jueves, 25 de abril de 2024

Cuba-Tampa Bay Rays: Causas y azares

Interpretar la derrota 4-1 sufrida por la selección cubana ante la franquicia estadounidense significa reconocer la calidad de nuestro béisbol, coincidieron ambos mentores...

Joel García León en Exclusivo 23/03/2016
0 comentarios
Tampa Bay-Cuba
La selección cubana y el equipo Tampa Bay Rays, perteneciente a las Grandes Ligas de Estados Unidos, en histórico partido de béisbol efectuado en el Estadio Latinoamericano. (Fernando Medina Fernández / Cubahora)

“Fue un gran juego de pelota”, respondió rápido y seguro el director Víctor Mesa ante la primera pregunta de la prensa. “Cuba enseñó un buen béisbol y resultó un partido inolvidable para nosotros”, declaró en primicia el manager Kevin Cash a la cadena ESPN. Cualquiera que sean las consideraciones finales de este encuentro histórico, pocos pudieran desaprobar que estuvimos en presencia de un desafío marcado por la pasión y el talento deportivo.

Fiel al guión montado desde la conferencia de prensa, el conjunto visitante alineó con su mejor róster, en el cual incluyó como gesto de cortesía al único cubano en su franquicia, Dayron Varona, hombre proa y jardinero derecho. Su lanzador Matt Moore caminó más de lo previsto (seis entradas) y aunque soportó más indiscutibles que sus oponentes se retiró del box sin la sombra de una carrera.

Del lado nuestro, Yosvani Torres aceptó el reto con efectividad y solo fue víctima de insuficiencias tácticas como cortar lentamente los batazos a los jardines—un hit que nunca debió ser doble al jardín central—, lo cual a la postre costó la primera carrera del encuentro, presenciado por los presidentes de ambas naciones, Raúl Castro y Barack Obama.

Las otras dos anotaciones de los visitantes cristalizaron por esa maldita subestimación de nuestros lanzadores a los ubicados en la tanda baja, pues el cuadrangular del inicialista James Loney al siniestro Liván Moinello en el cuarto episodio clasifica entre las conexiones que salen cuando falla la concentración y se olvida que en dos strikes nunca se debe marcar al centro del home, sea quien sea.

El resto de los relevistas cubanos trabajó, en sentido general muy bien, aunque no pudieron evitar la última clase primaria del béisbol en el séptimo. Boleto, robo de base y hit remolcador, algo que nunca pudo conseguir el elenco local, a pesar de pegar más imparables (9 por 5), de ahí que dejáramos más corredores en base (8 por 6). Y esos detalles son los que definen triunfos.

Las causas de la derrota no eximen tampoco hablar de las virtudes mostradas por hombres como Yordan Manduley, quien disertó en el campo corto a pesar de un error tonto en tiro en el octavo inning, sin trascendencia en la pizarra. “Me impresionaron los movimientos del torpedero, tiene mucha calidad”, señaló el mentor norteño; en tanto Derek Jeter, uno de los más grandes de esa posición en todos los tiempos de Grandes Ligas, valoró como “un gran talento para esa posición”, al jugador holguinero.

Con el madero, el propio Manduley, el designado Yosvani Alarcón y el jardinero José Adolis García llevaron la voz cantantes con par de hits; mientras el antesalista Rudy Reyes entró en la historia gracias a inolvidable cuadrangular por el bosque izquierdo a la hora de recoger los bates, es decir, en el cierre del noveno capítulo.

Por supuesto, las insuficiencias estuvieron claras: sorprendido Yurisbel Gracial en primera al atrapar las señas de robo de base la defensa rival; pobre tiro de José Adolis en el segundo inning para una jugada que debió ser out en home; demasiadas bases por bolas de nuestros pítchers (5) y el nunca batazo oportuno para remolcar corredores (algo crónico ya en eventos internacionales de nuestras selecciones nacionales), por solo mencionar los más visibles.

“Enseñamos de nuevo que podemos jugar contra ellos de tú por tú, a pesar de que nos faltan muchas figuras por situaciones ya conocidas. Perdiendo también se aprende y el espectáculo que brindamos me permite seguir defendiendo la idea de tener en el futuro un equipo cubano en Grandes Ligas”, comentó al término del pleito Víctor Mesa, quien elogió la disciplina de las casi 50 mil personas que se dieron cita en el estadio Latinoamericano.

Quizás el trovador Silvio Rodríguez ni siquiera vio el partido. Pero su melodía, Causas y azares, pudiera entonarse sin reservas para definir que una derrota como esta es hija de todo lo que hemos perdido (jugadores, recursos y táctica), en tanto no ha muerto la pasión por un deporte que une a las dos naciones desde lo espiritual, desde la cultura.

Alineaciones iniciales:

Tampa Bay Rays: Dayron Varona (rf), Brad Miller (ss), Evan Longoria (3b), Corey Dickerson (bd), Logan Forsythe (2b), Kevin Kiermaier (cf), Desmond Jennings (lf), James Loney (1b) y René Rivera (c). Lanzador: Matt Moore.

Cuba: Roel Santos (cf), Yordan Manduley (ss), Yosvani Alarcón (bd), Wiliam Saavedra (1b), José Adolis García (rf), Yurisbel Gracial (3b), Yunior Paumier (2b), Frank Camilo Morejón (c) y Dennis Laza (lf). Lanzador: Yosvani Torres.

Puede ver imágenes del partido en alta resolución en nuestra página en FLICKR.


Compartir

Joel García León


Deja tu comentario

Condición de protección de datos