martes, 6 de diciembre de 2022

Curiosidades de la lucha deportiva (II)

Volviendo a los colchones encontramos que la lucha cubana tuvo un enlace perfecto entre Azcuy y la posterior llegada de Mijaín López...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 28/11/2016
0 comentarios
Filiberto Azcuy-Luchador cubano
Filiberto Azcuy ganó dos medallas de oro en Juegos Olímpicos.

Sí, quedaron muchos elementos en el tintero, como adelantamos al final del trabajo anterior. Habíamos escrito, por ejemplo, que los luchadores cubanos tienen una racha impresionante en Juegos Olímpicos: la de ganar medallas de oro en las últimas siete ediciones. Pero no mencionamos a los campeones, lo cual es una forma de rendirles homenaje. No recordamos otra racha espectacular, lograda en campeonatos mundiales. Y tampoco…

Esa cadena olímpica ha ensartado nueve metales dorados. Y, como muchos lectores no han olvidado, empezó en Barcelona 1992. Allí se coronaron Héctor Milián (división de 100 kilogramos-estilo grecorromano) y Alejandro Puerto (57-libre).

Llegó después la hora, o las dos horas, de otro grande de la modalidad grecorromana: Filiberto Azcuy. Se presentó invencible en Atlanta 1996, compitiendo en la división de los 74 kilogramos. Y cuatro años después volvió a salir campeón, en Sídney 2000, ahora enrolado en la de los 69. Sí, venció también el duro reto de bajar de peso, de aguantar la boca, de sacrificarse…

La lucha cubana tuvo un enlace perfecto entre Azcuy y la posterior llegada de Mijaín López. ¿Se acuerdan? Nos imaginamos que sí: Yandro Quintana, un librista de la categoría de los 60 kilogramos, inscribió su nombre en dorado en Atenas 2004.

HORA DE MIJAÍN

Las historias más recientes, claro está, son más conocidas. Y el protagonista ha sido el súper completo de la grecorromana Mijaín López (las dos primeras veces en 120, y ahora, tras el cambio en el reglamento que tanto lo beneficia), en la de 130. Ha subido a lo más alto del podio en Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016.

Pero, a propósito de Río 2016, antes de seguir con el laureado súper completo queremos detenernos en Ismael Borrero (59 de la libre). Había ganado el mundial de Las Vegas 2015. Y cualquier posible duda posterior la despejó de forma demoledora en la fiesta de los cinco aros. La verdad es que estuvo inmenso. En orden cronológico su corona llegó primero que la de Mijaín.

Ah… ¿recordamos que Mijaín López es uno de los cuatro tricampeones olímpicos cubanos de deportes individuales? Los otros fueron el esgrimista Ramón Fonst, y los boxeadores Teófilo Stevenson y Félix Savón.

Es hora de también fijarnos en tres curiosidades sobre las coronas ganadas por Mijaín López:

1.-En la final de Beijing 2008 se impuso al ruso Khassan Baroev. “Fue el rival más duro de mi carrera”, me dijo una vez con toda transparencia. Baroev lo había vencido en la del mundial de Guangzhou 2006. “La próxima vez lo voy a pelar bajito”, me dijo otro día en que me hice el que no lo había escuchado, para ver si se atrevía a repetirlo. Y… ¡se atrevió!, pese a que había varias personas delante. Mijaín se desquitó en el de Bakú 2007. Así llegaron a Beijing 2008. Mijaín venció con claridad y lo dejó en plata. La semana pasada, como ya escribimos en Cubahora, se conoció que Baroev había dado positivo en prueba antidoping, y perdido aquella presea. Ello quiere decir, como ya escribimos, que le ganó a un rival con una “supuesta ventaja”.

2.-En el mundial celebrado un año antes de Londres 2012 (el de Estambul 2011), Mijaín había perdido con el turco Riza Kayaalp. “No me gana más”, me dijo poco después. Se midieron en una semifinal en Londres 2012. Y de forma muy clara cumplió lo prometido…

3.-Una película muy parecida, casi un remake, se vivió en el ciclo olímpico siguiente. A un año de Río 2016 el turco volvió a ganarle en un mundial (esta vez el de Las Vegas 2015). Y aunque allí quedó incumplida la palabra de Mijaín, por primera y única vez hasta ahora, ello en realidad fue algo muy bueno. Le dio el impulso adicional necesario para fulminarlo en los primeros 20 segundos durante la esperada y decisiva final en la cita en suelo brasileño.

ALGO MUY ADMIRABLE

Y merece aplausos la racha de subir al podio, al menos una vez, lograda en los últimos 26 campeonatos mundiales, todos los celebrados desde 1982.
(En la estadística anterior nos adelantamos a la unificación ya en la misma sede, a partir de Budapest 2005, de las tres modalidades: grecorromana, libre y la libre femenina).
Se impone recordar que el destacado acumulado general de nuestros compatriotas en citas del orbe es de casi 100 medallas (28-27-41=96). Por estilos la greco archiva 16-11-19=46 y la libre 12-16-22=50. Sí, faenas nada fáciles…

¿Las primeras de oro? Raúl Cascaret, en Budapest 1985, y un año después en la misma ciudad. La primera vez derrotó en la final al rival más encarnizado de su carrera: el estadounidense Dave Schultz. La historia fue parecida un año después, pues lo volvió a vencer, aunque no en combate de la final. Cascaret falleció en un accidente de tránsito, en 1995. Schultz fue asesinado con un arma de fuego, en 1996, a manos del multimillonario y filántropo estadounidense John du Pont.

¿Cuándo se comenzaron a practicar las luchas en nuestro país? La libre masculina en 1926. Esperó más la grecorromana: 1970. La femenina, de forma oficial, mucho más acá: en 2006.

No solo los luchadores se cansan; también los periodistas. Y, por eso, ni una curiosidad más, al menos por hoy…


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos