en estos días. Por «culpa» de la pelota.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos