domingo, 4 de diciembre de 2022

Cuba, la tercera estrella

La formación nacional de voleibol dejó su huella en una fiesta signada por la calidad de los elencos caribeños...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 21/11/2014
0 comentarios

En esta parte del mundo se evoca la  frase “A la hora de los mameyes” para identificar una determinada situación en la cual una persona, o colectivo, debe mostrar todos sus habilidades para sobresalir ante la adversidad.

Precisamente la selección cubana de voleibol, clasificación femenina, la recordó de cara a la discusión de la medalla de bronce con la de México en la despedida del clásico de los XXII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe. Y respondieron de manera positiva al conquistar el lauro con pizarra de 3x2 (24-26, 25-20, 25-17, 22-25 y 15-13), luego de una intensa en la Arena Córdova de Xalapa, México.

De esa forma el principal elenco de la nación dijo adiós, temporalmente, a sus seguidores con el acceso a otro de los podios disputados en  la actual temporada internacional.

Es cierto, nuestras jóvenes voleibolistas, casi todas pertenecientes a la categoría juvenil, tuvieron opciones de porfiar por la medalla de oro; pero aún les falta oficio para conquistar las más empinadas cumbres de antes curtidas rivales.

Por supuesto, cada vez que su quehacer falla en momentos importantes la afición recuerda la conducta de las Espectaculares Morenas del Caribe en esas situaciones. Y son demasiado exigentes. Aquella formación la integraron jugadoras cuya maestría las situaba entre las primeras de sus posiciones a escala universal.

Todavía los estrategas de la presente formación del país deben resolver asuntos medulares, como la calidad del pase, para que el combinado tenga mayor vigor en cualquier escenario.

Un equipo tiene opciones en medio de ocasiones delicadas, si posee una acomodadora calificada, capaz de engañar en un 90% al bloqueador central rival. Esa ventaja propicia cierta ventaja a su coequipero para realizar una eficaz ofensiva.

Los errores cometidos en el mondoflex azteca, y en los eventos anteriores, tienen su base en lo mencionado anteriormente. Las dos acomodadoras del conjunto nacional están en formación y se equivocan, reiteradamente, en la distribución de la esférica. Con el objetivo de batir al adversario, entregan demasiado la pelota a Melisa Vargas. Esa atacadora muestra fortaleza e inteligencia para cumplir su rol. Pero, al igual que otras atacadoras de fuerza, no puede quebrar la barrera si la misma está formada unos instantes antes de ella iniciar la acción.

Las jugadoras de los elencos nacionales pertenecientes a otros cuatrienios siempre exhibieron la capacidad  de golpear el esférico más alto y fuerte que sus homólogas, en medio de la alta exigencia competitiva.

La tradición continúa. Sin embargo, será inapreciable mientras sea por un solo ángulo del rectángulo. Algunas de las amarguras sufridas en la cita instaurada en 1926, y en otras durante esta campaña, son el resultado de un ataque poco variado. O para decirlo de otro modo, fueron hijas del capricho y no tanto de la fortaleza de los contrarios.

Ningún técnico desestima la defensa como un factor esencial para alcanzar la victoria. Nuestras jovencitas fueron, en ocasiones, inestables en el bloqueo y la protección del campo; y ello le proporcionó a sus contrarios remontar marcadores y aumentar las opciones de éxito en los cotejo.

República Dominicana revalidó el cetro tras superar a Puerto Rico por 25-19, 25-19 y 25-19 y, así, logró el máximo titulo por ocasión consecutiva en certámenes regionales. Las quisqueyanas brillaron en 1946 y 1962.

El récord histórico de Dominicana comprende también una plata en 1998 y cuatro bronces, en 1966, 1974, 1978 y 1982, para un total de 11 podios.

Gala adereza una gala

Sin dudas, entre 1990-2004, el voleibol cubano, clasificación femenina, cautivó a todos los seguidores de la disciplina en el planeta. En esta segunda década de la centuria ha perdido brillo, al punto de que ya es acostumbrada su ausencia en las decisiones más importantes de las citas relevantes.

Luego de finalizar el importante cotejo centrocaribeño, el director técnico Juan Carlos Gala sostuvo una conversación con algunos reporteros: "A pesar de que perdimos en la semifinal estamos satisfechos. Tenemos un grupo de niñas representando a las mujeres”.

“En el ciclo que culminó con los Juegos Olímpicos de Londres, sentenció, desvaneció el empuje del voleibol femenino cubano. Empezamos a decrecer, porque las reiteradas indisciplinas nos obligaron a separar a algunas muchachas de la preselección. Nos recuperamos paulatinamente. Ganamos el derecho de asistir al pasado campeonato mundial. Todos los clasificados llevaron en su nómina al 87% de las jugadoras del mundial 2010. La edad de los integrantes de esos conjuntos fluctuaba entre 25-35 años y efectuaron 50 partidos de preparación. La edad del nuestro es de 18 años y menos de 20 choques, todos celebrados en el periplo eliminatorio del continente.

“En plena competencia debíamos evaluar la actualización de las viejas tácticas, ajustar las nuevas y doblegar al contrario. De lo contrario, corríamos el riesgo de quedar fuera del escenario internacional. Si nos sucedía casi fracasaría la realización del proyecto y, por lo tanto, la esperanza de volver al nivel absoluto de nuestro deporte.

“En esta segunda temporada cumplimos los objetivos, pues asistimos al Gran Prix  y logramos visas para los mundiales de las categorías sub 20 y  23 años. Los rendimientos en el GP y el mundial fueron adecuados. Los rivales nos aventajaban en casi todos los sectores del juego, por su asidua intervención en competencias internacionales.

 “El torneo de los Juegos Deportivos Panamericanos de Toronto (10-26 de julio de 2015) será muy duro para mis alumnas. Allí todas las federaciones presentarán a la mayoría de las voleibolistas seleccionadas para la eliminatoria de la Copa del Mundo. A todas les interesa adquirir temprano un cupo en el torneo de los Juegos Olímpicos que acogerá Río de Janeiro del 5-21 de agosto en 2016.

“En 2016 debemos tener otro rostro competitivo, pero solo clasificará un solo elenco para la lid olímpica. Iremos paso a paso. Confiamos en que tendremos un éxito mediato”.

La clasificación general

POS

PAÍS

1

R. Dominicana

2

Puerto Rico

3

Cuba

4

México

5

Venezuela

 

6

Colombia

7

Costa Rica

 

8

Trinidad y Tobago


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos