jueves, 8 de diciembre de 2022

Cuba, los milagros y la Serie del Caribe

Cuba se ha incluido en la gran final de la 57 Serie del Caribe de Béisbol al derrotar este sábado con pizarra de 8-4 al equipo Caribes de Anzoátegui...

Julio Batista Rodríguez en Exclusivo 08/02/2015
1 comentarios

Como en el deporte aún existen los milagros, Cuba se ha incluido en la gran final de la 57 Serie del Caribe de Béisbol al derrotar este sábado con pizarra de 8-4 al equipo Caribes de Anzoátegui con un desborde ofensivo de Frederich Cepeda, quien remolcó cinco anotaciones y bateó de 5-4.

Y hablo de milagros porque nadie, y no vengan ahora a presumir de videntes, apostó con firmeza por una victoria cubana en este cruce de muerte contra el mejor equipo de la clasificatoria y que había dominado a Vegueros apenas unas horas antes.

Lo cierto es que, antes del sexto episodio, los más esperanzados —si quedaba alguno— apostaban todo a las infinitas probabilidades de un solo partido, a que en nueve entradas no siempre gana el mejor equipo. Porque, eso sí, todos coincidían en que Venezuela era el mejor elenco que esta noche de sábado había saltado al césped sintético del Hiram Bithorn, allá en San Juan.

Pero, cuando las esperanzas comenzaban a flaquear, en apenas dos innings Cuba dio la vuelta al marcador adverso de 0-4 y para el final del séptimo mandaba 8-4. Para ser más exactos no digamos Cuba o Vegueros, digamos que Cepeda, con un triple con la casa llena y luego un doblete, empujo cinco de esas carreras, transformándose en el héroe del juego.

Por primera vez en esta 57 edición de los clásicos caribeños los cubanos lograban conectar la bola con hombres en base, algo que les había sido esquivo en los cuatro choques anteriores cuando la cantidad de hits conectados era —por extraño que resulte— inversamente proporcional a la carreras que anotaban.

Súmese a esta ofensiva el excelente relevo de Norge Luis Ruiz, quien entró cuando Freddy Asiel Álvarez saltó de la lomita tras permitir las cuatro anotaciones de los Caribes. Ruiz lanzó desde la tercera hasta la octava sin permitir que ningún rival llegase al home, con dos ponches y un boleto; y fue relevado en el último capítulo por Héctor Mendoza, quien cerró de forma impecable.

Decisiones controvertidas, jugadas mal planificadas, turnos al bate desconcertantes y otras cuestiones, podrían ser el centro de la discusión. Mas, lo trascendente del partido es que Cuba, luego de 55 años, podría recuperar el cetro de una Serie de la cual se despidió como reina, luego de dominar las ediciones de 1956, 1957, 1958, 1959 y 1960.

Este domingo, los dirigidos por Alfonso Urquiola tendrán como rivales a México. Los Tomateros de Culiacán dispusieron de Cuba en el primer partido de esta lid con ajustada pizarra de 2-1. Si seguimos la lógica, tendríamos que asumir que los aztecas, como equipo más sólido, deberán alzarse con la octava corona para su país en estos certámenes. Mas, tras lo visto con Venezuela la noche de ayer…

Obvio, mejor sería creer en la calidad de este equipo Cuba y su consistencia. Pero en realidad, cinco partidos más tarde, la experiencia indica que resulta más atinado rezar por esos destellos individuales con los que se esculpen milagros.
 


Julio Batista Rodríguez

Se han publicado 1 comentarios


Enrique
 9/2/15 11:26

Ya escribí en su otro comentario sobre el campeonato, solo quiero hacer una anotación aquí: es verdad que la teniamos dificil pero mas dificil fue en el primer clasico y todos, los que creemos que si se puede, sabiamos que el segundo juego contra Puerto Rico no sería igual y ganamos. Aprenda a tener mas confianza en lo suyo, si es que lo es claro. Usted me parece que es de los que le hubieran entregado Stalingrado a los alemanes facistas porque todo indicaba que los sovieticos no podian parar las ordas nazis.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos