domingo, 4 de diciembre de 2022

Cuba igualó con Hungría en Copa Mundial de ajedrez

Leinier y Bruzón entablaron, mientras Quesada puso delante a la selección cubana; pero Ortiz cedió y esto dio el empate a los húngaros…

Miguel Ernesto Gómez Masjuán en Exclusivo 19/04/2015
0 comentarios

La selección cubana de ajedrez que interviene en la Copa Mundial por equipos, en Tsaghkadzor, Armenia, igualó a dos puntos contra Hungría, en su primer match del certamen.

El primero en terminar su cotejo fue el Gran Maestro Leinier Domínguez (2729) quien entabló, sin contratiempos, contra un viejo conocido, Peter Leko (2713), en 31 movimientos de una Apertura Española. Las piezas desaparecieron del tablero en pocos minutos y el final de alfiles de diferente color y cuatro peones estaba totalmente igualado, así que llegó el apretón de manos.

El historial entre ambos contendientes muestra, con claridad, que ninguno de los dos se ha hecho “daño”: doce partidas, doce  empates, en las tres modalidades (clásico, rápido y blitz).

En el segundo tablero parecía que Lázaro Bruzón (2691) tenía algunas opciones frente a Zoltan Almasi (2698). El cubano condujo las negras y planteó una defensa Siciliana. El rey blanco nunca se enrocó y el tunero trató de aprovechar esto; sin embargo, los dos optaron por repetir movimientos y esto provocó el segundo empate del match.

El mejor momento del día para la selección cubana lo protagonizó Yuniesky Quesada (2629). El villaclareño, en el tercer tablero, tuvo como rival a Richard Rapport (2710) y desde la apertura logró una amplia ventaja. Sus jugadas precisas y los continuos errores de su rival auguraban una rápida victoria, por el fortísimo ataque de dama, torres y alfil en f6 contra el rey negro; sin embargo, luego Quesada cometió algunas imprecisiones, pero sin consecuencias, porque la posición era muy favorable. Finalmente, en el movimiento 35 Rapport reconoció su revés.

Con el duelo 2 a 1, Isán Ortiz (2612) solo tenía que igualar ante Csaba Balogh (2612), en el cuarto tablero, para dar la victoria a Cuba en el match; pero el holguinero nunca estuvo cómodo en la posición. El húngaro pudo pasar el peón por la columna “d” y, para frenarlo, Ortiz entregó “calidad” (torre por caballo). A partir de ese momento, Balogh comenzó a ampliar su ventaja y, tras comprender que era imposible detener el avance de los peones por el flanco rey, el cubano aceptó la derrota.

El empate a dos puntos en el match concedió una unidad a cada equipo. En la segunda ronda de la Copa, Cuba enfrentará al rival de mayor ELO promedio del torneo: Rusia.


Miguel Ernesto Gómez Masjuán


Deja tu comentario

Condición de protección de datos