domingo, 21 de abril de 2024

Cuba vence a Estados Unidos y accede a la final

La selección de Cuba derrotó 5x3 en diez entradas a Estados Unidos y se convirtió en el primer finalista de la XXVI Semana Beisbolera de Haarlem que termina este domingo...

Rafael Arzuaga Junco en Exclusivo 21/07/2012
0 comentarios
Cuba llega a la final
Cuba llega a la final.

Cuba superó un déficit de tres anotaciones en el principio del octavo capítulo y terminó por vencer a Estados Unidos 5x3 este sábado en el primer partido semifinal de la XXVI Semana Beisbolera de Haarlem, Holanda, mañana domingo. 

Así, la selección antillana ganó el derecho a disputar la final del torneo versus el ganador del desafío Puerto Rico-Holanda que se disputa esta tarde. 

El triunfo cubano resarció del revés sufrido en la etapa regular, cuando los norteamericanos vencieron 5x2, y marcó ventaja de 4-3 en el duelo particular entre estas selecciones desde el 5 de julio último, fecha de inicio de un tope bilateral de cinco desafíos en el estadio Latinoamericano, de La Habana.  

Más de 2 700 personas reunidas en el Pim Mulier disfrutaron de un duelo de lanzadores entre Freddy Asiel Álvarez y Jonathon Crawford durante la primera mitad del encuentro, al cabo de la cual la selección de Estados Unidos mandaba 1x0 con una carrera sucia en la pizarra. 

Ya en el sexto, Freddy Asiel, después de dos outs, concedió par de boletos y fue sustituido por el zurdo Norberto González, que a su tercer pitcheo permitió un sencillo dentro del cuadro interior y también abandonó el box. 

En esa situación se encaramó en la loma de los martirios Yadier Pedroso, que facturó el último out del capítulo luego de una jugada de fielder's choice por el campocorto, que aumentó a 2x0 la ventaja norteña. 

Otra vez anotaron los universitarios de Dave Serrano en el séptimo. Esa vez Trea Turner sonó un biangular entre right y center, avanzó a tercera por un lanzamiento salvaje, y llegó al home plate por fly de sacrificio al jardín derecho de Johnny Field, todo ante Pedroso. 

De esa manera, la pizarra mostró un 3x0 con siete capítulos disputados, y un trabajo casi perfecto de Crawford, que en el octavo mostró síntomas de agotamiento al golpear al sustituto Rudy Reyes y transferir al emergente William Luis, sin outs, antes de cederle el lugar a Bobby Wahl. 

Luego del out sobre una rolata de Guillermo Heredia, que avanzó a los corredores, otra conexión inofensiva de Rusney Castillo a primera base impulsó la primera anotación cubana, y, a seguidas, un sencillo de Yulieski Gourriel remolcó la segunda. 

A continuación Gourriel se robó la segunda almohadilla, Frederich Cepeda recibió boleto y Alfredo Despaigne conectó su segundo imparable del partido para igualar el score 3x3 antes de que José Dariel Abreu cediera el tercer out. 

Estados Unidos estuvo a ley de una carrera para agenciarse el partido, pero dejó las bases llenas en el final del octavo y a otro corredor en el noveno, sin que pudieran volver a tomar ventaja o definir el desafío. 

Fue entonces que huno que acudir a la regla IBAF, que obliga a iniciar cada entrada extra con dos corredores en circulación y sin outs. 

Sin conectar hits, y ante el jardinero-lanzador Michael Lorenzen, Cuba fabricó dos anotaciones, aprovechando dos boletos —uno a Cepeda válido para impulsar— y un fly de sacrificio de Despaigne al jardín derecho. Eso, segundos previos a otro turno fallido de Abreu, que se fue de 5-1 en el encuentro. 

Tuvo oportunidad de empatar Estados Unidos en el final del décimo, a pesar de que el DT Serrano no sacrificó a Field y este cedió el primer out sin adelantar a los corredores. Eso, porque Lorenzen —empuñó por el designado y cuarto bate Michael Conforto— encontró a compañeros en segunda y tercera, con dos outs, pero falló en fly a primera base. 

Cuba bateó seis hits, todos sencillos, y cuatro repartidos a partes iguales entre Alfredo Despaigne y Ariel Pestano; jugó con un error al campo de Erisbel Arruebarruena, y utilizó a siete lanzadores, el sexto de ellos Pablo Millán Fernández, que se alzó con la victoria. 

Estados Unidos conectó ocho imparables, contado un doble y los tres de Austin Cousino; no cometió errores en la defensa y encaramó a tres universitarios en el box, el último de ellos Lorenzen, que firmó la capitulación.  


Compartir

Rafael Arzuaga Junco


Deja tu comentario

Condición de protección de datos