lunes, 22 de abril de 2024

Cuba se despide con varios atletas premiados

Cuatro jugadores fueron seleccionados entre los más destacados del torneo sub-15. Hay potencial para un buen resultado en el Mundial...

Norland Rosendo González en Exclusivo 13/06/2022
0 comentarios
Cuba vs. Venezuela-panamericano-sub-15
Cuba le ganó a Venezuela en el campo de juego, pero le confiscaron el partido por violar regla de picheo. (Tomada de WBSC Américas)

El campeonato panamericano de béisbol para menores de 15 años es historia. Al menos en el campo de juego, pero de este evento se va hablar en Cuba durante mucho tiempo por la plata que dejó de ser en cuestión de horas y el oro que parecía ser y, una vez más, no fue por cuestiones de oficina.

Aunque no vino el campeón de todas las ediciones precedentes, el equipo de Estados Unidos, clasificado para el Mundial de la categoría, el certamen tuvo una alta competitividad, los conjuntos asistentes se entregaron al máximo.

Casi todos los partidos resultaron muy reñidos, incluso el de la discusión del quinto peldaño que aseguraba un cupo extra a la cita del orbe. Colombia vino de abajo para dejar al campo a República Dominicana.

Así fueron ambas semifinales entre las dos rayas, Cuba remontó un 0-6 que después se malogró por mala gestión del picheo de los entrenadores, al utilizar un lanzador inhabilitado por envíos, y Panamá sufrió para imponerse a Puerto Rico cuando estos dejaron el empate y la victoria en bases en el último inning.

Igual que en 2017, la final no se pudo efectuar debido a las lluvias, y el oro se repartió entre Venezuela y Panamá, con Cuba de bronce, tras noquear a los boricuas. Aquella vez, los nuestros también quedaron en tercer lugar, a la escolta de estadounidenses y dominicanos, quienes compartieron el escalón más alto del podio.

Para el equipo cubano fue una gran oportunidad para mostrar sus potencialidades de cara al Mundial, los muchachos fueron de menos a más, aunque siempre hubo una dinámica grupal que les permitió jugar de manera lineal, sin estresarse en los momentos más complejos.

Después de liderar la fase preliminar con saldo de 4-1, ganaron entre las dos rayas en la semifinal, pero la pifia de la dirección malogró el resultado, y completaron el trabajo pese al golpe emocional con un bronce que para muchos es oro.

Cuatro jugadores del equipo fueron reconocidos con premios individuales, entre ellos el antesalista Alejandro Cruz, elegido el Jugador Más Valioso del Torneo, lo que en otras palabras quiere decir el mejor atleta del campeonato.

El espirituano produjo para .455, entre los cinco de más alto average y con diez imparables fue colíder y fue un puntal ofensivo del equipo en situaciones complejas, casi siempre debajo en el marcador.

El segunda base, Duliesky Ferrán, impecable con el guante, se ganó el premio al más defensivo, al tiempo que Roberto Peña y Alejandro Prieto merecieron elogios como el primera base y el patrullero del medio en el Todos Estrellas.

Sin embargo, se extrañó que no fuera incluido el torpedero Yohan Rodríguez entre los mejores, cuando sus números al bate fueron impresionantes, primero en SLU (.846), segundo en OBP (.714) y tercero en average (.538). Y con el guante, ni hablar, ningún jugador causó mejor sensación entre los expertos que él.

También el lanzador Mailon Batista con 0.95 de efectividad, el segundo en el escalafón, un triunfo y 7.1 entradas trabajadas, hizo méritos para el galardón entre los pícheres de bullpen.


Para el equipo cubano fue una gran oportunidad para mostrar sus potencialidades de cara al Mundial. (Norland Rosendo/Cubahora)

Entre las claves del buen trabajo de Cuba estuvo también la capacidad de todos los atletas de asumir protagonismo. Lo mismo con el aluminio, que a la defensa, que en el banco.

No hubo un equipo más combativo que el nuestro, capaz de revertir marcadores, pues salvo el día que perdieron ante Puerto Rico, en los demás siempre empezaron debajo en la pizarra, incluso en los dos que ganaron por amplio carreraje.

Para el Mundial tendrán que seguir haciendo mucho énfasis en el dominio y ejecución de los fundamentos de juego, se vieron varias veces imprecisos, resultado de la falta de partidos de nivel y oficio.

El cuerpo de entrenadores que sea designado para esa justa tiene que trabajar fuerte en aspectos elementales y en ampliar el arsenal táctico para producir carreras.

Sin embargo, hay potencial para un buen resultado en la cita del orbe. El béisbol cubano sigue mostrando que a pesar de la carencia de recursos y el éxodo de atletas hay una formación integral que garantiza el relevo y augura un futuro promisorio.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos